KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Precauciones durante el embarazo: Preguntas frecuentes

Prácticamente desde que una mujer ve la pequeña rayita en la prueba de embarazo, parecen comenzar las preocupaciones. Empieza a pensar en las dos tazas de café que tomó el día anterior en el trabajo, el vaso de vino que bebió durante una cena la semana pasada, el filete de atún que tanto disfrutó para el almuerzo hace dos semanas.

Sin lugar a dudas, el embarazo puede ser uno de los momentos más emocionantes y, al mismo tiempo, más preocupantes en la vida de una mujer. Por supuesto, durante el embarazo, lo que una mujer no introduce en su cuerpo (o aquello a lo que no lo expone) puede resultar casi tan importante como lo que introduce.

Pero preocuparse por cada pequeña cosa con la que pueda estar en contacto probablemente hará que el embarazo se haga largo y estresante. E inquietarse por las cosas que hizo antes de saber si estaba embarazada o antes de enterarse de que podían resultar peligrosas no les hará ningún bien ni a usted ni a su bebé.

Son muchas las preguntas relacionadas con lo que las mujeres pueden o no pueden hacer durante el embarazo. Pero las respuestas no siempre se obtienen de las fuentes más confiables y, por eso, usted podría preocuparse innecesariamente. Vale la pena escuchar algunas advertencias; pero otras son simples rumores populares sin comprobación científica.

Saber qué es lo que realmente podría ser nocivo para su bebé y qué cosas no son un problema es fundamental para su bienestar mental durante estas 40 semanas.

Los principales riesgos durante el embarazo

Necesitará prestar especial atención a unas cuantas cosas durante el embarazo; algunas son más nocivas que otras. Su médico u otro proveedor del cuidado de la salud hablarán con usted acerca de lo que debe evitar por completo, lo que debe reducir drásticamente y lo que debe considerar cuidadosamente durante el embarazo.

Alcohol

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Aunque pueda parecer que no hay nada de malo en tomar un vaso de vino durante la cena o un poco de cerveza con amigos, nadie sabe cuál es la "cantidad segura" de alcohol que se puede beber durante el embarazo. El síndrome de alcoholismo fetal es provocado por la ingesta de mucho alcohol durante el embarazo. Realmente se desconoce qué cantidad resulta nociva y qué cantidad es segura. Debido a esta incertidumbre, siempre es conveniente tomar precauciones y no beber nada de alcohol durante el embarazo.

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? El alcohol es una de las causas más comunes de discapacidad física y de problemas intelectuales o de conducta. Para el feto en desarrollo, puede llegar a ser incluso más nocivo que la heroína, la cocaína o la marihuana.

El alcohol se transmite fácilmente al bebé y su cuerpo no puede eliminar el alcohol como lo hace el de la madre. Esto significa que el bebé tiende a acumular concentraciones elevadas de alcohol, que permanecen en su organismo durante períodos de tiempo más extensos que en el cuerpo de la madre. Y la ingesta moderada de alcohol, así como las borracheras periódicas, pueden llegar a dañar el sistema nervioso del bebé que se está desarrollando.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si tomó una o dos copas antes de saber que estaba embarazada (algo que les ocurre a muchas mujeres), no se preocupe demasiado. Lo mejor que puede hacer es no volver a tomar alcohol durante el resto del embarazo.

Si es alcohólica o cree que puede tener algún problema con la bebida, hable con su médico. El médico debe saber cuánto alcohol ha consumido, y en qué momento del embarazo, para hacerse una idea de cómo puede haberle afectado al bebé. El médico también podrá indicarle cómo obtener la ayuda que necesita para dejar de beber: por su propio bien y por el bien de su bebé.

Cafeína 

¿Debo evitarla y/o reducir la cantidad que consumo? Sí. Es conveniente reducir o eliminar el consumo de cafeína. Los estudios demuestran que el consumo de más de 200 a 300 miligramos de cafeína por día (de 2 a 3 tazas de café, según el tamaño de la porción, del método de preparación y de la marca) puede poner en riesgo un embarazo. Consumir menos de esa cantidad probablemente sea seguro.

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? El consumo elevado de cafeína se ha asociado a un mayor riesgo de aborto espontáneo y, posiblemente, a otras complicaciones del embarazo.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si le cuesta mucho dejar el café de golpe, puede comenzar de la siguiente manera:

  • Reduzca el consumo a una o dos tazas por día.

  • Reduzca gradualmente la cantidad combinando café descafeinado con café normal.

  • Finalmente, deje por completo el café normal.

Y recuerde que la cafeína no se encuentra únicamente en el café. El té verde y el té negro, los refrescos de cola y otros tipos de refrescos contienen cafeína. Intente pasar a productos descafeinados (que tal vez tengan un poco de cafeína, pero en cantidades mucho más pequeñas) o alternativas sin cafeína.

