KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Problemas de crecimiento

¿Te sientes como si fueras la persona más baja de tu clase? Los chicos y las chicas de baja estatura pueden tener la sensación de que no encajan en su grupo de edad, igual que los chicos que maduran antes y se sienten raros por tenerse que afeitar o las chicas a quienes les viene la menstruación antes que a sus compañeras de clase. 

En la mayoría de los casos, los adolescentes que son más bajos o más pequeños están madurando desde el punto de vista físico un poco más despacio que sus amigos. O tal vez sus padres son más bajos y lo han heredado de ellos. 

De todos modos, en algunas ocasiones, hay una razón médica de que algunas personas crezcan más despacio de lo normal.

Qué es normal y qué no lo es

Los niños y los adolescentes crecen y atraviesan la pubertad en momentos diferentes. En las niñas, la pubertad se suele iniciar entre los 7 y los 13 años de edad. La mayoría de los niños la suelen iniciar un poco más tarde (entre los 9 y los 15 años). 

 

Las chicas se vuelven más formadas en la zona de las caderas y se les desarrollan los senos. Por lo general, unos dos años después de que se les empiecen a desarrollar los senos, las niñas empiezan a menstruar, o les viene el período. El pene y los testículos de los chicos aumentan de tamaño, y aparece vello en la zona púbica y axilar tanto en los chicos como en las chicas. Los chicos se vuelven más musculados, les empieza a crecer barba en la cara y se les vuelven las voces más graves. 

Algunos adolescentes maduran físicamente mucho antes que sus amigos (lo que se llama pubertad precoz), mientras que otros maduran más tarde que otra gente de su misma edad (lo que se llama pubertad tardía). 

Los niños y los adolescentes pueden no crecer tan deprisa como sus compañeros de edad por muchos motivos. Si eres bajo, tal vez solo tengas una estatura baja familiar (genética). En otras palabras, padres de baja estatura tienden a tener hijos de baja estatura. Si tu médico constata que no padeces ningún trastorno del crecimiento y que estás creciendo de forma sostenida y madurando sexualmente según lo esperable para tu edad, entonces lo más probable es que crezcas con normalidad, aunque tal vez seas algo más bajo que una persona promedio.

Los adolescentes que tienen un retraso constitucional del crecimiento crecen a un ritmo normal cuando son pequeños, pero se quedan atrás y no inician el desarrollo propio de la pubertad hasta muchos después que sus compañeros de edad. Las personas con retraso constitucional del crecimiento tienen una maduración física tardía. 

Si un niño o un adolescente parece tener un retraso constitucional del crecimiento, un médico le puede pedir radiografías óseas y compararlas con radiografías de lo que se considera un valor promedio para su edad. Los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento tienden a tener huesos de aspecto más juvenil de lo esperable para su edad. Estos adolescentes harán un estirón tardío y seguirán creciendo y desarrollándose hasta que sean más mayores. Suelen alcanzar el nivel de desarrollo físico de sus compañeros cuando son adultos jóvenes. 

El hecho de no ingerir una cantidad adecuada de proteínas, calorías y otros nutrientes en la dieta también puede causar un crecimiento lento, así como una serie de afecciones médicas crónicas, como las enfermedades renales, cardíacas, pulmonares e intestinales. 

Las personas afectadas por una anemia falciforme también pueden crecer y desarrollarse más despacio de lo normal. El hecho de seguir un plan de tratamiento diseñado por un médico puede ayudar a los adolescentes con afecciones médicas a alcanzar un patrón de crecimiento más normal.

¿Qué son los trastornos del crecimiento? 

Los adolescentes también pueden tener problemas de crecimiento por otros motivos. El crecimiento está controlado por las hormonas que fabrica el cuerpo. Muchas enfermedades del sistema endocrino, que está compuesto por glándulas que fabrican hormonas, pueden afectar al crecimiento. 

Las hormonas son segregadas por las glándulas endocrinas y transportadas por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. El hipotálamo (una parte del cerebro) controla una glándula llamada la hipófisis, que se encarga de fabricar algunas de las hormonas que controlan el crecimiento y el desarrollo sexual. El estrógeno y la testosterona son dos hormonas importantes que dirigen el desarrollo sexual y la función sexual y que también desempeñan un papel en el crecimiento. 

El hipotiroidismo puede causar un crecimiento lento porque la glándula tiroidea no produce una cantidad suficiente de hormonas tiroideas, que son necesarias para que se produzca un crecimiento normal. Uno de los principales síntomas del hipotiroidismo es sentirse cansado y sin ganas de hacer nada. Un análisis de sangre que mide la concentración de las hormonas tiroideas permite indicar si una persona padece este trastorno, que se puede desarrollar en cualquier momento de la vida y que es frecuente en chicas y mujeres en edad reproductora. 

Hay algunas enfermedades que no son de causa hormonal pero que pueden repercutir en la capacidad del cuerpo para fabricar las hormonas necesarias para crecer y desarrollarse. Por ejemplo, el síndrome de Turner es una afección genética (debida a un problema en los genes de la persona) que solo afecta al género femenino. Se debe a la ausencia de un cromosoma X o a la presencia de un cromosoma X anormal. Las niñas y las chicas con síndrome de Turner tienden a ser bajas y no suelen tener un desarrollo sexual normal porque sus ovarios (ubicados en el abdomen inferior y encargados de fabricar óvulos y hormonas femeninas) no maduran ni funcionan con normalidad. 

Otra afección que puede llevar a una estatura considerablemente baja es el enanismo. El enanismo se debe a un crecimiento anormal de los huesos y del cartílago. En muchas formas de enanismo, la persona tiene unas proporciones corporales anormales, como unas extremidades visiblemente más cortas de lo normal. La mayoría de los casos de enanismo son de origen genético.

