KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


La marihuana

¿Qué es la marihuana?

La marihuana es una mezcla de hojas, tallos y flores trituradas de la planta del cáñamo (Cannabis sativa). Hay una variante más fuerte de la marihuana, denominada hachís, que tiene el aspecto de una pasta de color marrón, gris oscuro o negra, como si fueran bolas o trozos de plastilina.

La marihuana se suele liar y fumar, como si fuera un cigarrillo (porros), o bien se introduce dentro de cigarrillos vaciados (canutos), pipas o pipas de agua o de vidrio (o "bongs"). Hay gente que la mezcla con alimentos o que la infunde y la toma en forma de infusión.

Efectos a corto plazo

La principal sustancia química activa de la marihuana es el THC (el delta-9-tetrahidrocannabinol). Cuando una persona fuma marihuana, el THC va desde los pulmones hasta el torrente sanguíneo y acaba llegando hasta el cerebro y otros órganos.

El THC conecta con receptores de las células nerviosas del cerebro. Cuando estas células nerviosas pertenecen a parte del cerebro encargada de regular la percepción sensorial y el placer, la marihuana da el "subidón".

Pero el THC también conecta con receptores de células nerviosas de otras partes el cerebro. Cuando estas partes del cerebro regulan el pensamiento, la memoria, la coordinación y la concentración, la marihuana puede provocar efectos secundarios indeseables, como los siguientes:

  • dificultades para pensar y para resolver problemas
  • problemas de memoria y de aprendizaje
  • falta de coordinación
  • percepción distorsionada

Estos efectos secundarios solo son de carácter temporal, pero pueden implicar que sea peligroso hacer cosas como conducir bajo los efectos de la marihuana.

La gente también puede percibir otros efectos a corto plazo del uso de la marihuana, como los siguientes:

  • aumento del apetito
  • sentirse mareado o adormilado
  • disminución de las inhibiciones

Efectos a largo plazo

Las investigaciones han permitido constatar que la gente que utiliza la marihuana durante largos periodos de tiempo puede presentar efectos secundarios más duraderos. Por ejemplo:

  • Cambios en el cerebro. La marihuana puede afectar a partes del cerebro que participan en la capacidad para recordar, atender simultáneamente a varias tareas y prestar atención.
  • Cuestiones de fertilidad. Los estudios realizados con animales sugieren que el uso repetido de marihuana se puede asociar a un descenso de la cantidad de espermatozoos en los hombres y a un retraso de la ovulación en las mujeres. Las mujeres que consumen marihuana durante el embarazo tienen más probabilidades de tener bebés con problemas de desarrollo y de conducta.
  • Problemas respiratorios. La gente que fuma mucha marihuana puede desarrollar problemas en el sistema respiratorio, como incremento de las mucosidades, tos crónica y bronquitis.
  • Problemas en el sistema inmunitario. El uso de marihuana durante largos períodos de tiempo puede dificultar que el organismo luche adecuadamente contra las infecciones.
  • Problemas emocionales. La gente que consume mucha marihuana tienen más probabilidades de presentar signos de depresión o de ansiedad. Si una persona padece una esquizofrenia o un trastorno bipolar, el consumo de marihuana puede empeorar los síntomas de estos trastornos mentales.

Otros problemas

Algunos estados están modificando sus leyes para que sea legal tener pequeñas cantidades de marihuana en determinadas situaciones (como cuando las ha recetado un médico). Pero muchos estados siguen teniendo leyes contra el uso, el cultivo y la venta de marihuana, y la gente a quien le encuentran marihuana puede ser detenida y enfrentarse a penas como la cárcel.

He aquí algunas de las formas en que te podría afectar el consumo de la marihuana:

  • Problemas con la ley. Las leyes relacionadas con la marihuana pueden ser confusas. Por ejemplo, un estado puede permitir que la gente tenga pequeñas cantidades de marihuana bajo prescripción médica, pero las leyes del mismo estado pueden considerar ilegal la venta, la compra y el cultivo de marihuana.
  • Problemas en la carrera. La gente a quien la policía le encuentra marihuana puede acabar teniendo antecedentes penales y estos pueden interferir en sus planes para ir a la universidad y/o para encontrar trabajo.
  • Pruebas de detección de drogas. Últimamente, algunas empresas estadounidenses practican pruebas para detectar la presencia de drogas como parte del proceso de selección de personal. La marihuana puede tardar hasta 12 días en abandonar el organismo de una persona. Por lo tanto, los consumidores de marihuana pueden no encontrar el trabajo que querrían encontrar. Algunas compañías practican este tipo de pruebas a sus empleados con regularidad, de modo que las personas que consumen marihuana puede perder sus puestos de trabajo.

El uso de la marihuana como medicamento

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado unos medicamentos que contienen THC para ayudar a aliviar el dolor, las náuseas, la rigidez muscular o/y otros problemas relacionados con el movimiento, sobre todo en gente que padece cáncer o SIDA.

De todos modos, sigue habiendo bastante polémica sobre el uso de la marihuana como medicamento. Por lo tanto, el medicamento que contiene THC solo se vende en algunos estados de EE.UU. y solo bajo prescripción médica.

Por ahora, se necesitan más investigaciones para saber qué es más eficaz: fumar marihuana o tomar el medicamento que contiene THC. Es algo que están estudiando los científicos.

¿Y si la quiero dejar?

La gente que consume marihuana durante cierto tiempo puede presentar síntomas de abstinencia cuando deja de utilizarla. Puede sentirse irritable, ansiosa o deprimida, tener problemas para dormir y/o perder el apetito.

El síndrome de abstinencia de la marihuana puede ser un poco como el de la cafeína: suele ser peor durante el primer día o los dos primeros días tras detener el consumo. Llegado este punto, los síntomas de abstinencia se van reduciendo gradualmente. Y suelen desaparecer una o dos semanas después de haberla dejado de consumir.

Si eres una persona que quiere dejar de consumir marihuana pero tiene problemas para conseguirlo, te puede ayudar hablar con un buen psicólogo o terapeuta. Los estudios sugieren que la combinación de sesiones de terapia individual con sesiones de terapia de grupo es el mejor enfoque a seguir para detener el consumo de marihuana.

Fecha de revisión: abril de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com