KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Seguridad en casa: pilas de botón

Las pilas de botón son pilas pequeñas de forma redondeada que se utilizan en relojes, juguetes, controles remotos, calculadoras y otros aparatos electrónicos de tamaño reducido. Estas pilas pequeñas y brillantes pueden llamar la atención de bebés y niños pequeños, que se las pueden meter con gran facilidad dentro de la boca, las orejas o de la nariz.

Si se tragan, estas pilas pueden quedar atascadas en la garganta (esófago), provocando atragantamientos, asfixia por aspiración o creando problemas para tragar alimentos sólidos. También pueden avanzar a lo largo del tubo digestivo (o quedar atascadas en alguna de sus partes), provocando lesiones graves que pueden ser de riesgo vital al cabo de dos a tres horas.

Si tiene niños pequeños en casa, es importante que guarde estas pilas fuera de su alcance y que sepa qué es lo que debería hacer si su hijo se tragara una. Las siguientes recomendaciones le pueden ayudar.

Uso y almacenamiento de las pilas

Guarde todas las pilas que no utilice fuera del alcance y de la vista de los niños. Recicle o elimine las pilas utilizadas de la forma adecuada. Muchas localidades disponen de cubos de basura específicos para recoger pilas usadas.

Así mismo, también debería:

  • Revisar los aparatos que funcionan con pilas de botón para saber si el compartimento de las pilas requiere utilizar un destornillador u otra herramienta para abrirlo. Asegurarse de que todos esos compartimentos estén bien cerrados. No dar a un niño ningún juguete cuyo compartimento para las pilas se pueda abrir con facilidad.
  • Guardar los aparatos que funcionan con pilas de botón fuera del alcance de niños que no estén supervisados por un adulto.
  • Observar atentamente a su hijo cuando utilice aparatos que contengan pilas de botón.

Signos de haberse tragado una pila de botón

Si un niño se traga una pila de botón y esta queda atascada en su esófago, la pila puede reaccionar con su saliva y provocar lesiones graves al cabo de solo dos horas.

Si encuentra un aparato al que le falta una pila de botón y/o sospecha que su hijo se la podría haber tragado, esté pendiente de los siguientes síntomas:

  • náuseas y vómitos
  • fiebre
  • tos
  • dolor abdominal
  • problemas para respirar
  • diarrea
  • heces sanguinolentas o de color anormal
  • irritabilidad
  • dolor de garganta
  • rechazo de la comida o de la bebida.

Qué hacer

Si su hijo presenta algún signo asociado a haberse tragado una pila de botón, llévelo a un servicio de urgencias médicas de inmediato. Llévelo también si cree que su hijo podría haberse tragado una pila de botón, aunque no esté seguro ni le detecte ningún síntoma. Siempre es mejor pasarse siendo cauto en estos casos y que los médicos revisen a su hijo.

Siga las siguientes recomendaciones:

  • Llame al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.) o lleve a su hijo a un servicio de urgencias de inmediato.
  • No trate de provocarle el vómito (es decir, no le haga vomitar a la fuerza)
  • No permita que su hijo coma o beba.
  • Diga a los médicos que cree que su hijo se puede haber tragado una pila de botón. Con una radiografía se podrá saber si el cuerpo de su hijo la contiene.
  • Debe saber que, si su hijo tiene una pila atascada en alguna parte del cuerpo, se la deberán extraer para prevenir mayores lesiones.

Prevención

Si hay niños pequeños en su familia, ponga su casa a prueba de niños lo máximo que pueda. Póngase a gatas en todas y cada una de las habitaciones para verlas desde la perspectiva de un niño. Supervise el entorno de su hijo y corrija todo lo que podría ser peligroso para él.

Por descontado, el hecho de que su casa esté a prueba de niños no significa que usted pueda dejar de supervisar a su hijo. Estar pendiente de los niños es la mejor forma de prevenir posibles accidentes.

También es una buena idea que:

  • Aprenda las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y las compresiones abdominales (también conocidas como la “maniobra de Heimlich”).
  • Tenga los siguientes números de teléfono anotados cerca del teléfono (tanto para usted como para otros cuidadores):
    • el del centro de información toxicológica (gratuito): 1-800-222-1222 en EE.UU.
    • el del médico de su hijo
    • el del lugar de trabajo de los padres y sus teléfonos móviles
    • el de un vecino o pariente que viva cerca de su casa (por si necesitara que otra persona cuidara de sus otros hijos en caso de emergencia).

Incluso adoptando todas estas precauciones, los niños se pueden lesionar y los accidentes pueden ocurrir. Pero, si usted está bien preparado, podrá actuar con rapidez y seguridad en caso de emergencia.

Fecha de revisión: noviembre de 2016

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com