Deficiencia de la hormona del crecimiento 

Uno de los trastornos del crecimiento que es específico de las hormonas que regulan el crecimiento es la deficiencia de la hormona del crecimiento (deficiencia de HC). En esta afección participa la hipófisis, una pequeña glándula ubicada en la base del cerebro que fabrica la hormona del crecimiento y otras hormonas. Si la hipófisis no fabrica una cantidad suficiente de esta hormona para un crecimiento normal, el crecimiento se enlentece o se detiene. 

La deficiencia de HC puede ocurrir en cualquier edad, y el signo más común en niños y adolescentes es que se enlentece el crecimiento a menos de dos pulgadas (o 5 centímetros) al año. Los niños con este trastorno suelen tener unas proporciones corporales normales, en otras palabras, sus cuerpos se ven normales y bien proporcionados, pero de menor tamaño. La deficiencia de HC no afecta a la inteligencia ni a la función cerebral. 

La causa de esta deficiencia puede ser una hipófisis o un hipotálamo poco desarrollados, lesionados, o que funcionan de una forma inadecuada, lo que puede ocurrir antes del nacimiento o durante el mismo, o puede estar causado más adelante por un accidente, un traumatismo o ciertas enfermedades. Los tumores ubicados cerca de la hipófisis, como un craneofaringioma, también pueden lesionar el hipotálamo y la hipófisis y afectar al crecimiento. De todos modos, en la mayoría de los casos, la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento es desconocida e inexplicable. 

La deficiencia de la hormona del crecimiento suele afectar solo a una persona de la familia y no se suele trasmitir de padres a hijos.

¿Qué hacen los médicos?

Tu médico lleva representando tu crecimiento desde que naciste para asegurarse de que existe una "curva de crecimiento" que muestra un "crecimiento sostenido" en peso y estatura. Si esta curva se aplana, los médicos suelen hacer una detenida exploración física y es posible que soliciten unos análisis de sangre especiales y radiografías óseas. 

Tu médico también se fijará en los patrones de crecimiento presentes en tu familia. Los adolescentes con baja estatura familiar han heredado este rasgo de sus padres. Y los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento suelen tener parientes cercanos de maduración tardía. 

Afecciones del crecimiento como tener una estatura baja familiar o un retraso constitucional del crecimiento no suelen requerir ningún tratamiento especial. Los suplementos vitamínicos o las dietas especiales no harán que una persona afectada por una de estas afecciones crezca más o más deprisa. 

De todos modos, en algunas ocasiones los médicos aplican un tratamiento hormonal, generalmente administrando testosterona, a chicos con retraso constitucional del crecimiento que lo están pasando muy mal esperando la llegada de la pubertad. Este tratamiento puede incrementar de forma temporal el crecimiento y el desarrollo hasta que el chico empiece a fabricar las hormonas de la pubertad por sí mismo. 

Si un médico averigua que alguien tiene una deficiencia de la hormona del crecimiento, lo puede tratar administrándole esta hormona. Es una hormona que se fabrica en el laboratorio y que se administra en forma de inyección diaria. No se puede tomar por vía oral (por boca) porque sería destruida por los jugos digestivos gástricos. Dependiendo de cuándo se haga el diagnóstico, el tratamiento suele durar varios años: hasta que se cierren las áreas de crecimiento de los huesos (después de ese momento, no podrá haber más crecimiento). 

Los efectos de la administración de la hormona del crecimiento pueden tardar semanas o meses en manifestarse, pero la mayoría de los niños crecen de dos a cinco veces más deprisa durante el primer año de tratamiento de lo que crecían antes. La tasa de crecimiento a partir de entonces suele ser algo menor, aproximadamente de 3 a 4 pulgadas (entre 7,6 y 10,2 centímetros) al año. 

Hace poco, se ha aprobado el tratamiento con la hormona del crecimiento para niños y adolescentes que no padecen una deficiencia de la hormona del crecimiento pero que parecen estar abocados a tener una estatura muy baja como adultos (menos de 5 pies con 4 pulgadas [1,6 metros] en los hombre y menos de 4 pies con 11 pulgadas [1,5 metros] en las mujeres). Este tratamiento puede ayudar a aumentar la estatura final de una persona en unas 2 a 3 pulgadas (entre 5 y 7,6 centímetros). 

Los trastornos del crecimiento causados por otras afecciones también se pueden tratar. Las niñas con síndrome de Turner se pueden beneficiar del tratamiento con la hormona del crecimiento y con estrógeno. La medicación tiroidea puede ayudar a restablecer el ritmo de crecimiento en niños y adolescentes con hipotiroidismo. En la mayoría de los casos, el crecimiento también mejorará con el tratamiento específico de las afecciones médicas crónicas que están haciendo que un adolescente crezca más despacio de lo normal.

Cómo afrontar los trastornos del crecimiento

Puede ser duro tener un trastorno del crecimiento durante la adolescencia porque puede afectar a la imagen corporal y a la autoestima. Hablar con un profesional de la salud mental es una forma en que algunos adolescentes afrontan los sentimientos y las preocupaciones relacionadas con su crecimiento. 

Tu médico también puede ser un buen recurso para informarte y aconsejarte sobre tu patrón de crecimiento. Y, aunque nadie puede tener mucho control sobre los cambios que ocurren en el cuerpo durante la pubertad, tú puedes hacer todo lo que esté en tus manos para mantener un cuerpo en la máxima forma posible, siguiendo una dieta saludable, durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio físico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: julio de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com