KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Heroína

¿Qué es la heroína?

La heroína es una droga muy adictiva que se fabrica con vainas de semillas de la amapola del opio. Los consumidores toman heroína porque los "coloca",  pero esta droga también puede tener efectos secundarios peligrosos, incluyendo la muerte por sobredosis.

La heroína suele ser un polvo cuyo color puede oscilar del blanco al marrón. La heroína también viene en forma de una sustancia similar al alquitrán, marrón y pegajosa, conocida como "heroína negra" o "heroína alquitrán". El color del polvo de heroína suele ser indicativo de lo pura que es. La heroína grisácea o marrón puede contener impurezas o aditivos que la pueden hacer más peligrosa.

La heroína se esnifa por la nariz, se fuma o se inyecta con una aguja.

Efectos a corto plazo

Cuando la heroína entra en el cuerpo, acaba llegando al cerebro, donde se convierte en morfina. La heroína convertida afecta a unas partes del cerebro y del tallo cerebral llamadas "receptores opioides". Estos receptores ayudan a controlar la forma en que la gente siente el dolor y el placer. Los receptores opioides del tronco cerebral también ayudan a controlar las funciones vitales, como la respiración y la tensión arterial. El consumo de demasiada heroína (sobredosis) a menudo causa problemas respiratorios que pueden ser mortales.

Los efectos de la heroína llegan enseguida, sobre todo si se consume por vía inyectable y pueden durar de 3 a 5 horas. Justo después de que la heroína entre en el cerebro, provoca una oleada de euforia, junto con sequedad de boca y enrojecimiento caliente de la piel. Las personas pueden notar pesado los brazos, las piernas, las manos y los pies.

Cuando desaparece la oleada inicial, los consumidores vienen y van entre sentirse despejados y cansados. Pueden tener la mente embotada y el pensamiento confuso. Esta fase (llamada de "estar volando") ocurre debido al efecto depresor de la droga sobre el cerebro y el sistema nervioso central.

Entre otros efectos a corto plazo, se incluyen los siguientes:

  • arrastrar las palabras o hablar con lentitud
  • párpados caídos, contracción pupilar y escasa visión nocturna
  • somnolencia
  • sentirse desconectado del entorno
  • delirio
  • náuseas y vómitos
  • estreñimiento
  • reducción de la frecuencia cardíaca y respiratoria
  • picazón importante 

Efectos a largo plazo

La gente que utiliza la heroína durante mucho tiempo desarrolla una tolerancia a esta droga. Necesita dosis cada vez más elevadas para conseguir los mismos efectos, y acaba desarrollando una adicción a la heroína.

Con el tiempo, a la gente que se inyecta la droga se le pueden colapsar las venas. Esto puede causar problemas en la circulación sanguínea en las partes del cuerpo afectadas. La gente que consume heroína durante mucho tiempo no suele estar muy sana y es más proclive a desarrollar problemas pulmonares, como la neumonía o la tuberculosis.

Otros efectos a largo plazo son los siguientes:

  • infección del revestimiento del corazón y de las válvulas cardíacas
  • enfermedad hepática o renal
  • abscesos de gran tamaño debidos a la infección de los puntos de las inyecciones

Otros problemas potenciales

La heroína es una de las drogas en que es más fácil sobredosificarse, independientemente de que se inyecte, se esnife o se fume. Una sobredosis de heroína puede causar respiración lenta y superficial; convulsiones; coma; y muerte.

Los heroinómanos que se inyectan la droga tienen un riesgo muy superior de contraer el SIDA, la hepatitis y enfermedades provocadas por otros virus. Esto es especialmente cierto para los que comparten agujas con otras personas.

La gente que compra heroína no tiene forma de saber lo pura que es. La heroína en polvo se suele mezclar con otras sustancias, como el azúcar, el almidón, la quinina y venenos como la estricnina. Estos ingredientes añadidos pueden aumentar el riesgo de sobredosis y causar lesiones permanentes en el cerebro, los pulmones, los riñones o el hígado.

Las mujeres embarazadas que consumen heroína pueden tener abortos repentinos o bebés de bajo peso natal. Los bebés cuyas madres consumieron heroína durante el embarazo pueden nacer adictos a la droga y padecer graves problemas médicos que requieren tratamiento hospitalario.

La heroína es una droga ilegal que pertenece a la lista I de sustancias en EE.UU. Esto significa que tiene un alto potencial de abuso y que carece de uso médico legítimo. La posesión o el uso de heroína es sancionable con multas o penas de cárcel.

¿Cómo se puede dejar la heroína?

Cuando alguien se vuelve adicto a la heroína, puede ser sumamente duro dejarla. Muchos heroinómanos que intentan abandonar este hábito desarrollan un síndrome de abstinencia grave.

Los síntomas de este síndrome pueden empezar tan pronto como entre 6 y 12 horas después de la última dosis y pueden durar de 5 a 10 días. Entre estos síntomas, se incluyen los siguientes:

  • insomnio
  • depresión
  • inquietud
  • dolor muscular y óseo
  • diarrea
  • vómitos
  • alternancia de oleadas de frío y calor con piel de gallina y escalofríos
  • movimientos de las piernas (como si dieran patadas)
  • deseos incontenibles de consumir la droga

Los heroinómanos con mal estado de salud que dejan la droga pueden morir súbitamente a consecuencia del síndrome de abstinencia.

Los ex-heroinómanos pueden seguir teniendo intensas ansias de consumirla años después de haber podido dejarla, sobre todo en situaciones que favorecen el consumo de esta droga. Mucha gente que consigue dejarla vuelve a consumirla de nuevo.
Los tratamientos de la adicción a la heroína incluyen el uso de fármacos que ayudan a prevenir el síndrome de abstinencia y que facilitan el abandono de la heroína. Estos tratamientos solo los suelen administrar profesionales de la medicina y en centros de tratamiento.

También hay tratamientos conductuales diseñados para ayudar a la gente a superar la adicción a la heroína, que incluyen la terapia grupal u otras terapias que se basan en reforzar a los pacientes que se mantengan alejados de la heroína. A menudo, se combina el tratamiento conductual con el tratamiento médico.

Evita la heroína

Las probabilidades de volverse adicto son más altas con la heroína que con la mayoría de las demás drogas. Tristemente, mucha gente se vuelve adicta a la heroína después de un solo uso de esta droga.

Puesto que puede costar solo una vez volverse adicto a la heroína y puesto que esa vez te puede matar, es fundamental que evites la heroína a toda costa. Por muy grande que sea la tentación (o la presión de tu grupo de amigos), la heroína no merece una vida. Aunque la heroína no acabe con la vida de una persona, la puede arruinar por completo después de un solo uso.

Fecha de revisión: febrero de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com