KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Depresores del sistema nervioso

¿Qué son los depresores del sistema nervioso?

Los médicos los utilizan para tratar problemas como el insomnio o la ansiedad. Hacen exactamente lo que sugiere su nombre: deprimen el sistema nervioso de la persona. Los médicos los utilizan para tratar problemas como el insomnio o la ansiedad.

Pero abusar de estos medicamentos (como los sedantes, los tranquilizantes o los barbitúricos) puede provocar adicción, lesiones graves o la muerte.

Los depresores suelen ser pastillas de colores vivos, comprimidos o cápsulas. Muchos de ellos son medicamentos de venta con receta médica, como el Valium y el Xanax. Otros tipos de depresores, como el alcohol o las drogas ilegales GHB y Rohypnol, vienen en forma de líquido o de polvo y se pueden tragar o esnifar.

Efectos a corto plazo

Cuando se toman siguiendo las indicaciones de un médico, los depresores pueden ayudar en muchas afecciones médicas. Los problemas surgen cuando la gente toma una cantidad excesiva de un depresor o lo toma sin receta médica. Tomar una dosis superior a la prescrita puede deprimir funciones vitales del sistema nervioso, como la frecuencia cardíaca y la respiración. Tomar demasiada cantidad de una vez, o utilizar un depresor junto con el alcohol u otras drogas, puede enlentecer el corazón y la respiración lo suficiente como para causar la muerte.

Los depresores afectan a un neurotransmisor cerebral llamado "ácido gamma-aminobutírico" (GABA, por sus siglas en inglés).  Este neurotransmisor enlentece la actividad cerebral y ayuda a relajarse a quien lo consume. Entre los signos de que una persona está bajo los efectos de un depresor del sistema nervioso, se incluyen los siguientes:

  • somnolencia (hasta llegar a quedarse dormido en el trabajo o en el centro de estudios)
  • confusión
  • dolor de cabeza
  • falta de autocontrol
  • mareo
  • arrastrar las palabras y visión borrosa
  • deterioro del sentido del juicio y de la función mental
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de la memoria (los depresores pueden hacer que sus consumidores no recuerden lo ocurrido mientras estaban bajo sus efectos)

Efectos a largo plazo

Cuando la gente utiliza de forma inadecuada los depresores durante un período largo de tiempo, puede desarrollar tolerancia. Esto significa que necesitará cada vez más cantidad para sentir los mismos efectos. Esto pude hacer que la gente se vuelva dependiente de los depresores y que le cueste mucho dejarlos. La gente que es dependiente de un depresor puede tener un síndrome de abstinencia peligroso cuando intenta dejarlo.

Otros efectos a largo plazo son los siguientes:

  • deterioro de la función sexual
  • insomnio y otros problemas relacionados con el sueño
  • problemas respiratorios
  • convulsiones (parecidas a los ataques epilépticos)
  • depresión y otros problemas de salud mental 

Otros problemas potenciales 

Consumir una dosis excesiva de un depresor de una vez puede causar una sobredosis. El depresor enlentecerá las funciones cardíaca y respiratoria hasta tal punto de que el consumidor pueda llegar a morir.

Mezclar o tomar un depresor con otras sustancias puede ser mortal. Esto es especialmente cierto para el alcohol: combinar el alcohol con otro depresor es muy fácil que provoque una sobredosis.

Cuando la gente utiliza depresores durante mucho tiempo, su cerebro se acostumbra a tener una actividad reducida. Y, cuando toma una menor cantidad del depresor o lo deja de tomar, su actividad cerebral se puede acelerar en contraposición hasta estar fuera de control. Esto puede llegar a provocar convulsiones mortales.

La mayoría de los depresores son sustancias controladas, lo que significa que solo se pueden obtener con receta médica. Algunos depresores, como el Rohypnol y el GHB, son ilegales en EE.UU. La posesión o el uso de depresores sin receta médica es un delito sancionable con multas considerables o penas de cárcel.

¿Cómo se pueden dejar los depresores?

Dejar los depresores puede ser muy difícil. Cuando la gente intenta dejarlos de tomar puede tener temblores, problemas respiratorios, convulsiones, entrar en coma e, incluso, morir. Puesto que los sistemas corporales se habitúan a la droga, los médicos deben participar incluso para ayudar a dejar la droga con finalidad médica.

Si te preocupa cómo utilizas los depresores, pide ayuda a un psicólogo o a un médico. Todo proceso de dejar un depresor se debe hacer bajo la supervisión de un médico o terapeuta titulado para evitar complicaciones graves. 

Evita los depresores

Cuando se toman recetados por un médico, los depresores ayudan a muchas personas a sobrellevar momentos difíciles. Por desgracia, algunas personas creen que los depresores son seguros porque los médicos los recetan. Pero, cuando se abusa de ellos o se toman con otras drogas o con el alcohol, los depresores pueden matar. Si alguien te ofrece una droga diciéndote que es un medicamento que ayuda a la gente a relajarse, no te la tomes. Si crees que necesitas ayuda porque estás  ansioso o tienes otros problemas mentales, habla con tu médico y obtén una receta que será segura para ti.

Fecha de revisión: febrero de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com