[Ir al contenido]
KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Elección de productos seguros para bebés: Sillas para lactantes y sillas de seguridad para el coche

Sillas para lactantes

Las sillas para lactantes no se deben confundir con las sillas de seguridad para viajar en coche. Las sillas para lactantes, también conocidas como hamaquitas, solo permiten a los bebés estar sentados. No están diseñadas para protegerlos en caso de accidente de tráfico y nunca se deben utilizar para transportar al bebé. De todos modos, hay algunas sillas de seguridad para el coche que también se pueden usar como sillas y como porta-bebés.

En qué fijarse

  • La base debe ser más ancha que de la silla, y el mecanismo de cierre debe ser seguro. Presione sobre ella para asegurarse de que es sólida y resistente.
  • La base debe tener una superficie antideslizante para impedir que la silla se deslice sobre una superficie lisa.
  • La correa o cinturón de seguridad debe cerrar bien y el tejido debe ser lavable.
  • Si la silla cuenta con dispositivos metálicos de ajuste en el respaldo, asegúrese de que sean seguros y de que no se abran solos para que la silla no se pueda plegar sola.

ADVERTENCIAS DE SEGURIDAD:

  • No coloque nunca a su bebé sentado en la silla sobre una mesa, encimera, mostrador u otra superficie elevada desde donde el pequeño se podría caer, ni tampoco sobre una lavadora o cualquier otra superficie que vibre (las vibraciones podrían hacer que la silla se moviera y se acabara cayendo).
  • Utilice la correa o cinturón de seguridad de la silla cada vez que siente en ella al bebé.
  • No deje la silla sobre superficies blandas o almohadilladas (como camas o sofás), porque podría volcar y el bebé se podría asfixiar.

Sillas de seguridad para el coche

Hay más niños pequeños que se lesionan de gravedad o que mueren en accidentes de tráfico que en ningún otro tipo de accidente. Utilizar una silla de seguridad para el coche es la mejor protección que puede dar a su hijo cuando viajen en coche.

No sustituya nunca una silla de seguridad infantil por una silla para lactantes o por un porta-bebés. Solo las sillas de seguridad para el coche, correctamente instaladas en los asientos traseros, están pensadas para proteger al niño de lesiones en un accidente de tráfico.

En qué fijarse:

  • Si vive en EE.UU., elija una silla con una etiqueta donde ponga que cumple la Norma Federal de Seguridad de Vehículos Motorizados 213 (Federal Motor Vehicle Safety Standard 213). Si reside en la Unión Europea, la silla de seguridad debe llevar una etiqueta naranja con los códigos de homologación ECE R-44/03 o ECE R-44/04.
  • Acepte sillas de seguridad de segunda mano con precaución. No utilice ninguna silla de seguridad de más de seis años de antigüedad o una que haya estado implicada en un accidente (aunque tenga buen aspecto, podría tener problemas estructurales). Evite las sillas a las que les falten partes o que no estén etiquetadas con la fecha de fabricación y el número del modelo (en tal caso, no habría forma de obtener información sobre posibles retiradas del producto del mercado). Asimismo, compruebe la "fecha de caducidad" recomendada por el fabricante. Si tiene cualquier duda sobre cómo se ha utilizado una silla o si está agrietada o presenta signos de deterioro por uso, no la utilice.
  • Asegúrese de que la silla que elije se adapte al tamaño de su hijo; un bebé pequeño puede resbalar y salirse de una silla que le va demasiado grande.
  • Considere la posibilidad de elegir una silla tapizada: puede ser más cómoda para su bebé.

ADVERTENCIAS DE SEGURIDAD:

Los bebés y los niños pequeños deben viajar en una silla de seguridad orientada en el sentido contrario al de la marcha hasta que cumplan 2 años o hasta que haya alcanzado los límites máximos de estatura y peso recomendados por el fabricante.

Cuando el niño esté preparado para hacer la transición a una silla orientada en el sentido de la marcha, deberá viajar bien atado hasta que haya alcanzado los límites máximos de estatura y peso recomendables establecidos por el fabricante. Cuando supere los límites de las sillas de seguridad orientadas en el sentido de la marcha, deberá viajar en coche en un asiento elevador. Los niños deben viajar en coche en un asiento elevador hasta que el cinturón ordinario caderas-hombros les vaya bien, lo que suele ocurrir cuando hayan alcanzado los 4 pies con 9 pulgadas (1,45 metros) de estatura y tengan entre 8 y 12 años de edad.

Para más información sobre la correcta colocación de las sillas de seguridad para viajar en coche y sobre cómo sujetar al niño con las correas y cinturones, lea nuestro artículo sobre la seguridad en el coche. También puede llamar al teléfono de atención permanente sobre Seguridad en el Automóvil del Departamento de Transporte de EE.UU. — (888) DASH-2-DOT — para aclarar posibles dudas.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: enero de 2018