KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


La vacuna contra la gripe

Si alguna vez has tenido la gripe, ya sabrás lo mal que puede hacer que te encuentres esta enfermedad. Para evitar este sufrimiento, así como sus posibles complicaciones, ahora los médicos recomiendan que todos los adolescentes se vacunen contra la gripe cada año. 

¿Por qué vacunarse?

El principal motivo para vacunarte es evitar lo mal que te puedes llegar a encontrar a causas de una gripe. Pero también existen otros motivos para vacunarse.

Vacunarse es especialmente importante para la gente con ciertas afecciones médicas (como la enfermedad renal, la diabetes, la infección por el VIH, los problemas de corazón o el asma). Es mucho más probable que estas personas tengan complicaciones graves (como la pulmonía) a causa de la gripe. 

Los niños y los adolescentes que toman aspirina con regularidad también se deben vacunar. Si contrajeran la gripe, correrían el riesgo de desarrollar una afección grave, llamada "síndrome de Reye". 

Otro motivo para vacunarte es proteger a la gente que te rodea, que podría enfermarse de gravedad en el caso de que les contagiaras la gripe, como los bebés, la gente con enfermedades graves y las personas mayores. Cuando te proteges poniéndote la vacuna antigripal, también estás protegiendo a otra gente más vulnerable porque habrá menos probabilidades de que contraigas la enfermedad y de que se la contagies. Los científicos llaman a esto "inmunidad de grupo".

¿Cuándo hay que vacunarse?

El mejor momento para vacunarse en EE.UU. es antes de que empiece la temporada gripal. Esto da al cuerpo la oportunidad de desarrollar la inmunidad antes de que empiece la temporada gripal del invierno. Lo ideal sería que te vacunaras este año en cuanto la vacuna estuviera disponible en tu área. (Tu madre o tu padre deberían obtener esta información del consultorio de tu médico, o tú lo puedes preguntar en la enfermería de tu escuela).

Si no te puedes vacunar en ese momento, ponerte la vacuna antigripal más adelante, después de que ya haya empezado la temporada de la gripe, te seguirás protegiendo contra esta enfermedad. También te puedes proteger contra la gripe (y contra muchas otras infecciones) lavándote las manos a conciencia y con frecuencia.

¿Qué contiene la vacuna antigripal?

Ahora la vacuna antigripal solo está disponible en forma de inyección. La inyección contiene virus muertos de la gripe que no causan la enfermedad en quien se vacuna, pero que hacen que el cuerpo fabrique anticuerpos para combatir la infección generada por los virus de la gripe vivos. 

La vacuna antigripal es una forma muy eficaz de protección contra la gripe, aunque no lo sea al 100%. Una cantidad reducida de la gente vacunada contraerá la gripe. Además, la vacuna solo contiene ciertas cepas del virus. Si surgiera una nueva cepa, es posible que la gente vacunada no estuviera protegida contra ella. 

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han dejado de recomendar la vacuna antigripal en forma de espray nasal para adolescentes y adultos. El espray nasal no sirvió para prevenir la gripe entre los años 2013 y 2016. Los investigadores no están seguros de por qué las versiones recientes de la vacuna dejaron de funcionar, pero ahora los médicos ya no recomiendan el espray nasal para prevenir la gripe.

¿Cuáles son sus efectos secundarios?

Es posible que tengas efectos secundarios de poca importancia, como dolor muscular en la zona del pinchazo durante 1 o 2 días después de vacunarte. Algunas personas tienen molestias musculares y/o un poco de fiebre después de vacunarse. Pero los efectos secundarios no son tan malos como pasar una gripe, que puede enfermar a una persona durante hasta 2 o 3 semanas. 

Si tienes alergia al huevo, vacúnate en el consultorio de un médico, nunca en un supermercado, una farmacia o cualquier otro lugar.

Fecha de revisión: junio de 2016

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com