Si se está preguntando por el chocolate, que también tiene cafeína, la buena noticia es que puede comer chocolate con moderación. Una taza de café contiene entre 95 y 135 miligramos de cafeína, pero una tableta de chocolate promedio contiene entre 5 y 30 miligramos. Por lo tanto, no hay ningún problema en que consuma cantidades pequeñas de chocolate.

Ciertos alimentos

¿Hay alimentos que debo evitar? Sí. Debe tratar de evitar o limitar su exposición a aquellos alimentos que con mayor probabilidad estén contaminados con bacterias o con metales pesados. Los que debe evitar durante todo el embarazo son los siguientes:

  • los quesos blandos no pasteurizados (con frecuencia promocionados como "frescos"), como el queso feta, el queso de cabra, el brie, el camembert, el queso azul y el queso fresco propiamente dicho
  • la leche, los jugos y la cidra de manzana que no estén pasteurizados
  • los huevos crudos o los alimentos que contienen huevos crudos, lo cual incluye la mousse, el tiramisú, la masa para hacer galletas que no esté totalmente cocida, el helado casero y la salsa César para ensaladas
  • el pescado crudo o poco cocido (sushi), los mariscos o las carnes crudos o poco cocidos
  • los patés y otros productos untables derivados de la carne
  • las carnes procesadas, como los perros calientes, los productos de charcutería (deben estar bien cocidos antes de comerlos)

Asimismo, si bien el pescado y los mariscos pueden ser una parte sumamente saludable de la dieta durante el embarazo (contienen ácidos grasos omega 3 beneficiosos, son una fuente elevada de proteínas y tienen un bajo contenido de grasas saturadas), debe evitar ciertos tipos de pescado debido a su elevado contenido de mercurio, que puede dañar el cerebro del bebé en desarrollo.

Debe evitar los siguientes pescados:

  • tiburón
  • pez espada
  • carito, peto o sierra
  • blanquillo
  • filete de atún (puede comer cantidades limitadas de atún enlatado, preferentemente claro)

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? Si bien es importante comer muchos alimentos saludables durante el embarazo, también debe evitar las enfermedades que se transmiten a través de los alimentos, como listeriosis, toxoplasmosis y salmonella, que son provocadas por las bacterias presentes en ciertos alimentos. Estas infecciones pueden poner en riesgo la vida del bebé por nacer y pueden provocar malformaciones congénitas o abortos espontáneos.

¿Qué puedo hacer al respecto? Asegúrese de lavar completamente todas las frutas y verduras, que pueden portar bacterias o estar recubiertas con residuos de pesticidas. Y preste atención a lo que compra o lo que come fuera de casa.

Cuando escoja frutos de mar, coma una variedad de pescados y mariscos, y limite la cantidad a aproximadamente 12 onzas por semana; esto equivale a aproximadamente dos comidas. Los pescados y mariscos de consumo habitual que tienen un bajo contenido de mercurio incluyen los siguientes: atún claro enlatado, bagre, abadejo, salmón y camarones. Pero como el atún blanco o albacore tiene más mercurio que el atún claro en lata, conviene no comer más de 6 onzas (o una comida) de atún blanco por semana.

Es posible que durante el embarazo deba evitar de algunos alimentos que normalmente disfrutaría. ¡Pero simplemente piense en lo deliciosos que le resultarán cuando pueda volver a comerlos!

Limpiar el cajón de excremento del gato

¿Debo evitarlo? ¡Sí! El embarazo es el mejor momento para abstenerse de limpiar la caja de excremento del gato. ¡Pero eso no quiere decir que deba mantenerse alejada de su amada mascota!

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? El excremento presente en las cajas de los gatos puede transmitir una infección denominada toxoplasmosis que puede provocar problemas graves en el feto, incluido el parto prematuro, bajo crecimiento y lesiones graves en la vista y el cerebro. Con frecuencia, las mujeres embarazadas que se infectan no presentan ningún síntoma, pero pueden transmitir la infección al bebé en desarrollo.

¿Qué puedo hacer al respecto? Pídale a otra persona que limpie la caja de excremento del gato y que se asegure de hacerlo de manera regular y con cuidado. Al terminar, esta persona debe lavarse bien las manos.

Medicamentos de venta con y sin receta

¿Debo evitarlos? Algunos debe evitarlos; otros, no. Existen muchos medicamentos que no debe tomar durante el embarazo. Asegúrese de hablar con su médico acerca de qué medicamentos con y sin receta puede y no puede tomar, aun cuando parezca que no provocarán ningún problema.

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? Incluso los medicamentos que puede comprar en tiendas sin necesidad de una receta pueden estar contraindicados durante el embarazo debido a los posibles efectos para el bebé. Algunos medicamentos con receta también pueden provocar lesiones en los bebés que se están desarrollando. (El tipo de daño y el grado de la posible lesión en el feto dependen del tipo de medicamento).

Además, si bien pueden parecer inocuos, las hierbas medicinales y los suplementos no están regulados por la Administración de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos. Esto significa que no es necesario que cumplan con normas de seguridad de ningún tipo y, por lo tanto, podrían ser nocivos para su bebé.

