KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


La rickettsiosis maculosa

Sobre la rickettsiosis maculosa

La rickettsiosis maculosa (o "rickettsiosis exantemática"), también conocida como "fiebre maculosa de las montañas Rocosas", es una infección bacteriana que se puede trasmitir a personas que han recibido una picadura de garrapata. Ocurre más a menudo en los meses de la primavera y del verano, cuando las garrapatas están más activas, es decir, entre abril y septiembre.

Aunque las rickettsiosis maculosa es más frecuente en el sudeste de EE.UU. (Virginia, Georgia y las Carolinas), también ocurre en otros estados. Se trata de una afección relativamente rara (se dan aproximadamente entre 250 y 2.000 casos al año en EE.UU), pero puede ser una enfermedad grave si no se trata adecuadamente.

La bacteria Rickettsia rickettsii, que causa la rickettsiosis maculosa, la trasmite la garrapata del perro (Dermacentor variabilis) en la parte oriental de EE.UU., y la garrapata de la madera (Dermacentor andersoni) en los estados de las montañas Rocosas. En la costa occidental de EE.UU., la garrapata de la estrella solitaria (Amblyomma americanum) también puede trasmitir esta bacteria.

La rickettsiosis maculosa debe su nombre a la erupción característica que provoca, compuesta por pequeñas manchas y granitos rojos que empiezan a salir en las muñecas, los tobillos, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Aparte de la erupción, esta infección puede provocar fiebre, escalofríos, dolores musculares, vómitos y náuseas. Por lo general, la rickettsiosis maculosa se trata con antibióticos y los pacientes se recuperan sin complicaciones. Pero, si no se trata o se trata tarde, la rickettsiosis maculosa puede provocar graves problemas de salud.

Si su hijo tiene fiebre, dolores musculares, rigidez de cuello y/o una erupción y le ha picado por una garrapata, es importante que consulte a su pediatra.

Signos y síntomas

Generalmente los síntomas de la rickettsiosis maculosa se desarrollan en el curso de la primera semana de la picadura de la garrapata, pero pueden tardar hasta dos semanas en aparecer. En muchos casos, los afectados ni siquiera recuerdan haber recibido una picadura de garrapata.

Los síntomas de la rickettsiosis maculosa suelen empezar súbitamente. El paciente desarrolla fiebre alta, a menudo de 39 °C a 40 °C (entre 103 °F y 105 °F), acompañada de escalofríos, dolores musculares y un fuerte dolor de cabeza. Los ojos se le pueden poner rojos y los músculos, sensibles al dolor y al tacto; también puede tener dolores abdominales, náuseas, vómitos, falta de apetito y fatiga.

Rocky Mountain Spotted Fever

La erupción distintiva de esta infección se puede iniciar en cualquier momento, hasta diez días después de la aparición de la fiebre y el dolor de cabeza, pero suele aparecer entre el tercer y el quinto día. La erupción consta de pequeñas manchas y/o granitos rojos que empiezan a salir en las muñecas, los tobillos, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Luego se extiende a brazos y piernas, avanzando hacia el tronco.

A medida que va avanzando la rickettsiosis maculosa, los granos o manchas rojas iniciales pueden empezar a tener el aspecto de moretones o bien puntos o áreas sanguinolentas bajo la piel.

Diagnóstico y tratamiento

Los pediatras suelen diagnosticar la rickettsiosis maculosa basándose en la presencia de los síntomas indicativos de esta infección. Los resultados de las pruebas que se practican para hacer un diagnóstico de esta enfermedad tardan bastante tiempo. Por lo tanto, el tratamiento se suele iniciar antes de disponer de tales resultados.

La rickettsiosis maculosa se trata con antibióticos administrados por vía oral (por boca) o bien por vía intravenosa (VI), en función de la gravedad de la infección. Cuando aparecen complicaciones, puede ser necesario prolongar el tratamiento.

Las rickettsiosis maculosas que no se tratan pueden evolucionar a graves problemas de salud; por eso, es importante acudir al pediatra lo antes posible si detecta en su hijo síntomas propios de esta enfermedad, como los siguientes:

  • fiebre alta
  • dolor de cabeza
  • escalofríos
  • dolores musculares
  • ojos rojos
  • erupción

Si la rickettsiosis maculosa no se trata con antibióticos, puede evolucionar a problemas de salud que afectan al corazón, los pulmones y el cerebro. En casos extremadamente graves, esta enfermedad puede ser mortal.

Si su hijo se recupera de una rickettsiosis maculosa en casa, siga las indicaciones del pediatra sobre la administración de antibióticos. Déjelo descansar en cama hasta que desaparezca la fiebre y los demás síntomas.

Prevención

La rickettsiosis maculosa se puede prevenir evitando las áreas infectadas por garrapatas, como los bosques, las áreas arboladas, arbustivas, de hierba alta y los matorrales, evitando acercarse a las ramas bajas de los árboles y adoptando medidas de precaución cuando se pase tiempo al aire libre.

Cuando su hijo juegue en el exterior, hágale llevar ropa de colores claros, que facilitan la detección de las garrapatas y, si es posible y resulta práctico, camisetas de manga larga y pantalones largos. Utilice un repelente de insectos que sea eficaz contra las garrapatas y siga atentamente sus instrucciones de uso. Asegúrese de utilizar un repelente que contenga entre un 10% y un 30% de DEET (o N,N-dietil-meta-toluamida).

Aunque no todas las garrapatas pueden trasmitir la bacteria que provoca la rickettsiosis maculosa, es sensato extraerlas de inmediato. Cuanto más tiempo permanezca una garrapata pegada a la piel, mayores serán las probabilidades de que trasmita una infección. Cuando una garrapata se adhiere a la piel, suele tardar varias horas en trasmitir la bacteria que causa la rickettsiosis maculosa.

Para extraer una garrapata de perro, utilice unas pinzas para agarrarla por la cabeza (no solo por el cuerpo) lo más cerca posible de la piel. Estire con firmeza hasta que se desenganche de la piel. Sin tocar la garrapata con las manos, consérvela en un bote o bolsa de plástico y llévesela al pediatra de su hijo. Desinfecte el área de la picadura con alcohol, lávese las manos y llame al pediatra.

Puesto que las mascotas de la familia pueden introducir garrapatas en su casa, revíseles la piel y el pelo siempre que hayan estado en un área donde haya garrapatas. Siga los consejos del veterinario sobre los collares antigarrapatas y otros productos que los protegen de las garrapatas.

Si hay algo que le preocupa relacionado con esta enfermedad, hable con el pediatra de su hijo.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de revisión: enero de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com