KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Labio leporino y paladar hendido

Cuando Karly habla con sus amigos, la mayoría de ellos no sabe que le costó años de trabajo poder hablar tan bien como habla ahora. Karly nació con dos afecciones llamadas labio leporino y paladar hendido (también conocidas conjuntamente como "fisura labio-palatina"). Cuando era niña, la operaron varias veces para resolver el problema. Ahora, el único signo de estas operaciones es una pequeña cicatriz en el labio superior. 

¿Qué son el labio leporino y el paladar hendido? 

El labio leporino y el paladar hendido son malformaciones (o anomalías) congénitas que ocurren mientras el bebé se está formando dentro del útero matero. Durante la sexta a la décima semana de gestación, los huesos y los tejidos de la mandíbula superior, la nariz y la boca del bebé normalmente se unen entre sí (o se fusionan) para formar el paladar y el labio superior. Si esto no ocurre como debería ocurrir, el bebé puede nacer con labio leporino, con paladar hendido, o con ambos a la vez (fisura labio-palatina). 

Paladar hendido

El paladar es el techo de la boca. La parte delantera del paladar que hay detrás de los dientes es dura. La parte posterior, que está cerca de la garganta, es blanda. 

Los bebés que nacen con paladar hendido tienen una abertura entre el paladar y la nariz. Esta abertura puede ocurrir en una parte del paladar (sea la parte blanda o la parte dura) o en todo el paladar en su conjunto. 

illustration

Labio leporino

Los bebés que nacen con paladar hendido a menudo tienen también labio leporino. El labio leporino es un espacio u obertura en el labio superior (el de arriba). La mayoría de las veces, el labio leporino solo afecta al labio superior y no al inferior. 

El labio leporino puede ser unilateral o bilateral

En el labio leporino unilateral, la fisura ocurre solo en un lado del labio bajo la fosa nasal derecha o izquierda y se puede extender hasta la nariz. 

illustration

Los bebés que nacen con labio leporino bilateral tienen una fisura en ambos lados del labio y pueden tener una profunda hendidura en el labio que se extiende hacia ambas fosas nasales. 

illustration

Las personas pueden nacer solo con paladar hendido, solo con labio leporino  o con ambas afecciones a la vez (fisura labio-palatina). El labio leporino aislado y el labio leporino con paladar hedido afecta más a los niños, mientras que el paladar hendido aislado afecta más a las niñas.

¿Cuál es la causa de estas afecciones? 

Los médicos no siempre saben exactamente por qué un bebé ha desarrollado labio leporino o paladar hendido. Creen que se puede deber a una combinación de dos factores: 

  1. Los genes. Tanto la madre como el padre pueden trasmitir a sus hijos un gen o genes que causan un paladar hendido o un labio leporino.
     
  2. Factores ambientales (influjos externos). Las mujeres que toman ciertos medicamentos durante el embarazo, como los medicamentos para controlar las convulsiones, tienen más probabilidades de tener bebés con labio leporino o paladar hendido. Las mujeres que entran en contacto con sustancias químicas cuando están embarazadas también pueden tener bebés con estas afecciones.

    El hecho de no obtener una nutrición adecuada durante el embarazo aumenta el riesgo de que un bebé nazca con estos tipos de fisuras. Por eso es tan importante que las futuras madres tomen sus vitaminas prenatales, como el ácido fólico. Las conductas de fumar y consumir drogas y/o alcohol durante el embarazo aumentan el riesgo de que un bebé nazca con anomalías congénitas. Las madres que beben cuatro o más bebidas alcohólicas seguidas durante las primeras semanas de embarazo tienen un riesgo superior de tener bebés con labio leporino o paladar hendido. 

¿Qué ocurre cuando una persona tiene labio leporino y paladar hendido?

Puesto que el paladar se supone que impide que los alimentos y los líquidos suban hacia la nariz, los recién nacidos con fisura labio-palatina tienen problemas para alimentarse del pecho materno. Pueden necesitar un biberón provisto de una tetina especial. 

Los adolescentes que nacieron con fisura labio-palatina no suelen tener problemas para comer porque les solucionaron el problema cuando eran bebés. Pero pueden tener unos pocos aspectos residuales, como los siguientes: 

  • problemas dentales, como caries dentales, falta de piezas dentales o dientes mal formados 
  • infecciones de oído y, posiblemente, pérdidas auditivas provocadas por infecciones repetidas y acumulación de fluido 
  • problemas en el habla, como dificultades para pronunciar las palabras 

La mayoría de los niños con fisura labio-palatina no tienen otros problemas de salud, pero algunos de ellos tienen: 

  • otras anomalías congénitas, como cardiopatías (anomalías en el corazón) congénitas 
  • problemas físicos, como trastornos del crecimiento y debilidad muscular 
  • problemas de aprendizaje

¿Qué hacen los médicos? 

La mayoría de los bebés con paladar hendido se someten a operaciones para cerrarles el paladar cuando tienen entre 9 y 12 meses de edad. 

Los que tienen una fisura completa que afecta tanto al labio como al paladar necesitan someterse a varias operaciones reparadoras. Estas operaciones incluyen la reparación del labio, la reparación del paladar y la colocación de un injerto óseo en la mandíbula superior para cerrar la hendidura del área de las encías. Algunas personas requieren más operaciones en el paladar o en la garganta para mejorar el habla. 

El equipo médico necesario para tratar estas afecciones incluye médicos de distintas especialidades, como: 

  • un genetista (un médico especializado en las afecciones hereditarias)
  • un cirujano plástico 
  • un otorrinolaringólogo (un médico especializado en afecciones de los oídos, la nariz y la garganta)
  • un cirujano maxilofacial  
  • un dentista
  • un traumatólogo 
  • un patólogo del habla y lenguaje 
  • un audiólogo (especialista en audición)
  • un trabajador social 
  • un psicólogo o terapeuta 

Puesto que hay tantos especialistas implicados en el tratamiento de las fisuras palatinas, suele haber un médico que supervisa y coordina los distintos tratamientos. 

Una persona con labio leporino o paladar hendido puede pasar mucho tiempo en el dentista y el ortodoncista. Someterse a pruebas auditivas para detectar posibles problemas auditivos y a sesiones de logopedia para mejorar el habla también suelen formar parte del tratamiento. Algunos niños con paladar hendido pueden tener que someterse a una operación donde les colocan unos tubitos en los oídos para ayudar a prevenir las infecciones de oído. 

Aunque la mayoría de las personas que nacen con labio leporino y/o con paladar hendido las operan durante la infancia, algunas de ellas también se deben someter a operaciones de cirugía plástica cuando son adolescentes o adultas. La cirugía plástica puede mejorar la manera de morder y la posición de las mandíbulas, ayudar a respirar mejor, así como mejorar el aspecto de la nariz y de la cara en general.  

Las personas que nacen con labio leporino y paladar hendido se pueden preguntar a sí mismas: "¿Por qué a mí?". Los psicólogos y los terapeutas ayudan a los adolescentes a afrontar los efectos emocionales de estas afecciones, como las cicatrices que quedan después de las operaciones y los problemas para hablar, ayudándolos también a mejorar en autoestima. Los adolescentes también pueden participar en grupos de apoyo o foros por Internet donde pueden hablar con otras personas que nacieron con labio leporino y/o paladar hendido.

Fecha de revisión: agosto de 2014

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com