¿Qué puedo hacer al respecto? Para asegurarse de no tomar nada que pueda poner en riesgo a su bebé, hable con su médico acerca de lo siguiente:

  • cualquier medicamento que esté tomando (tanto con receta como sin receta) y pregúntele cuáles puede seguir tomando durante el embarazo
  • cualquier preocupación que tenga por los remedios naturales, los suplementos y las vitaminas

Asimismo, informe a todos los proveedores del cuidado de la salud que está embarazada para que lo tengan en cuenta al recomendarle o recetarle medicamentos. Si antes de quedar embarazada le recetaron un medicamento para una enfermedad o una afección que aún padece, el médico puede ayudarla a evaluar los posibles beneficios y riesgos de continuar tomando ese medicamento.

Si se enferma (por ejemplo, con un resfriado) o si tiene síntomas que le provocan molestias o dolor (como un dolor de cabeza o de espalda), hable con su médico acerca de los medicamentos que puede tomar y de otras maneras que pueden ayudarla a sentirse mejor sin necesidad de medicamentos.

Además, si usted está en el tercer trimestre de embarazo y será sometida a una cirugía o procedimiento médico que requiera el uso de anestesia general, hable con el profesional del cuidado de la salud. La Administración de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha emitido una advertencia sobre los posibles efectos en el desarrollo del cerebro del bebé.

Drogas recreativas

¿Debo evitarlas? ¡Sí!

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? Las mujeres embarazadas que usan drogas pueden estar poniendo a sus bebés en riesgo de lo siguiente:

Y sus bebés también podrían nacer siendo adictos a esas drogas.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si consumió drogas en algún momento de su embarazo, es importante que se lo diga a su médico. Aun cuando haya dejado de tomarlas, el bebé por nacer podría estar en riesgo de tener problemas de salud. Si aún está consumiendo drogas, hable con su médico para que la ayude a dejarlas. Las clínicas, como Planned Parenthood, también pueden recomendarle proveedores de cuidado de la salud que pueden ayudarla, de manera gratuita o a muy bajo costo, a dejar de consumir y tener un embarazo saludable.

Tabaco

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Usted jamás encendería un cigarrillo para colocarlo en la boca de su bebé y animarlo a fumar. Por más que esto parezca ridículo, las mujeres embarazadas que continúan fumando están permitiendo que sus fetos también fumen. La madre fumadora transmite la nicotina, el monóxido de carbono y muchas otras sustancias químicas al bebé en crecimiento.

Del mismo modo, debe alejarse de las personas que están fumando, ya sea que se trate de compañeros de trabajo, familiares o personas en espacios públicos.

¿Cuáles son los riesgos para mi bebé? Los problemas que pueden surgir si una mujer embarazada fuma son los siguientes:

Y los riesgos para el feto por la exposición habitual al humo de segunda mano incluyen bajo peso al nacer y retrasos del crecimiento.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si fuma, tener un bebé puede ser el motivo que necesite para abandonar el hábito. Hable con su médico acerca de las opciones para dejar el hábito.

Si pasa tiempo con personas que fuman, pídales amablemente que lo hagan al aire libre y, si usted también se encuentra al aire libre, que lo hagan lejos de usted.

Edulcorantes artificiales (sustitutos del azúcar)

¿Debo evitarlos? Algunos no presentan ningún problema, pero conviene evitar otros.

Se ha determinado que es seguro consumir aspartamo, sucralosa, esteviosido y acesulfamo de potasio, con moderación, durante el embarazo. Sin embargo, debería evitar el aspartamo si usted o su pareja tienen una extraña enfermedad hereditaria denominada fenilcetonuria, en la cual el organismo no puede descomponer la fenilalanina, que es un compuesto presente en el aspartamo. En ese caso, usted debería evitar completamente el consumo ya que su bebé también podría nacer con esta enfermedad.

Los expertos aún no han determinado si es seguro consumir sacarina, presente en algunos alimentos y que se vende en pequeños paquetes, durante el embarazo. La sacarina puede atravesar la placenta y permanecer en el tejido del feto. Asimismo, en Estados Unidos se prohibió el uso de un edulcorante denominado "ciclamato" debido a su posible relación con el cáncer.

¿Cuáles son los riesgos, si es que los hay, para mi bebé? Si bien algunas personas afirman que el edulcorante artificial aspartamo está ligado a enfermedades y deformaciones congénitas, las autoridades gubernamentales y los grupos médicos de todo el mundo han evaluado el aspartamo y lo han aprobado como seguro para consumo humano, incluso durante el embarazo.

Las investigaciones realizadas durante la década de 1970 sugirieron que la sacarina provocaba cáncer de vejiga en las ratas de laboratorio cuando se consumía en grandes cantidades. No obstante, desde entonces, esos estudios han sido cuestionados con frecuencia. Además, en el año 2000, se eliminó una advertencia que debía incluirse en las etiquetas de los productos con sacarina para indicar que podían provocar cáncer.

¿Qué puedo hacer al respecto? En lo que se refiere al aspartamo, la sucralosa, el esteviosido y el acesulfamo K, la clave está en consumirlos con moderación. No hay problema en tomar un refresco dietético o comer alimentos sin azúcar que contengan estos edulcorantes artificiales, siempre que lo haga de forma ocasional. Pero si realmente tiene antojo de algo dulce, probablemente sea mejor comer o beber el alimento con azúcar, siempre y cuando lo haga con moderación.

Si ya consumió algo con sacarina durante el embarazo, no se obsesione. Es muy poco probable que las cantidades pequeñas puedan dañar a su bebé.

Aún así, es conveniente que compruebe las etiquetas de los productos e intente evitar (o al menos limitar) cualquier producto con edulcorantes artificiales (en especial sacarina), simplemente para estar segura. Después de todo, esta es la única vez en la vida en la que tiene una buena razón para evitar los alimentos dietéticos. Y cuantos más alimentos integrales y naturales coma durante el embarazo, mejor.

Viajes en avión

¿Debo evitarlos? No, a menos que esté cerca de la fecha probable de parto o que su médico le indique que usted o su bebé tienen una afección médica que requiera que se quede cerca de su hogar. A las mujeres con algunas afecciones de salud, como hipertensión arterial o coágulos de sangre, antecedentes de abortos espontáneos, partos prematuros, embarazo ectópico u otras complicaciones prenatales, se les recomienda no viajar en avión.

Por el contrario, la mayoría de las mujeres embarazadas saludables pueden volar hasta 4 semanas antes de su fecha de parto. Después, es mejor mantenerse cerca de su residencia por si se desencadena el parto.

Nota: Se recomienda a las mujeres embarazadas no volar a zonas con altitud elevada, regiones con brotes de enfermedades o en las cuales se recomiende a los viajeros colocarse ciertas vacunas.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? En el caso de las mujeres sanas, no existen riesgos significativos. Sin embargo, las mujeres que tienen embarazos complicados, en especial los que involucran al sistema cardiovascular, podrían tener complicaciones por un viaje en avión y deben conversar con su médico acerca de sus planes de viajar.

¿Qué puedo hacer al respecto? Hable con su médico sobre los planes de realizar viajes extensos o a grandes distancias durante el último trimestre del embarazo. Si el médico le da el visto bueno, comuníquese con la compañía aérea para conocer sus políticas sobre vuelos durante el embarazo. (La mayoría de las aerolíneas permiten que las mujeres embarazadas vuelen hasta la semana 37).

Para asegurarse de estar lo más cómoda posible durante el vuelo:

  • Mueva las piernas regularmente o levántese del asiento (en especial durante los vuelos largos) para favorecer la circulación y ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre.

  • Use medias elásticas para prevenir la formación de coágulos en las piernas.

  • Lleve abrochado el cinturón de seguridad mientras estén sentada para reducir al mínimo los posibles golpes en caso de turbulencia.

Tinturas para el cabello

¿Debo evitarlas? No. De acuerdo con el ACOG (colegio de obstetras y ginecólogos de Estados Unidos), como se absorbe muy poca tintura por la piel, lo más probable es que sea seguro usar tintura durante el embarazo, aun cuando los médicos indicaban lo contrario en el pasado. Esta es una excelente noticia para muchas mujeres embarazadas: teñirse el cabello puede darle una "inyección" de confianza cuando las demás cosas que ocurren con su cuerpo parecen escapar a su control.

Si bien muy pocos estudios han analizado detenidamente la gran variedad de tratamientos para el cabello y sus posibles efectos sobre el feto, lo que se ha corroborado hasta la fecha demuestra que lo más probable es que los tratamientos capilares sean seguros.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para el bebé? Hasta ahora no se conoce ningún riesgo.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si está preocupada pero desea hacerse un pequeño retoque, pruebe con los rayitos. En este tratamiento se usan menos sustancias químicas que al teñir todo el cabello.

Ejercicios de alto impacto

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Para la mayoría de las mujeres embarazadas, los ejercicios de bajo impacto son una excelente manera de sentirse mejor y ayudan a preparar al cuerpo para el parto. Los ejercicios físicos de bajo impacto aumentan el ritmo cardíaco y la entrada de oxígeno y, al mismo tiempo, ayudan a evitar las acciones repentinas y con golpes que pueden afectar a las articulaciones, los huesos y los músculos. A menos que el médico le indique lo contrario, limítese a practicar ejercicios de bajo impacto.

¿Cuánto es suficiente? El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda que las mujeres saludables que no son altamente activas o que no están acostumbradas a realizar actividad intensa realicen al menos 150 minutos (2 horas y media) de actividad aeróbica de intensidad moderada por semana. Si usted era muy activa o realizaba actividades aeróbicas intensas antes del embarazo, tal vez pueda continuar con su rutina de ejercicios, siempre y cuando su médico considere que es seguro para usted y el bebé.

