KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Los deportes y las conmociones cerebrales

Si haces deporte o eres seguidor de un equipo profesional o universitario, lo más probable es que ya sepas que las conmociones cerebrales son algo importante. Hacer deporte aumenta el riesgo de caídas y de choques contra objetos u otros jugadores. Estos accidentes pueden causar conmociones cerebrales, un tipo de lesión cerebral. Esto es aplicable a todos los deportes, no solo a aquellos donde haya contacto físico, como el fútbol americano o el hockey.

Siempre que la gente haga deporte, habrá conmociones cerebrales de tanto en tanto. Pero el uso de un equipo de protección adecuado y jugar de una forma adecuada pueden hacer menos probables las lesiones cerebrales.

Si tienes una conmoción cerebral, deja de hacer deporte de inmediato. Si te aseguras de que tu cerebro se recupera por completo, ayudarás a evitar problemas a largo plazo.

¿Cómo ocurren las conmociones cerebrales?

El cerebro es blando. El cuerpo lo protege amortiguándolo con el líquido cefalorraquídeo que hay dentro de un cráneo duro. Puesto que el cerebro flota en este líquido, se puede mover e incluso chocar contra las paredes del cráneo.

Una caída o un impacto que haga que el cerebro se golpee contra el cráneo pueden crear hematomas en el cerebro. Además, puede haber desgarros en los vasos sanguíneos y lesiones en los nervios. Estas lesiones pueden causar una conmoción cerebral: una pérdida del funcionamiento normal del cerebro de carácter temporal.

Las conmociones cerebrales pueden ocurrir de muchas formas diferentes en el deporte:

  • golpes entre cascos al jugar a fútbol americano
  • impactar contra las tablas en hockey sobre hielo
  • golpear la pelota con la cabeza de una forma incorrecta en el fútbol
  • caídas desde la bicicleta o el monopatín
  • choques entre esquiadores y/o esquiadores de tabla

¿Cómo prevenir las conmociones cerebrales?

Empieza por tener un equipo adecuado

Todo el mundo debe utilizar un buen equipo de protección para la cabeza y un equipo de seguridad adecuado al practicar deportes de contacto o montar en bicicleta, patinar, patinar en línea, montar en monopatín, esquiar o hacer esquí de tabla (o snowboard) . No se pueden prevenir por completo las conmociones cerebrales. Pero los cascos, los protectores bucales y otros elementos del equipo de seguridad pueden reducir el riesgo de sufrir lesiones en la cabeza.

Juega de una forma segura

Utilizar un buen casco es tu primera línea de defensa. Pero, incluso llevando un buen casco, puedes tener una conmoción cerebral porque los cascos no evitan que las lesiones ocurran dentro del casco. Si te golpeas la cabeza, el cerebro se puede golpear contra el cráneo, incluso aunque lleves puesto un casco.

No corras riesgos innecesarios pensando que el casco que te protegerá. Esta es la razón por la que hay reglas en los deportes. Aprender las técnicas correctas y desarrollar las habilidades que te permitan evitar jugadas peligrosas pueden reducir en gran medida tu riesgo de lesionarte.

¿Y si me lesiono la cabeza?

Si te lesionas la cabeza al hacer deporte, deja de jugar de inmediato. Tu entrenador ha de saber que debes salir del campo de juego. Pero si no tienes entrenador, o si tu entrenador no te dice que salgas del campo, hazlo por ti mismo.

Si estás esquiando o practicando esquí sobre tabla, pide ayuda a la patrulla de socorrismo para que te baje de las pistas. Si estás yendo en bicicleta o monopatín, deja de hacerlo. No corras el riesgo de lesionarte la cabeza por segunda vez. Una segunda lesión en la cabeza puede conllevar una afección llamada síndrome del segundo impacto. El síndrome del segundo impacto es muy poco frecuente, pero puede causar daño cerebral permanente y hasta la muerte.

Si te lesionas la cabeza practicando deportes organizados, es posible que el entrenador te examine inmediatamente después de la lesión. Esta prueba se conoce como examen en la línea de banda porque se hace al lado del campo de juego. Es frecuente en los centros de estudios y las ligas deportivas. Al observarte mientras haces unas pruebas simples, una persona entrenada se puede dar cuenta de si necesitas o no recibir atención médica.

Muchos centros de estudios o ligas deportivas evalúan a los jugadores al principio de la temporada deportiva para medir su funcionamiento cerebral normal. Estas pruebas se llaman pruebas de línea base para las conmociones cerebrales. Los entrenadores, monitores o médicos suelen comparar los resultados de las pruebas de línea base con los de los exámenes en la línea de banda para saber si el cerebro del jugador está funcionando correctamente.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de una conmoción cerebral?

Si estabas practicando un deporte y te diste un golpe en la cabeza, pero no fuiste al médico cuando ocurrió el accidente, deberías estar pendiente de los signos de una conmoción cerebral. Los síntomas de una conmoción cerebral no siempre aparecen inmediatamente. Pueden tardar hasta tres días en aparecer.

Visita a un médico si crees que podrías tener una conmoción cerebral y desarrollas cualquiera de los siguientes problemas:

  • dolor de cabeza
  • mareo
  • encontrarte mal y vomitar
  • problemas de equilibrio o de coordinación
  • visión borrosa
  • arrastrar las palabras o decir cosas que no tienen sentido
  • estar confundido o aturdido
  • dificultades para concentrarte, pensar y tomar decisiones
  • problemas para recordar cosas
  • somnolencia
  • dificultades para conciliar el sueño
  • dormir más o menos que de costumbre
  • estar ansioso o irritable sin causa aparente
  • estar triste o más sensible de lo habitual

¿Cuándo puedo volver a hacer deporte después de una conmoción cerebral?

La pregunta número uno que hacen los atletas después de hacerse una conmoción cerebral es cuándo podrán volver a hacer deporte. La respuesta es sencilla: cuando el médico les dé el visto bueno.

Las conmociones cerebrales son delicadas. Es posible que te encuentres bien, pero que tu pensamiento, comportamiento y/o equilibrio todavía no hayan recuperado la normalidad. Sólo un médico lo podrá saber con seguridad.

Es fundamental que esperes hasta que el médico te diga que es seguro que vuelvas a hacer deporte. Hay gente que se siente presionada a volver a hacer deporte; les preocupa defraudar a su equipo o a su entrenador. Esta es una de las razones por la cual la mayoría de los estados en los EE.UU. tienen normas sobre cuándo pueden volver a hacer deporte los niños y adolescentes después de hacerse una conmoción cerebral. Estas normativas existen para proteger a los jugadores a fin de que no se vean presionados para volver a jugar demasiado pronto, cuando el riesgo de sufrir una segunda lesión cerebral es alto.

Los médicos disponen de varias formas para saber si una persona está lista para volver a hacer deporte. Tu médico considerará que estás completamente recuperado cuando:

  • los signos y síntomas de la conmoción cerebral hayan desaparecido
  • hayas recuperado la memoria y la capacidad de concentración
  • no presentes síntomas después de correr, hacer abdominales o flexiones

Cuando el médico te diga que puedes volver a hacer deporte, empieza pocos a poco. Deja de jugar de inmediato si vuelves a presentar cualquier síntoma (ten en cuenta el síndrome del segundo impacto). Con un diagnóstico y un tratamiento adecuados, la mayoría de los adolescentes con conmociones cerebrales se recupera en una semana o dos sin que les quede ningún tipo de secuela.

Fecha de revisión: mayo de 2017

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com