KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Paroniquia

¿Qué es la paroniquia?

La paroniquia (también llamada "uñero" o "panadizo") es la infección de la piel de alrededor de las uñas de manos o pies. El área infectada se puede inflamar, enrojecer y causar dolor. A veces, se puede formar una ampolla llena de pus.

La mayoría de las veces, la paroniquia no tiene importancia y se puede tratar en casa. En casos excepcionales, la infección se puede extender al resto del dedo afectado. Cuando ocurre esto, puede generar problemas mayores que pueden requerir atención médica.

Es muy poco probable que desarrolles esta afección en los dedos de los pies (a menos que tengas una uña encarnada). Pero la paroniquia en los dedos de las manos es una de las infecciones más comunes que afectan a las manos.

illustration

¿Qué causa la paroniquia?

La paroniquia suele ocurrir cuando la piel que rodea la uña de una persona se irrita o se lesiona. Cuando se daña la piel de alrededor de la uña, los gérmenes pueden entrar en su interior y provocar infecciones. Estos gérmenes pueden ser bacterias (que causan paroniquias bacterianas) u hongos (que causan paroniquias micóticas).

Las causas más comunes de la paroniquia son las siguientes:

  • morderse o tirar del pellejo de una uña
  • chuparse un dedo a menudo
  • cortarse las uñas demasiado cortas o cortarse las cutículas (la piel que hay alrededor de los lados y la base de las uñas)
  • hacerse la manicura
  • meter las manos en el agua durante mucho rato seguido (como cuando se trabaja lavando platos en un restaurante)

Algunas personas contraen este tipo de infección después de hacerse la manicura o de usar sustancias químicas, como el pegamento para ponerse uñas artificiales. Ciertas afecciones de la salud (como la diabetes) también pueden hacer a la gente más proclive a contraer paroniquias. Y, si tus manos pasan mucho tiempo dentro del agua (por ejemplo, si lavas platos en un restaurante), tus probabilidades de contraer una paroniquia aumentan de forma considerable.

¿Cuáles son los síntomas de la paroniquia?

Lo más probable es que, si tienes una paroniquia, sea fácil de reconocer. Habrá un área de piel alrededor de la uña que te dolerá y será sensible al tacto. Lo más probable es que el área afectada esté roja e hinchada y que la notes caliente. Es posible que veas una ampolla llena de pus.

Si llevas mucho tiempo con la infección, es posible que la uña te cambie de color. También es posible que haya cambiado de forma o que parezca como si se fuera a desprender de su lecho.

¿Qué deberías hacer?

Si tu paroniquia es leve y no se ha empezado a extender más allá de la uña infectada, lo más probable es que la puedas tratar en casa. Sumerge la uña afectada en agua tibia durante 20 minutos seguidos varias veces al día. La infección se curará por sí sola al cabo de pocos días.

Si la paroniquia no mejora después de aproximadamente una semana, llama al médico. Llama al médico de inmediato si tienes un absceso (un área llena de pus en la piel o debajo de la uña) o si te parece que la infección se ha extendido más allá de la uña infectada.

Si tu paroniquia fuera grave y no consultaras a un médico, la infección se te podría extender por el dedo y pasar a afectar al resto de tu cuerpo. Por suerte, es algo muy poco frecuente.

¿Qué hacen los médicos?

Habitualmente, un médico o un enfermero pueden diagnosticar una paroniquia simplemente examinando el área infectada. En algunos casos, el médico tomará una muestra de pus para analizarla en un laboratorio, a fin de determinar qué tipo de germen está causando la infección.

Si padeces una diabetes y percibes cualquier síntoma de paroniquia, informa a tu médico, incluso aunque la infección parezca leve.

No intentes pinchar ni cortar el absceso por tu cuenta. Si lo hicieras, podrías provocar una infección más grave u otras complicaciones. Es posible que el médico deba vaciar el absceso y recetarte antibióticos para tratar la infección. Una vez tratado el absceso, el dedo casi siempre se cura muy deprisa.

Si una persona tiene una paroniquia micótica, es posible que el médico le recete cremas, lociones u otros medicamentos antimicóticos.

¿Se puede prevenir la paroniquia?

He aquí algunos consejos que pueden reducir las probabilidades de que desarrolles una paroniquia:

  • No te muerdas las uñas ni estires de las cutículas que las rodean.
  • No te cortes las uñas demasiado cortas. Córtate las uñas de manos y pies con corta-uñas o tijeras de manicura o pedicura, y alisa las esquinas afiladas con una lima de uñas. El mejor momento para cortarse las uñas es después darse una ducha o un baño, cuando las uñas están más blandas.
  • No manipules tus cutículas, no te las cortes ni utilices quita-cutículas. Al dañar tus cutículas, le das a las bacterias la oportunidad de entrar en tu piel y causar infecciones.
  • Si vas a tener que lavar muchos platos o si tus manos van a tener que estar en contacto con sustancias químicas, utiliza guantes de goma.
  • Si padeces diabetes, asegúrate de tenerla siempre bajo control.
  • Sigue unos buenos hábitos higiénicos: mantén las manos y los pies limpios y secos.
  • Si te haces la manicura o la pedicura en un salón de belleza, considera la posibilidad de llevar tu propio corta-uñas, tu propia lima de uñas y otros utensilios.

Trata de evitar lesionarte las uñas y la piel que las rodea al máximo. Las uñas crecen despacio. Cualquier lesión que las afecte puede requerir un tiempo para que se recuperen.

Revisado por: Sonali Mukherjee, MD
Fecha de revisión: enero de 2015

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com