KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje

Al igual que con otras habilidades e hitos evolutivos, la edad a la que los niños aprenden el lenguaje y empiezan a hablar varía. Muchos bebés balbucean alegremente "mamá" y "papá" mucho antes de su primer cumpleaños, y la mayoría de los niños pequeños pueden decir en torno a 20 palabras cuando tienen unos 18 meses de edad. ¿Pero y si su hijo ya tiene 2 años y apenas habla o solo junta un par de palabras?

Conocer qué es "normal" y qué no lo es en el desarrollo del habla y del lenguaje puede ayudarle a saber si usted se debería preocupar o si su hijo está evolucionando según lo esperable.

¿En qué se distinguen el habla y el lenguaje?

  • El habla es la expresión verbal del lenguaje e incluye la articulación, que es el modo en que se forman los sonidos y las palabras.
  • El lenguaje es el sistema completo de expresar y recibir información provista de significado. Se refiere a entender y ser entendido a través de la comunicación, sea verbal, no verbal o escrita.

¿Qué es un retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje?

Los problemas del habla y del lenguaje difieren, pero a menudo se superponen. Por ejemplo:

  • un niño con un retraso en el desarrollo de lenguaje puede pronunciar correctamente las palabras, pero ser incapaz de combinar dos palabras en una frase.
  • un niño con un retraso del habla puede ser capaz de utilizar palabras y frases para expresar sus ideas, pero puede ser difícil de entender.

¿Cuándo desarrollan los niños el habla y el lenguaje?

Las etapas en el desarrollo del habla y del lenguaje son las mismas para todos los niños, pero las edades a las que los niños las desarrollan pueden variar de forma considerable.

En las revisiones médicas ordinarias, los médicos se fijarán en si su hijo ha desarrollado los hitos evolutivos del desarrollo del habla y el lenguaje a las siguientes edades.

Antes de los 12 meses

Cuando cumplen un año, los bebés ya deben estar utilizando la voz para relacionarse con su entorno. El gorgojeo y el balbuceo son las fases iniciales del desarrollo del habla. Cuando tienen en torno a 9 meses de edad, los bebés empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como "mamá" y "papá" (aunque sin entender qué significan).

Antes de los 12 meses, los bebés también deben prestar atención a los sonidos y empezar a reconocer nombres de objetos de uso común (como biberón, chupete, etc.). Un bebé que observa atentamente su entorno pero no reacciona ante el sonido podría presentar una pérdida auditiva (o hipoacusia).

Entre los 12 y los 15 meses

Los niños de esta edad deberían tener un amplio abanico de sonidos en su balbuceo (como p, b, m, d, o n), empezar a imitar sonidos y palabras que oyen y decir una o más palabras (excluyendo "mamá" y "papá"). Los sustantivos suelen ser las primeras palabras que utilizan los bebés, como "bebé" y "pelota". Los niños de esta edad también deberían entender y seguir instrucciones de un solo paso (como "Por favor, pásame el juguete").

De los 18 a los 24 meses

La mayoría (pero no todos) de los niños son capaces de decir unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses de edad, y unas 50 o más cuando cumplen 2 años. En torno a los 2 años de edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como "bebé llora" o "papá grande". Un niño de 2 años debería poder identificar objetos de uso común (tanto cuando el objeto está presente como cuando se trata de un dibujo del objeto), señalarse los ojos, las orejas y la nariz cuando alguien se los menciona; y seguir instrucciones de dos pasos (como "Por favor, recoge el juguete y dámelo").

De 2 a 3 años

Los padres suelen ver grandes avances en el habla de sus hijos a esta edad. El vocabulario del niño debería crecer considerablemente (demasiadas palabras para poderlas contar) y el niño debería combinar tres o más palabras en frases más largas.

Su comprensión también debería mejorar; con 3 años, un niño debería empezar a entender qué significa "ponlo en la mesa" o "déjalo debajo de la cama". Los niños de esta edad deben empezar a identificar colores y a entender conceptos descriptivos (como, grande versus a pequeño).

¿Cuáles son los signos de alarma de un posible retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje?

Un bebé que no reacciona al sonido o que no está vocalizando debería ir al médico lo antes posible. A menudo es difícil que los padres sepan si su hijo solo está tardando más tiempo en alcanzar un hito evolutivo en el desarrollo del habla o del lenguaje o si padece un problema que requiere atención médica.

He aquí algunas cosas en las que se usted se debería fijar. Llame al médico de su hijo si:

  • con 12 meses: no utiliza gestos, como señalar o despedirse con la mano
  • con 18 meses: prefiere comunicarse con gestos en lugar de con vocalizaciones
  • tiene dificultades para imitar sonidos
  • tiene dificultades para entender órdenes verbales sencillas
  • con 2 años: solo imita el habla o los actos ajenos pero no genera palabras o frases de forma espontánea
  • solo dice determinados sonidos o palabras de forma repetitiva y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas
  • no puede seguir instrucciones sencillas
  • tiene un tono de voz extraño o una pronunciación extraña (ronquera o nasalidad, por ejemplo)
  • cuesta más entenderle de lo que sería esperable para su edad.
    • Los padres y los cuidadores habituales del niño deberían entender aproximadamente la mitad de lo que dice un niño de 2 años de edad y aproximadamente tres cuartas partes de lo que dice uno de 3 años.
    • Con 4 años de edad, a un niño se le debería entender prácticamente todo, incluso cuando hable con desconocidos.

