KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


¿Son seguros los tratamientos que se hacen en otros países?

Mi hijo tiene una afección médica, y no parece que sus tratamientos estén dando buenos resultados. He leído sobre un tratamiento nuevo y prometedor que le podría ayudar, pero solo lo aplican en otro país. ¿Deberíamos ir allí para tratarlo?
– Judi 

Si su hijo está enfermo o tiene necesidades médicas especiales, es normal que usted lo quiera ayudar de cualquier forma posible. A fin de cuentas, quiere que su hijo reciba el mejor tratamiento. Pero dar la oportunidad a un tratamiento no probado o a una terapia que no se ha estudiado aquí, en EE.UU., le podría hacer más mal que bien. 

Otros países no disponen de las mismas leyes ni normativas para regular la asistencia sanitaria de que disponemos aquí. También puede haber problemas de comunicación si no sabe hablar el idioma del país de destino, lo que puede llevar a malentendidos y errores. Los médicos de otros países también podrían tener problemas para acceder a los antecedentes médicos de su hijo, necesarios para asegurarse de que un tratamiento es seguro. También es posible que su compañía de salud no pague tratamientos aplicados en otros países. 

Y luego están los daños que podría recibir su hijo por recibir un tratamiento que no está estrictamente regulado ni atentamente supervisado en EE.UU. o en otro país. Entre los riesgos posibles, se incluyen los siguientes: 

Si no está satisfecho con el tratamiento que está recibiendo su hijo, dígaselo al médico de su hijo. Si ya ha hablado con el médico de su hijo pero cree que se podría hacer más, considere la posibilidad de pedir una segunda opinión (hablar con otro médico sobre la afección médica de su hijo y su tratamiento). 

Otra opción consistiría en inscribir a su hijo en un ensayo clínico si hubiera uno adecuado y disponible en EE.UU. En los ensayos clínicos, se estudian nuevas terapias o tratamientos posibles. Para que se haga un ensayo clínico sobre un tratamiento, tiene que haber motivos para creer que va a funcionar. 

En un ensayo clínico, algunos pacientes reciben el nuevo tratamiento, otros reciben el tratamiento habitual y, menos a menudo, hay otros que reciben un placebo (un tratamiento falso o un comprimido de azúcar que no contiene ningún tipo de medicamento). Y luego los médicos comparan los resultados. Si su hijo participa en uno de estos ensayos, lo más probable es que usted no sepa qué tipo de tratamiento recibe. 

El médico de su hijo les recomendará un ensayo clínico solo si considera que su hijo es elegible, es decir, si cumple los requisitos pertinentes para recibirlo. Luego, los médicos encargados de hacer el ensayo decidirán si su hijo es adecuado para participar en el ensayo. Si su hijo fuera un buen candidato para participar en un ensayo clínico, infórmese al máximo sobre el ensayo y sobre el tratamiento. Considere tanto las ventajas como los posibles riesgos a fin de poder tomar la mejor decisión para su hijo. 

Para obtener una lista de los ensayos clínicos con niños que se hacen en EE.UU., visite el sitio web sobre ensayos clínicos del gobierno federal.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: agosto de 2015

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com