Es conveniente evitar algunos ejercicios y actividades, como los siguientes:

  • levantamiento de pesas y carga de objetos pesados (después del primer trimestre)
  • abdominales (también después del primer trimestre)
  • deportes de contacto
  • submarinismo
  • rebotes
  • sacudidas (cualquier actividad que pueda provocar muchos movimientos hacia arriba y hacia abajo, como montar a caballo)
  • saltos
  • cambios bruscos de dirección (como el esquí alpino)
  • cualquier actividad con un mayor riesgo de caídas, como la gimnasia artística

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? El ejercicio físico de alto impacto puede causar mayor presión sobre las estructuras del interior del útero y esto podría provocar problemas, como parto prematuro o sangrado.

¿Qué puedo hacer al respecto? Algunas de las maneras saludables para que las mujeres se mantengan en forma incluyen caminar, nadar, hacer gimnasia aeróbica en el agua, el yoga y el Pilates. Pero asegúrese de hablar con su médico antes de comenzar (o continuar) con cualquier rutina de ejercicio físico durante el embarazo.

Sustancias químicas de uso doméstico

¿Debo evitarlas? Algunas debe evitarlas; otras, no. La organización March of Dimes, asegura que si bien el olor de las sustancias químicas como el amoníaco o la lejía,  pueden provocarle náuseas, no son tóxicas. Pero otras sustancias (como algunas pinturas, los solventes, los limpiadores de horno, los removedores de barniz, los desodorantes de ambiente, los aerosoles, los limpiadores de alfombras, etc.) podrían ser tóxicas.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Depende del producto. Algunas sustancias químicas pueden no tener ningún efecto, mientras que otras, en dosis elevadas, podrían ser nocivas.

¿Qué puedo hacer al respecto? Aquí encontrará unos cuantos consejos para garantizar el uso seguro de sustancias químicas de uso doméstico durante su embarazo:

  • Hable con su médico acerca de las preocupaciones que tenga por las sustancias químicas que utiliza en su hogar o en su trabajo.

  • Antes de usar cualquier producto, lea las etiquetas. Si su uso durante el embarazo no es seguro, la etiqueta debería decir que es tóxico. Averigüe no solo si es seguro que usted lo use, sino si es seguro que usted esté cerca mientras otras personas lo están usando. Si la etiqueta no lo especifica, comuníquese con el fabricante.

  • Abra las ventanas y las puertas, y use guantes de látex y una máscara cuando utilice una sustancia química para limpiar.

  • Después de usar cualquier sustancia química, lávese las manos y los brazos, aun cuando haya usado guantes.

  • Opte por productos naturales, como bicarbonato de sodio, bórax y vinagre para limpiar.

  • Haga que otra persona pinte la habitación del bebé, por más que desee hacerlo usted. Y no ayude, bajo ningún concepto, a quitar la pintura de su hogar si fue construido antes de 1978, ya que podría contener pintura a base de plomo. Si bien muchas pinturas actuales se consideran más seguras que las del pasado, sigue siendo una buena idea que otra persona se encargue de pintar. ¡Usted puede continuar con las tareas de decoración una vez que se seque la pintura!

Aerosoles para insectos (insecticidas, pesticidas y repelentes)

¿Debo evitarlas? ¡Sí! Se los considera venenos y las mujeres embarazadas deben mantenerse alejadas de ellos siempre que sea posible.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Si bien el uso ocasional de insecticidas en el hogar puede no ser peligroso, es conveniente tener cuidado. Los niveles de exposición elevados pueden provocar lo siguiente:

  • abortos espontáneos
  • partos prematuros
  • deformaciones congénitas

En lo que respecta a los repelentes de insectos (que pueden contener DEET o dietiltoluamida), no se conocen los riesgos con certeza. Por lo tanto, es conveniente no usarlos durante el embarazo o usar guantes para colocar una pequeña cantidad sobre las medias, el calzado y las prendas de vestir en lugar de colocarse los repelentes directamente sobre la piel.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si tiene un problema con los insectos en su hogar, la organización March of Dimes sugiere lo siguiente:

  • Utilice métodos más seguros para eliminarlos, como el ácido bórico, que seguramente conseguirá en una ferretería.

  • Asegúrese de que otra persona se encargue de colocar los pesticidas.

  • Cuando rocíe pesticidas en el exterior de su hogar, cierre todas las ventanas y apague los aires acondicionados y los ventiladores de las ventanas para evitar que los gases entren en su casa.

  • Retire los alimentos, utensilios y platos de los lugares en los que se usarán sustancias químicas.

  • Manténgase alejada de la zona tratada durante la aplicación del pesticida y, después, durante la cantidad de tiempo que se especifique en la etiqueta del producto.

  • Después de usar un pesticida en el hogar, pídale a otra persona que lave la zona tratada donde se preparen o sirvan alimentos.

