[Ir al contenido]
KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Educación especial: obtener apoyo para su hijo

¿Qué es la educación especial?

Muchos niños con necesidades especiales necesitan beneficiarse de una ayuda adicional en la escuela. Un niño que tiene un problema que le dificulta los aprendizajes escolares podría tener que recibir:

  • logopedia (terapia del habla) para ayudarle a hablar y a entender a los demás
  • terapia ocupacional para ayudarle a realizar las tareas cotidianas
  • la ayuda de un asistente en clase
  • un plan de aprendizaje hecho a su medida, también conocido como programa de educación individualiza (IEP por su siglas en inglés)
  • cosas que facilitan el aprendizaje (como tiempo adicional para hacer los deberes o los exámenes)

Cuando un niño recibe este tipo de servicios, se dice que recibe una "educación especial". Para poderse beneficiar de la educación especial, los niños deben ser evaluados.

Si le preocupa la capacidad de aprendizaje de su hijo, no posponga su evaluación. Cuanto antes reciba un niño la ayuda que necesita, más probabilidades tendrá de rendir en la escuela.

¿Qué dice la ley?

La ley de educación de individuos con discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) asegura que los niños con discapacidades reciben la misma educación pública de calidad y gratuita que otros niños. (Una discapacidad es una afección física o mental que limita las capacidades de un niño para aprender.) Esta ley cubre al niño desde el nacimiento hasta los 21 años de edad.

Los niños que cumplen los requisitos para beneficiarse de ayuda adicional reciben un plan por escrito que fija sus metas de aprendizaje y explica cómo alcanzar esas metas. Los padres, profesores, terapeutas, psicólogos escolares y otras personas trabajan en equipo para crear el plan. Los planes se ofrecen básicamente teniendo en cuenta las capacidades y la edad del niño:

  • Plan de servicio familiar individualizado (IFSP, por sus siglas en inglés): Se ofrece a lactantes y niños de hasta 3 años de edad que tienen retrasos evolutivos o problemas médicos que favorecen este tipo de retrasos (como un pérdida auditiva, nacer de forma prematura, o un problema de origen genético, como el síndrome de Down).
  • IEP: Se administra a niños de 3 a 21 años que presentan discapacidades físicas o mentales.

¿Qué hacer primero?

Hable con el médico de su hijo. Si su hijo tiene necesidades especiales que le dificultan el aprendizaje o parece ir atrasado en el desarrollo, explíqueselo a su médico. Él podrá ver si su hijo puede seguir el ritmo de la clase o necesita que lo evalúen. Es posible que tenga que verlo un especialista (como un terapeuta del habla o un psicólogo).

Si es necesario, haga que lo evalúen. Un niño que necesita una ayuda especial para alcanzar los hitos evolutivos será derivado para que lo evalúen. La evaluación para recibir servicios de educación especial se puede hacer a través del programa de intervención precoz de su estado o a través de su distrito escolar.

Puede solicitar una evaluación gratuita, incluso si no dispone de la derivación procedente del médico de su hijo. He aquí cómo conseguirlo:

  • Si su hijo no ha cumplido los 3 años, llame al programa estatal de intervención precoz.
  • Si su hijo tiene 3 años o más, llame al distrito escolar de su localidad que le corresponda.
  • Si su hijo es mayor y lo está pasando mal en la escuela, puede pedir que le hagan una evaluación en cualquier momento. Hable con sus profesores, el director del centro, su orientador escolar o un psicólogo para organizar la evaluación.

¿Cómo evaluarán a mi hijo?

El tipo de pruebas que se hagan dependerán de lo que a usted le preocupe y de las necesidades de su hijo. Puede haber pruebas de habilidades lingüísticas, de motricidad, de desarrollo, de problemas de comportamiento, de coeficiente intelectual y de logro.

¿Qué servicios se ofrecen?

Lactantes y primera infancia

Los lactantes y los niños pequeños se inscriben en programas estatales de intervención precoz. La mayoría se administran en el domicilio del niño e incluyen ayuda para aprender a andar, hablar, jugar y desarrollar otras habilidades. Las familias y otros cuidadores aprenden a ayudar al niño a alcanzar sus metas. Las familias también pueden recibir ayuda para gestionar los problemas de comportamiento, así como apoyo del trabajador social.

Antes de que los niños cumplan tres años, se vuelven a evaluar para saber si necesitan proseguir con la educación especial. Si un niño se puede seguir beneficiando de ese tipo de servicios, se elaborará un plan para preescolar.

