KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Tentempiés para niños de edad preescolar

Cubrir posibles deficiencias nutricionales 

Nadie está más ocupado que un niño de preescolar promedio. Los niños de esta edad son tan activos y tan imaginativos que no es de extrañar que tengan hambre entre las comidas principales y necesiten tomar tentempiés.

Aunque el crecimiento durante los años de preescolar (o parvulario) es más lento en comparación con el que tiene lugar en los 2 primeros años de vida, los niños de edad preescolar siguen necesitando llevar una dieta equilibrada que incluya cereales integrales, carne magra, legumbres, leche semidescremada, fruta y verdura.

Pero a veces es más fácil decirlo que hacerlo. Algunos niños de edad preescolar no comen bien en las comidas principales. Otros llegan muertos de hambre, pero solo quieren comer ciertos alimentos. Esto puede generar deficiencias nutricionales en la dieta de un niño. Los tentempiés saludables y dados en el momento adecuado pueden ayudar a cubrir estas deficiencias. También pueden evitar que el niño se muera de hambre entre las comidas principales y se ponga de mal humor.

Consejos para unos tentempiés inteligentes

Entonces, ¿cómo puede hacer que un niño de preescolar elija tentempiés saludables?

  1. Tenga siempre tentempiés saludables en la nevera o la despensa. Deje que su hijo escoja sus propios tentempiés entre un par de opciones nutritivas.

  2. Ofrézcale una variedad de tentempiés, no solo los que ya les gusten. Ofrezca nuevas opciones; no se dé por vencido y siga ofreciéndole alimentos que haya rechazado previamente. Pueden ser necesarios varios intentos para que un niño acepte un nuevo alimento.

  3. Establezca un horario regular para las comidas principales y los tentempiés. Esto permite que los niños controlen mejor su hambre porque saben cuándo tendrán la próxima oportunidad para comer según el horario. Evite dejar que su hijo picotee durante todo el día, ya que esto puede eliminar las pistas internas de hambre y hacer que coma más de la cuenta.

  4. No permita que su hijo coma delante del televisor. Sírvale los tentempiés y las comidas principales en la mesa.

  5. Cuente con alimentos saludables en su casa, reduciendo al mínimo los alimentos ricos en calorías, grasas y azúcares añadidos. Esto no significa que los niños no puedan comer nunca este tipo de alimento, pero se los debe ofrecer solo de vez en cuando.

  6. Sírvale leche descremada, semidescremada o agua junto a los tentempiés, en vez de bebidas con azúcar o refrescos. Limite el jugo de frutas natural al 100% a una sola ración al día.

  7. ¡Haga que su hijo participe activamente! Los niños de esta edad se sienten importantes cuando los adultos les dejan que los ayuden. Permítale hacer lo que pueda hacer de una forma segura en la preparación de sus propios tentempiés, sea mezclando la ensalada de frutas o poniendo los cubiertos y las servilletas en la mesa.

  8. Esté pendiente de cómo afecta el estado de ánimo de su hijo a su alimentación. Los niños en edad preescolar confunden a menudo el aburrimiento o el cansancio con el hambre. Si su hijo acaba de comer y se queja porque vuelve a tener hambre, fíjese en si el hecho de cambiar de lugar o de jugar de forma activa le hacen cambiar de opinión.
     
  9. Comparta tentempiés saludables con su hijo; él seguirá su ejemplo y recibirá el mensaje de que usted le está sirviendo algo bueno.

Sea creativo 

Los niños en edad preescolar no son nada de aburridos. Entonces, ¿por qué lo tienen que ser sus tentempiés? Ser creativo en lo que se refiere al menú de los tentempiés no tiene que ser complicado ni que requerir mucho tiempo.

He aquí unas cuantas sugerencias sobre los tentempiés para empezar:

¡Córtelo! Utilice un cortador de galletas para cortar el queso, las verduras y los bocadillos, dándoles formas divertidas e irresistibles.

¡Úntelo! Unte trocitos de fruta, de verdura o galletas saladas de trigo integral en salsas o aliños. Sea mantequilla de cacahuete, aderezo para ensaladas, mayonesa de bajo contenido en grasas, guacamole, compota de manzana o yogur, a todo el mundo le encanta untar.

¡Créelo! Convierta los alimentos en una obra de arte. Intente hacer una flor artística colocando trozos de manzana, a modo de pétalos, alrededor de una rodaja de kiwi. O haga caras divertidas con ojos de arándano y bocas de plátano.

¡Dele un sorbo! ¿Hace falta comerse literalmente los tentempiés saludables? No. Los batidos de frutas elaborados con yogur o leche semidescremada y fruta fresca son una forma excelente de que los niños se beban los nutrientes que necesitan.

¡Hágalo crujir! El muesli de bajo contenido en grasa y los cereales integrales de bajo contenido en azúcar son dos buenas opciones. Pruebe también porciones de pan pita integral tostado para satisfacer la necesidad de comer algo crujiente sin la sal ni la grasa de las papas fritas.

¡Conviértalo en un juego! Convierta los tentempiés saludables en juegos. Por ejemplo, intente hacer un arco iris de alimentos en el plato de su hijo y deje que él decida qué colores se come primero. La próxima vez, puede hacer lo mismo con formas diferentes. ¿Qué será? ¿Cuadrados o triángulos?

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: mayo de 2015

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com