  • Use guantes de látex cuando haga jardinería en una zona donde se hayan usado pesticidas.

  • Si tiene agua de pozo y utiliza pesticidas, fertilizantes o herbicidas, haga que analicen el suministro de agua regularmente.

Plomo

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Sin embargo, la exposición a niveles elevados de plomo es inusual en los Estados Unidos.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? La exposición a niveles elevados de plomo puede provocar lo siguiente:

  • abortos espontáneos
  • partos prematuros
  • bajo peso al nacer
  • retrasos en el desarrollo

Pero incluso los bajos niveles de plomo pueden provocar problemas sutiles con el comportamiento y el aprendizaje de los niños.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si su hogar se construyó antes de 1978, es posible que la pintura sea a base de plomo. Pero solo se trata de un problema si la pintura se está descascarando, desconchando o si la está retirando. Algunas casas también tienen caños de plomo o de cobre con soldaduras de plomo, que permiten que este metal entre en el agua corriente.

Si tiene una casa antigua o cree que podría tener tuberías o soldaduras de plomo y está preocupada por la exposición a este metal, puede pedirle a un profesional que analice su agua, el polvo de su hogar, la tierra del exterior y la pintura de su hogar para determinar si hay presencia de plomo.

Asegúrese de que quien retire en su hogar la pintura que pueda ser a base de plomo cumpla con los siguientes requisitos:

  • sea un profesional entrenado en la extracción de pintura a base de plomo (deshacerse de la pintura a base de plomo no es una tarea que pueda hacer un aficionado)
  • quite la pintura cuando usted no esté presente
  • no raspe, lije o utilice una pistola de calor para quitar la pintura (estos métodos pueden dejar polvo de plomo en el aire)
  • limpie cuidadosamente el área inmediatamente después de terminar

Para ayudar a reducir los posibles niveles de plomo en el agua corriente, puede dejar correr el agua durante 30 segundos antes de usarla o comprar un filtro de agua que indique específicamente que elimina el plomo en su empaque.

Exceso de calor (baños calientes, saunas, mantas eléctricas, etc.)

¿Debo evitarlo o limitarlo? Sí. Debe limitar las actividades que eleven su temperatura corporal a más de 102 °F (38.9 °C). Estas actividades incluyen:

  • usar saunas o baños calientes
  • tomar baños o duchas prolongados con agua muy caliente
  • usar mantas eléctricas o almohadillas de calor
  • dejar que le suba mucho la temperatura
  • calentarse en exceso por hacer ejercicio físico o estar al exterior en clima muy caluroso

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Si la temperatura de su cuerpo supera los 102 °F (38.9 °C) durante más de diez minutos, el exceso de calor puede causarle problemas al feto. El exceso de calor en el primer trimestre puede provocar defectos en el tubo neural y abortos espontáneos. Cuando el embarazo está más avanzado, la madre puede sufrir deshidratación.

¿Qué puedo hacer al respecto? En lugar de tomar baños calientes o saunas, zambúllase en una piscina con agua templada. Y probablemente sea una buena idea ducharse o bañarse con agua tibia o ligeramente caliente. Si tiene fiebre durante el embarazo, hable con su médico para que le indique de qué maneras puede bajarla. Y escuche a su cuerpo cuando note que tiene exceso de calor al hacer ejercicio físico o mientras disfruta de los meses cálidos al aire libre.

Pero si ya se ha expuesto al exceso de calor durante el embarazo, no se preocupe demasiado. Lo más probable es que usted se haya retirado de la situación molesta antes de que ocurriera algún daño.

Autobronceantes

¿Debo evitarlos? Tal vez. Si bien no existen pruebas de que los autobronceantes sean nocivos para los bebés que aún no han nacido, no son muchos los estudios que se han hecho sobre sus efectos sobre el feto.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? No se han documentado riesgos específicos relacionados con los autobronceantes.

¿Qué puedo hacer al respecto? Para tener un poco de color en el verano, evite los autobronceantes y colóquese maquillaje tipo bronzer en el rostro, el cuello, los hombros y el pecho. Y si decide colocarse un autobronceante, eso es mucho más seguro que recostarse al sol y correr el riesgo de tener exceso de calor. Como ya hemos visto, el exceso de calor durante el primer trimestre del embarazo puede provocar problemas significativos para el bebé; en los embarazos más avanzados, puede provocar deshidratación en la madre. De todos modos, hable con su médico antes de usar un autobronceante.

Relaciones sexuales

¿Debo evitarlas? No. La mayoría de las mujeres con un embarazo "normal" pueden continuar teniendo relaciones sexuales; es perfectamente seguro, tanto para la madre como para el bebé, incluso hasta el momento del parto. Por supuesto, probablemente tendrá que hacer algunos cambios posturales para su comodidad a medida que el vientre aumente de tamaño.