¿Qué causa los retrasos del habla o del lenguaje?

Un retraso en el desarrollo del habla en un niño que en otros ámbitos se está desarrollando con normalidad se puede deber a problemas orales, como alteraciones en la lengua o en el paladar. Un frenillo corto (el pliegue que hay debajo de la lengua) puede limitar los movimientos linguales para la producción del habla.

Muchos niños con retrasos del habla tienen problemas orales-motores. Ocurren cuando hay un problema en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla, lo que dificulta que el niño coordine labios, lengua y mandíbula para emitir los sonidos del habla. Estos niños pueden tener otros problemas orales-motores, como dificultades para alimentarse.

Los problemas auditivos también pueden estar relacionados con los retrasos del habla. Por eso, un audiólogo debería evaluar la audición del niño siempre que haya una preocupación por el habla. Los niños con problemas auditivos pueden tener problemas para articular, así como para entender, imitar y utilizar el lenguaje.

Las infecciones de oído, sobre todo las infecciones crónicas, pueden afectar a la audición. De todos modos, las infecciones de oído sin complicaciones y que hayan recibido un tratamiento adecuado no deberían tener ningún efecto en el habla del niño. Y, siempre que haya una audición normal en por lo menos un oído, tanto el habla como el lenguaje se desarrollarán con normalidad.

¿Cómo se diagnostican los retrasos en el habla o en el lenguaje?

Si usted o el médico de su hijo creen que su hijo podría tener un problema en el habla o en el lenguaje, es muy importante que un patólogo del habla y del lenguaje lo evalúe lo antes posible. Usted mismo puede buscar un patólogo del habla y del lenguaje o puede pedir al profesional de la salud que lleve a su hijo que le recomiende uno.

El patólogo del habla y del lenguaje evaluará el habla y el lenguaje de su hijo teniendo en cuenta el contexto de su desarrollo general. Le aplicará una serie de pruebas estandarizadas y comprobará si ha alcanzado o no los distintos hitos en el desarrollo del habla y del lenguaje.

El patólogo del habla y del lenguaje también avaluará:

  • lo que entiende su hijo (lo que se conoce como lenguaje receptivo)
  • lo que puede decir su hijo (lo que se conoce como lenguaje expresivo)
  • si su hijo intenta comunicarse de otras maneras, como señalando, sacudiendo la cabeza, haciendo gestos, etc.
  • el desarrollo de los sonidos y la claridad del habla
  • el estado oral-motor de su hijo (cómo trabajan conjuntamente boca, lengua, paladar, etc. al hablar, así como al comer y al tragar)

Basándose en los resultados de las pruebas, es posible que el patólogo del habla y del lenguaje recomiende sesiones de terapia del habla para su hijo.

¿Cómo ayuda la terapia del habla?

La terapeuta del habla trabajará con su hijo para mejorar sus habilidades lingüísticas, y le indicará qué puede hacer en casa para ayudar a su hijo.

Qué pueden hacer los padres

La implicación de los padres es una parte importante para ayudar a niños con problemas en el habla o el lenguaje.

He aquí unas pocas formas de favorecer el desarrollo del habla en casa:

  • Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo, incluso durante la etapa de la lactancia: háblele, cántele y fomente en él la imitación de sonidos y de gestos.
  • Lea a su hijo, empezando cuando tan solo sea un bebé. Busque libros que sean apropiados para su edad, de tapa blanda o dura y con imágenes que animen a su hijo a mirar mientras usted las vaya nombrando. Pruebe empezar con cuentos clásicos para bebés (como El conejito Pat, donde se pueden imitar y realizar movimientos, como acariciar) o libros con texturas que los niños pueden palpar y sentir. Más adelante, deje que su hijo señale dibujos reconocibles e intente nombrarlos. Luego pase a los versos y a las canciones infantiles, que tienen el atractivo de la rima y el ritmo. Avance hacia los libros predecibles (como el de Los tres cerditos) que permiten a los niños anticipar lo que va a ocurrir. Es posible que su pequeño hasta empiece a memorizar partes de sus cuentos favoritos.
  • Aproveche situaciones de la vida cotidiana para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo. Es decir, pásese todo el día hablándole sin parar. Por ejemplo, nombre los alimentos que compra en la tienda de comestibles, explíquele lo que vaya haciendo mientras prepare la comida o limpie una habitación, señale objetos de la casa y, cuando vayan en coche, coméntele los sonidos que vayan oyendo. Formule preguntas a su hijo y hágase eco de sus respuestas (incluso aunque sean difíciles de entender). Hable de forma sencilla, pero evite utilizar el habla infantil, es decir, la forma de hablar propia de los bebés.

Reconocer y tratar un retraso del habla o el lenguaje lo antes posible es el mejor enfoque a seguir. Con un tratamiento adecuado, lo más probable es que su hijo pueda comunicarse mejor con usted y con el resto del mundo.

Fecha de revisión: junio de 2017

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com