KidsHealth
TeensHealth.org

A safe, private place to get
doctor-approved information
on health, emotions, and life.


Asma

¿Qué es el asma?

El asma es una afección pulmonar que dificulta la respiración. Mucha gente la padece, desde los niños pequeños hasta los ancianos.

¿Cuáles son las causas del asma?

Nadie sabe exactamente cuál es la causa del asma. Los expertos creen que puede ser una combinación de factores ambientales y genéticos.

Una persona con asma puede tener un padre u otro pariente cercano que tiene asma. Las personas con sobrepeso son más propensas a tener asma.

El asma no es contagiosa. No te la puede contagiar nadie que la tenga.

Cómo afecta el asma a la respiración

En la respiración normal, el aire entra por la nariz o por la boca y luego pasa por la tráquea. Desde allí, pasa a través de otras vías respiratorias llamadas bronquios, llega a los pulmones y luego el aire vuelve a salir hacia el exterior.

En la gente con asma, las vías respiratorias están inflamadas (hinchadas) y fabrican una gran cantidad de mucosidades. Unas vías respiratorias inflamadas también son muy sensibles, y cosas como el polvo o el humo pueden hacer que los músculos que las rodean se contraigan y se tensen. Todas estas cosas pueden estrechar las vías respiratorias y hacer que respirar resulte todavía más difícil.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del asma?

Las crisis asmáticas

Una crisis asmática (o "ataque" de asma) ocurre cuando los síntomas de una persona empeoran. Durante una crisis asmática, una persona puede tener:

  • dificultades para respirar
  • opresión de pecho
  • resuello al respirar o respiración sibilante
  • tos

Los elementos que desencadenan las crisis asmáticas se llaman desencadenantes. Pueden variar, pero los desencadenantes más frecuentes incluyen:

  • los alérgenos, como el polen, el moho y otras sustancias que provocan reacciones alérgicas en algunas personas
  • los agentes irritantes y los contaminantes aerotransportados, como el humo, los perfumes o esencias fuertes, o la contaminación atmosférica
  • ejercicio físico
  • el tiempo o las condiciones meteorológicas, como el frío, el aire seco, el calor o la humedad extremos
  • las infecciones de las vías respiratorias, como los catarros y la gripe

Hay otras cosas que también pueden desencadenar crisis asmáticas. Algunas chicas notan que su asma empeora justo antes de los períodos menstruales. Hasta conductas de reír, llorar y gritar pueden hacer a veces que se tensen las vías respiratorias.

Mucha gente que tiene asma compara un ataque de asma con tratar de respirar a través de una pajilla; notan que les cuesta mucho tener que hacer entrar el aire en sus pulmones y luego hacerlo salir hacia el exterior.

Un ataque de asma puede durar varias horas (o más si la persona no usa su medicación para el asma). Una vez concluida la crisis, la persona se suele encontrar mejor. Entre varias crisis asmáticas consecutivas, la respiración puede parecer completamente normal, aunque hay alguna gente que tose o nota como si siempre le faltara el aliento.

¿Cómo se diagnostica el asma?

Para diagnosticar el asma, el médico hará una exploración física al paciente y le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos, que incluirá información sobre si algún otro miembro de su familia tiene o ha tenido asma.

Es posible que el médico haga pruebas como una espirometría o que utilice un medidor de flujo espiratorio máximo. Ambas pruebas implican soplar aire dentro de unos aparatos que miden lo bien que funcionan los pulmones. Las pruebas de alergia o unos ejercicios especiales (llamados pruebas de esfuerzo) pueden indicar al médico si el asma lo desencadena algún alérgeno o la actividad física. A veces, los médicos solicitan radiografías de tórax para descartar otros problemas.

¿Cómo se trata el asma?

El asma no tiene cura, pero se suele poder controlar previniendo las crisis asmáticas. El tratamiento del asma tiene dos componentes importantes: evitar los desencadenantes y tomar medicamentos.

Evitar los desencadenantes

La gente con asma necesita evitar las cosas que le pueden provocar crisis asmáticas. Por descontado, hay algunos desencadenantes que no se pueden evitar por completo (como estar acatarrado). Pero la exposición a otros desencadenantes, como la caspa animal, sí que se puede controlar.

Mantén tu entorno libre de alérgenos potenciales, como el polvo o el humo del tabaco fumado por otras personas. No fumes (o, si eres fumador, déjalo). Presta atención a las predicciones meteorológicas y quédate en casa o limita el ejercicio físico en el exterior cuando sepas que el tiempo o la contaminación te podrían afectar.

Los médicos ayudan a los niños con asma inducida por el ejercicio a gestionar las actividades físicas, en vez de a evitarlas. El ejercicio físico puede ayudar a la gente a mantenerse sana. Los médicos pueden a ayudar a la gente con asma a encontrar tratamientos que les permitan participar en el deporte; de hecho, muchos atletas profesionales tienen asma.

Tomar medicamentos

La mayoría de los medicamentos para el asma se respiran para que lleguen directamente a los pulmones (o se "inhalan"), pero también los hay en forma de comprimidos y de jarabes. Los dos tipos de medicamentos son los siguientes.

  1. Medicamentos de alivio rápido, que actúan de inmediato. Se pueden usar según sea necesario durante las crisis asmáticas. Actúan deprisa, pero sus efectos no duran mucho. Estos medicamentos también se conocen como medicamentos "de efecto inmediato" o "de rescate".
  2. Medicamentos de control a largo plazo, que permiten controlar el asma, al prevenir que ocurran los síntomas en primer lugar. Mucha gente con asma necesita medicarse diariamente para controlar el asma. Estos medicamentos ayudan a prevenir las crisis asmáticas antes de que ocurran. Actúan de una forma diferente que los medicamentos de alivio rápido porque tratan el problema subyacente de la inflamación de las vías respiratorias, en vez de los síntomas (tos, respiración sibilante, etc.) que causa. Estos medicamentos también se llaman "preventivos" o "de mantenimiento".

    Los medicamentos de control a largo plazo tardan días o incluso semanas en empezar a hacer efecto. Su uso regular debería reducir la necesidad de utilizar medicamentos de alivio rápido, pero se tienen que tomar cada día o no pueden hacer bien su trabajo.

Alguna gente con asma solo necesita medicamentos de alivio rápido; y hay otras personas que necesitan ambos tipos de medicamentos para mantener el asma bajo control.

Cuidar del asma puede parecer agobiante, sobre todo al principio. Por eso, la gente que padece asma necesita colaborar estrechamente con su médico para que este pueda crear un plan de acción contra el asma adecuado solo para ella. Ese plan, puesto por escrito, te indicará cuándo te debes tomar tus medicamentos, qué desencadenantes debes evitar, cuándo deberías ir a un servicio de urgencias médicas, y más. Consúltalo a menudo.

¿Qué más debería saber?

La mejor forma de controlar el asma consiste en saber prevenir las crisis asmáticas. Hazlo, siguiendo tu plan de acción contra el asma y evitando tus desencadenantes, tomando cualquier medicamento que te recete el médico y en las dosis que él te indique y poniéndote la vacuna antigripal cada año.

Es posible que el médico también te pida que lleves un registro de tus síntomas en tu diario del asma. Esto puede ayudar a que tu médico sepa cómo te encuentras después de medicarte. Es posible que tu médico también te pida que uses un medidor de flujo espiratorio máximo como forma de supervisar tu asma.

Cuidarte tu asma puede suponer un poco de trabajo. Pero, si sigues tu plan de acción contra el asma, tomas la medicación adecuadamente, aprendes a reconocer tus síntomas y tus desencadenantes y te haces controles médicos con regularidad, podrás hacer todo cuanto puede hacer la gente que no tiene asma.

Revisado por: Bonnie B. Hudak, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2017

Nota: Toda la información incluida en TeensHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com