Los médicos pueden desaconsejar las relaciones sexuales si consideran que hay o puede haber complicaciones significativas con el embarazo de una mujer. Estas complicaciones incluyen las siguientes:

  • antecedentes o amenazas de aborto espontáneo
  • antecedentes de partos prematuros (haber dado a luz un bebé antes de la semana 37) o signos que indican que existen riesgos de parto prematuro (como contracciones uterinas prematuras)
  • sangrado, flujo o calambres vaginales sin explicación
  • pérdida de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé)
  • placenta previa, una afección en la cual la placenta (la estructura rica en sangre que nutre al bebé) está ubicada tan abajo que cubre el cuello del útero
  • insuficiencia de cuello uterino, un trastorno en el cual el cuello del útero está debilitado, se dilata (se abre) prematuramente, lo cual aumenta los riesgos de aborto espontáneo o parto prematuro
  • varios fetos (embarazo de mellizos, trillizos, etc.)

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? No debe tener relaciones sexuales con una pareja de la cual no conoce su historia sexual o que pueda tener una enfermedad de transmisión sexual, como herpes, verrugas genitales, clamidiasis o VIH. Si se infecta, puede transmitir la enfermedad a su bebé y los efectos podrían ser peligrosos.

¿Qué puedo hacer al respecto? Hable con su médico acerca de las molestias que tenga durante las relaciones sexuales o después de ellas, y sobre cualquier otra preocupación.

Beber agua del grifo

¿Debo evitarlo? No necesariamente. Antes de salir a comprar la cantidad suficiente de agua embotellada como para 9 meses, dígale a su médico dónde vive y si tiene agua corriente o agua de pozo.

También es importante destacar que el simple hecho de que el agua esté embotellada no significa necesariamente que sea más segura. Si bien el agua embotellada (que está regulada por la FDA) tal vez sepa mejor o diferente, el agua corriente cumple las mismas normas de la EPA (Environmental Protection Agency).

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Según la organización March of Dimes, distintos estudios ofrecen resultados diferentes. Algunos han determinado que el cloro que se utiliza para el tratamiento del agua corriente puede convertirse en cloroformo cuando se mezcla con otros materiales presentes en el agua y esto puede incrementar el riesgo de abortos espontáneos y de retraso del crecimiento fetal. Pero otros estudios no han podido corroborar esta relación. A otras personas les preocupa la posibilidad de que el agua esté contaminada con elementos como plomo o pesticidas. Si tiene agua de pozo, probablemente deba analizarla regularmente, como una vez al año, sin importar si está embarazada o no.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si está preocupada, comuníquese con el proveedor de agua local para obtener una copia del reporte anual de calidad del agua. Si continúa preocupada o si tiene agua de pozo, haga analizar el agua en un laboratorio certificado por el estado. Este análisis puede costarle desde quince a cientos de dólares, según la cantidad de contaminantes que desea descartar.

Para tranquilizarse, puede comprar un filtro de agua que ayude a reducir los niveles de plomo, algunas bacterias y virus y sustancias químicas, como el cloro. Asegúrese de leer la etiqueta del producto, ya que algunos filtros eliminan más sustancias que otros.

Las jarras de mesa con sistemas de filtrado o los filtros que se montan en los grifos son bastante económicos (algunos se consiguen por menos de 50 dólares), mientras que los sistemas que se utilizan para tratar el suministro de agua de toda la casa son mucho más costosos (hasta miles de dólares). También puede solicitar enfriadores de agua rellenables; con frecuencia se ofrecen en tiendas de venta al por mayor.

Blanqueadores dentales y blanqueamiento dental

¿Debo evitarlos? Tal vez. Al igual que con los autobronceantes, no se han hecho estudios serios sobre los blanqueadores dentales que prueben con certeza que su uso es seguro en mujeres embarazadas. Y algunos fabricantes de blanqueadores desaconsejan su uso durante el embarazo. Algunos dentistas recomiendan esperar hasta después del embarazo para hacer un blanqueamiento dental y otros afirman que el procedimiento es seguro. La principal preocupación son los posibles efectos que tendrían en el feto las sustancias químicas que se utilizan en los productos para el blanqueamiento de los dientes si la madre las llegara a tragar.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Actualmente no se dispone de pruebas de que el blanqueamiento de los dientes pueda dañar al feto.

¿Qué puedo hacer al respecto? Hable con su médico antes de usar productos blanqueadores. Si prefiere esperar hasta después del embarazo para tener los dientes blancos como perlas, simplemente cepíllelos regularmente con una pasta de dientes blanqueadora, que podría darle un brillo especial a su sonrisa.

Vacunas

¿Debo evitarlas? En muchos casos, sí; en otros, no. Para la mayoría de las vacunas conviene esperar hasta después del embarazo, pero algunas pocas se consideran seguras. Es posible que el médico le indique que puede vacunarse si:

  • existen altas probabilidades de que esté expuesta a una enfermedad o una infección en particular y los beneficios de la vacunación superan los posibles riesgos
  • una infección podría poner en riesgo a usted o al bebé
  • es poco probable que la vacuna tenga efectos nocivos

La vacuna de la gripe reúne los criterios anteriores y los CDC la recomiendan durante cualquier etapa del embarazo. Pero las mujeres embarazadas solo deben recibir la vacuna elaborada con virus inactivos.

