[Ir al contenido]

Escoliosis idiopática

¿Qué es la escoliosis idiopática?

Las personas con escoliosis tienen una curvatura lateral en la columna vertebral en forma de "S" o de "C". Además, algunos de los huesos (o vértebras) de la espalda pueden rotar, lo que hace que la columna se tuerza.

Las curvaturas mínimas no suelen causar problemas. Pero una curvatura que empeora puede provocar dolor y problemas de salud. Las curvaturas importantes pueden dañar las articulaciones, causando dolor o artritis en la columna vertebral. Si la columna vertebral se curva mucho, se pueden desarrollar problemas pulmonares.

illustration: scoliosis

Los niños de cualquier edad, incluyendo a los lactantes, pueden tener escoliosis idiopática. Pero esta afección no se suele detectar hasta que el niño inicia la pubertad.

¿Cuál es la causa de la escoliosis idiopática?

La escoliosis idiopática es una especie de misterio médico. Nadie sabe con seguridad por qué la desarrollan algunos niños, pero las investigaciones indican que se da por familias.

La escoliosis idiopática no está causada por cosas como llevar mochilas muy pesadas, adoptar malas posturas, hacer deporte o cualquier otra cosa que puedan hacer los niños. Los niños no pueden controlar si desarrollan o no una escoliosis. Lo llevan en los genes.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la escoliosis?

A veces la escoliosis es fácil de detectar. La curvatura en la columna vertebral puede hacer que el cuerpo de la persona se incline hacia la derecha o la izquierda. Puede parecer que el cuerpo del niño está inclinado hacia un lado. Algunos niños con escoliosis tienen un hombro más alto que el otro y un omóplato que les sale más que el otro. Si la columna vertebral está torcida, un lado de la caja torácica puede salir hacia fuera más que el otro cuando el niño se agacha.

A menudo, la escoliosis no es tan evidente. Por eso, los profesionales de la salud examinan la columna para detectar la escoliosis como parte de las revisiones ordinarias. Algunos estados disponen de programas de cribado de la escoliosis.

¿Cómo se diagnostica la escoliosis?

Si cree que su hijo puede tener escoliosis, haga una cita con su médico. Puesto que la escoliosis idiopática se da por familias, el médico de su hijo les hará preguntas sobre sus antecedentes médicos familiares para poder hacer el diagnóstico.

El médico de su hijo lo examinará y es posible que lo derive un traumatólogo especializado en este tipo de problemas. Estos médicos son expertos en el tratamiento de los huesos y de los músculos. Ven a muchos niños con escoliosis y pueden saber si un niño necesita o no tratamiento.

Los médicos miden la curvatura de la escoliosis en grados:

  • Una curvatura es leve cuando no llega a los 20 grados.
  • Una curvatura es moderada cuando está entre los 25 y los 40 grados.
  • Una curvatura es grave cuando supera los 50 grados.

Una curvatura grave puede dañar los pulmones. Los traumatólogos suelen trabajar con sus pacientes para que la curvatura de sus columnas vertebrales no llegue hasta este último punto.

¿Cómo se trata la escoliosis?

La mayoría de los niños con escoliosis leve no necesitan tratamiento. De todos modos, los niños con curvaturas leves en la columna vertebral necesitan hacerse revisiones regulares para tener la seguridad de que su curvatura no aumenta. Es mucho más probable que la escoliosis empeore mientras sigan creciendo los huesos. Por eso, los médicos han de controlar bien a los niños, a veces hasta finales de la adolescencia.

Cuando el médico cree que una curvatura de moderada a grave podría empeorar o causar problemas, suelen hacer que sus pacientes lleven un corsé ortopédico hasta que dejen de crecer. El corsé no sirve para corregir una curvatura previamente existente, pero puede impedir que esa curvatura empeore.

Los niños con escoliosis grave pueden tener que operarse.

No hay una forma rápida de corregir la escoliosis. Llevar puesto un corsé o recuperarse de una operación requiere tiempo. Puede ser duro para los niños (¡y para sus padres!). El equipo médico de su hijo les puede poner en contacto con otras familias que hayan pasado por una experiencia similar o ayudarles a encontrar un grupo de apoyo.

Corsés ortopédicos para la espalda

Existen varios tipos de corsés. Puesto que la curvatura de la columna de cada niño es diferente, el traumatólogo decidirá la cantidad de horas que el niño debe llevar puesto el corsé ortopédico.

El corsé actúa como un dispositivo de sujeción y evita que la columna se desvíe aún más. El corsé no logrará enderezar la columna. Pero, si cumple su función, la desviación no aumentará.

Los equipos de tratamiento de la escoliosis trabajan con sus pacientes para elegir el corsé más adecuado para cada caso. El corsé adecuado será el que funcione mejor para el tipo de curvatura que presente cada niño. También será el corsé con el que el niño se siente más cómodo. Llevar un corsé ortopédico correctamente puede hacer que no sea necesario operar.

Cirugía

Algunos niños con escoliosis grave necesitan un tipo de operación llamada "fusión espinal o fusión vertebral". Durante la operación, el cirujano endereza la columna vertebral lo máximo posible y la mantiene en su sitio con varillas metálica y tornillos. Luego el cirujano coloca un injerto óseo para unir (o fusionar) entre sí varias vértebras. Así, la curvatura de la columna vertebral no empeorará.

Al cabo de aproximadamente un año, las vértebras deberían estar completamente unidas. Las varillas metálicas dejarán de ser necesarias, pero permanecerán en la espalda porque no harán ningún mal y sería necesario volver a operar para extraerlas.

De cara al futuro

Una vez completado el tratamiento de la escoliosis, los niños podrán llevar vidas activas y plenas. Siempre que una persona con escoliosis reciba un tratamiento adecuado en la infancia, su columna vertebral no se seguirá curvando después de que deje de crecer.

Revisado por: Suken A. Shah, MD
Fecha de revisión: julio de 2017

Más sobre este tema para: