KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


El sueño y su hijo de 1 a 3 meses

Cuando creía que conseguir dormir más era un sueño inalcanzable, su bebé empezará a dormir durante períodos más largos por la noche. El ciclo de sueño de su bebé se está empezando a acercar al suyo, y es posible que su pequeño se alimente menos a menudo por la noche.

Pero no dé por sentado todavía que usted podrá dormir a pierna suelta. En esta etapa, "dormir durante toda la noche" se considera dormir de un tirón durante solo cinco o seis horas seguidas.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi bebé?

Puesto que los bebés de esta edad están más despiertos, más alerta y más atentos a lo que los rodea durante las horas de luz, es más probable que estén cansados por la noche y duerman. Pero sigue habiendo una gran variabilidad en lo que se considera normal.

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés de hasta tres meses deben dormir entre 14 y 17 horas en cada período de 24 horas. Muchos ya habrán establecido una rutina de sueño diaria de dos o tres siestas durante el día, seguidas de una dormida más larga e ininterrumpida por la noche tras la última toma.

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama con él durante por lo menos seis meses o, idealmente, hasta su primer cumpleaños. Esta es la etapa en que el riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) es más alto.

Compartir la habitación con el bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de en otra habitación. Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche.

Aunque compartir la habitación con el bebé es seguro, poner al bebé a dormir en la cama junto a usted no lo es. Compartir la cama con el bebé aumenta el riesgo de SMSL y de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo ni de costado. El índice de síndrome de muerte súbita del lactante se redujo desde que la Academia Americana de Pediatría (APA) introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o moisés. Guarde los juguetes de peluche, almohadas, mantas, cubiertas, edredones, colchas, sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerme el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Respirar el humo del tabaco fumado por otras personas aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no le fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.
  • Esté atento a otros peligros. Evite artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé y objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Fíjese bien en los objetos que su bebé podría tocar mientras está sentado o de pie sobre la cuna. Los móviles colgados sobre la cuna, los adornos que cuelgan de la pared, como los cuadros y los tapices, y los cordeles de las persianas pueden ser peligrosos si se encuentran al alcance del bebé.

Cómo ayudar a su bebé a dormir

Si aún no lo ha hecho, inicie una rutina para acostar al bebé por la noche, que a su hijo le resultará familiar y relajante. Bañarlos, leerles y cantarles una nación puede tranquilizar a los bebés y señalarles el final del día. Sea consistente y su bebé pronto asociará estos pasos a la conducta de irse a dormir.

Si mece a su bebé para que se duerma antes de ponerlo en la cuna, es posible que él espere que lo meza para que se duerma cada vez que se despierte por la noche. En lugar de hacer eso, intente dejar al bebé en la cuna o el moisés mientras está somnoliento pero aún despierto. De este modo, su bebé aprenderá a quedarse dormido por sí solo.

Algunos bebés se retuercen, gimotean y hasta lloran un poco antes de volverse a quedar dormidos por sí solos. A menos de que crea que su bebé tiene hambre o está enfermo, intente ver qué ocurre si lo deja solo durante unos pocos minutos; tal vez sea capaz de tranquilizarse él solo.

Si su bebé se despierta durante el período en el que usted desea que duerma, mantenga la actividad reducida al mínimo. Intente mantener las luces bajas y resístase al deseo de hablar o de jugar con su él. Cambie o alimente a su bebé y vuelva a dejarlo en su cuna o moisés.

Si su bebé se está despertando temprano para alimentarse por la mañana, unos pequeños cambios pueden permitirle modificar ligeramente su horario. Puede intentar despertar a su bebé para alimentarlo por la noche en un horario que se adapte al ritmo de sueño que tiene usted. Por ejemplo, si su bebé duerme después de la toma de las 7 de la tarde y se despierta sobre las 2 de la madrugada para comer, intente despertar al bebé para que coma a las 11 de la noche, luego acuéstelo y déjelo dormir hasta las 5 o las 6 de la mañana. Tal vez tarde unas cuantas noches en establecer esta rutina pero, si la aplica con consistencia, mejorarán mucho sus probabilidades de éxito.

Cuándo llamar al médico

Algunos lactantes de esta edad ya empiezan a dormir de un tirón por la noche, pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2016

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com