La vacuna de la gripe puede frenar los problemas relacionados con la gripe en las mujeres embarazadas con mayores riesgos de complicaciones por la enfermedad. Y la vacuna es segura; los estudios demuestran que no afecta al feto. También ayuda a proteger a la madre y al bebé de la gripe (y otros virus) durante el primer año de vida del bebé.

Ahora, se recomienda la vacuna DTP (contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa o pertussis) para todas las mujeres embarazadas en la segunda mitad del embarazo, sin importar si ya se han dado la vacuna o no, o cuándo recibieron la última aplicación. Esta nueva recomendación se hizo en respuesta al incremento en las infecciones con pertussis (tos convulsa), que puede resultar mortal en los recién nacidos que aún no han recibido sus vacunas de rutina.

Además de la vacuna de la gripe y la DTP, otras vacunas que los CDC consideran seguras durante el embarazo, pero únicamente en caso de ser verdaderamente necesarias, son las siguientes:

  • hepatitis B
  • meningitis
  • rabia

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? No se recomienda aplicar vacunas con virus vivos, que son las que contienen un organismo vivo, a las mujeres embarazadas debido al riesgo de que la infección o la enfermedad real que la vacuna busca prevenir se pueda transmitir al bebé aún no nacido. Sin embargo, esto depende de las circunstancias y de si, en definitiva, es más seguro recibir la vacuna que quedar expuesta a la enfermedad real. Por ejemplo, la vacuna contra la varicela puede ser más segura para su bebé aún no nacido que contagiarse la infección. Por eso, si cree que ha estado expuesta a la enfermedad, es importante que hable con su médico.

No obstante, los investigadores no han determinado aún cuáles son los riesgos de algunas vacunas para el feto. Por lo tanto, es conveniente esperar para vacunarse, a menos que su médico le indique lo contrario.

¿Qué puedo hacer al respecto? Asegúrese de hablar con su médico antes de recibir cualquier tipo de vacunas durante el embarazo. Además, indíquele a su médico si queda embarazada dentro de las 4 semanas posteriores a haber recibido una vacuna. Y si el lugar en el que trabaja le exige ciertas vacunas, asegúrese de hacerles saber que está embarazada antes de aceptar que la inmunicen.

Radiografías

¿Debo evitarlas? Sí y no. Si el médico considera que es realmente necesario que se haga una radiografía durante el embarazo (por su propio bienestar y el de su bebé), entonces es muy poco probable que los bajos niveles de radiación de las radiografías resulten nocivos. Sin embargo, si puede esperar sin riesgos a realizarse la radiografía una vez que haya nacido el bebé, entonces esa sea tal vez la mejor opción.

¿Cuáles son los riesgos, si los hay, para mi bebé? Los expertos en salud afirman que lo más probable es que las radiografías sean seguras durante el embarazo. La mayoría de las radiografías de diagnóstico emiten mucho menos que 5 rads, que es el límite sugerido por la FDA al que puede exponerse una mujer durante el embarazo.

Los diferentes procedimientos radiológicos emiten distintas cantidades de radiación y la dirección de los rayos también repercute en la posibilidad de exposición del feto. Las radiografías dentales, por ejemplo, no deben preocupar demasiado porque la zona irradiada está muy alejada del útero. 

¿Qué puedo hacer al respecto? Los investigadores consideran que los fetos son más susceptibles a los efectos nocivos de las radiaciones debido a la gran velocidad a la que se dividen sus células. Asegúrese siempre de que sus proveedores de cuidado de la salud (incluido el dentista y el radiólogo) sepan que usted está embarazada antes de realizarse una radiografía. Asegúrese también de cubrirse el abdomen con un delantal de plomo.

Si le preocupan los efectos y prefiere no realizarse una radiografía durante el embarazo, tal vez el médico pueda recurrir a una resonancia magnética durante el primer trimestre y a una ecografía en cualquier momento del embarazo.

Mantener todo en perspectiva

Si bien no es seguro hacer algunas cosas durante el embarazo, intente no dedicarle demasiado tiempo a pensar en esto y a preocuparse. Cuando tenga alguna duda, recurra al sentido común; si parece una mala idea, que no es necesario hacerlo ya mismo o que es riesgoso, espere hasta haber hablado con su médico. Probablemente él pueda ayudarla a tranquilizarse e incluso le haga saber que puede hacer algo que nunca pensó que podría hacer hasta después de dar a luz.

Sobre todo, asegúrese de seguir las recomendaciones más importantes para un embarazo saludable: comer bien, descansar mucho, mantenerse alejada de las drogas, el alcohol y el tabaco. De esta manera, estará en camino de mantenerse sana y de mantener sano a su bebé.

Fecha de revisión: noviembre de 2016

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com