Preescolares

A partir de los 3 años, los niños suelen recibir los servicios fuera de su casa. Los niños de preescolar aprenden mejor cuando están rodeados de sus iguales, y los profesores los preparan para la escuela. Esto tiene lugar en centros de preescolar de educación especial o en otros centros de aprendizaje. En caso necesario, un niño puede recibir servicios adicionales, como logopedia, para ayudarlo a alcanzar sus metas de aprendizaje.

Cuando acaba la etapa de preescolar, los niños se vuelven a evaluar para saber si necesitan proseguir con la educación especial en la enseñanza primaria.

Niños en edad escolar

En función de cuáles sean sus necesidades, los estudiantes, desde parvulario (kindergarten) hasta los 21 años, se pueden beneficiar de un IEP o de un plan educativo 504:

  • Un IEP es un plan de aprendizaje hecho a la medida de cada niño. Indica el nivel actual de aprendizaje del niño, crea metas de aprendizaje alcanzables y elabora un plan sobre cómo la escuela ayudará a los niños a alcanzar esas metas. El IEP incluye planificaciones anuales e informes sobre el progreso.
  • Los planes 504 aseguran que los niños con necesidades especiales obtengan el apoyo adicional que necesitan en las clases ordinarias. El apoyo puede ser en forma de contar con un ayudante en la clase, disponer de más tiempo en los trabajos y exámenes, o de un teclado para tomar apuntes. Todas estas cosas se llaman "adaptaciones".

Estos dos tipos de planes pueden parecer que son lo mismo, pero son diferentes. El IEP ofrece educación especial individualizada y servicios relacionados, en función de las necesidades del alumno. Para poderse beneficiar de un IEP, un niño debe presentar una discapacidad reconocida por IDEA. El plan 504 ayuda a un niño con discapacidades a rendir en el marco de una clase ordinaria.

Los estudiantes cuyas necesidades superan lo que pueda ofrecer su distrito escolar se pueden derivar a un programa de escuela especial.

Adolescentes

Cuando el niño cumple 14 años, el IEP lo empezará a preparar para la etapa adulta. Esto recibe el nombre de "planificación de la transición". La planificación de la transición se centra en qué quiere hacer el adolescente después de la graduación, como matricularse en un centro de formación profesional o en la universidad, trabajar o hacer voluntariado, y en las habilidades necesarias para alcanzar estas metas.

El plan de transición también incluye dónde vivirá el joven adulto y si podrá o no llevar una vida independiente. Aborda la educación en habilidades para la vida diaria (como la administración del dinero, el uso del transporte, la higiene personal y las tareas domésticas) y establece un plan para la transición hacia los servicios de atención médica propios de los adultos.

¿Con qué frecuencia se revisan los planes?

Los IEP y los planes 504 se revisan cada año. Se debe hacer una revisión profunda (que supone volver a evaluar al niño) cada 3 años.

¿Cómo puedo cambiar el plan de mi hijo?

Usted (o cualquier otra persona que pertenezca al equipo de planificación de su hijo) puede pedir una revisión del plan en cualquier momento. Si usted no aprueba el IEP de su hijo, solicite una reunión con el equipo del IEP para exponer sus objeciones. Los padres tienen derecho a participar en todas las reuniones de planificación del IEP de su hijo, a ojear los informes escolares, a no estar de acuerdo con el plan y/o proponer cambios en el mismo.

Si sus esfuerzos no le permiten obtener los resultados deseados, puede acudir a un mediador o hacer una queja legal que ayude a resolver esas cuestiones entre usted y el distrito escolar de su hijo. También puede rellenar un impreso para hacer una queja a través de su agencia estatal de educación o bien hacer una demanda legal.

Su hijo proseguirá con sus servicios hasta que concluya la resolución del proceso.

¿Qué más debería saber?

Es posible que el camino de aprendizaje de su hijo sea diferente al que usted esperaba. A veces, se puede sentir agobiado o superado por todo el proceso. Recuerde que no es necesario que lo atraviese solo.

Busque apoyo en el centro escolar de su hijo y en la comunidad. Hable con otros padres que hayan vivido situaciones similares a la suya. Participe en un grupo de apoyo, sea por Internet o en persona.

Con paciencia y una atenta planificación, así como trabajando codo con codo con la escuela, es posible ayudar a su hijo a aprender y a alcanzar todo su potencial.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: febrero de 2018