KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Alimentar a su hijo de 8 a 12 meses de edad

En torno a los 8 meses de edad, la mayoría de los bebés son unos expertos en el consumo de papillas infantiles de cereales enriquecidas con hierro y de purés que les han introducido sus padres en la dieta, junto a la leche materna o artificial. 

A lo largo de los próximos meses, empezarán a explorar los alimentos propios de los adultos.

Cambio de hábitos alimentarios  

Conforme vaya ampliando el paladar de su hijo, siga ofreciéndole alimentos nuevos a modo de prueba (de unos pocos días a una semana) y fíjese en posibles reacciones alérgicas. Pero:

  • No le de miel a su bebé hasta después de que cumpla 1 año. La miel puede contener ciertas esporas que, aunque son inocuas para los adultos, puede causar el botulismo en los bebés.
     
  • Y no le dé  leche de vaca hasta que el bebé supere los 12 meses de edad porque carece de las propiedades nutritivas que necesitan los bebés. 
 

Puede comprar alimentos para bebés que ofrezcan nuevos sabores y nuevas texturas (a esta edad, es posible que su bebé disfrute probando alimentos de texturas más espesas que requieren masticar un poco más). O puede machacar los alimentos utilizando un tenedor, cortar trocitos pequeños o triturar cualquier alimento que coma el resto de la familia. Para prevenir los atragantamientos y las asfixias por aspiración, cocínelos durante más tiempo, hasta que estén muy blandos y córtelos en trozos pequeños, que su bebé podrás masticar sin problemas de seguridad. 

Cuando los bebés tienen alrededor de 9 meses, suelen tener la destreza y la coordinación necesarias para agarrar la comida entre los dedos índice y pulgar, y pueden intentar comer solos utilizando las manos. Tal vez también quiera darle una cucharita infantil segura, aunque su hijo tardará un tiempo en saber utilizarla bien. 

Si todavía no ha dejado que su bebé se una al resto de la familia en las comidas, deje que lo haga a partir de ahora. A esta edad, los bebés disfrutan compartiendo la mesa con el resto de la familia. 

En torno al primer cumpleaños, los bebés suelen estar preparados para pasar de la leche artificial a la leche de vaca. Si amamanta a su bebé, puede seguir haciéndolo más allá de su primer cumpleaños o bien detenerse, en función de lo que desee.

Lo más probable es que ya haya facilitado una tacita entrenadora a su bebé, de modo que siga dejando que aprenda a utilizarla. (El jugo se debe dar siempre en taza, nunca en biberón.) A partir de los 12 meses, ya puede servir a su bebé leche entera en una taza, lo que le ayudará a hacer la transición del biberón a la taza.

Seguridad alimentaria 

No deje nunca a su bebé sin supervisión mientras come debido al riesgo de asfixia por aspiración. No le sirva alimentos que podrían suponer un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración, como uva enteras, verduras u hortalizas crudas, frutas duras, pasas, pan blanco, trozos de queso duro, perritos calientes, palomitas de maíz y golosinas duras. 

Si no está seguro de si un alimento que se puede comer con las manos es seguro, pregúntese a sí mismo:

  • ¿Se deshace al entrar en la boca? Algunos cereales se deshacen al entrar en la boca, y lo mismo les ocurre a las galletas saladas (tipo cracker) ligeras y a capas.
     
  • ¿Está lo bastante cocinado como para que se deshaga con facilidad al aplastarlo con el tenedor? Las frutas y las verduras bien cocinadas son fáciles de aplastar. Les ocurre lo mismo a las verduras enlatadas. (Asegúrese de no elegir alimentos enlatados con azúcares o sales añadidos.)

  • ¿Es blando por naturaleza? El queso freso, el requesón, el queso rallado y los trocitos de tofu son blandos por naturaleza.
     
  • ¿Se puede masticar bien? Los trozos de plátano maduro y la pasta bien cocinada se pueden masticar sin problemas. 

Conseguir que las comidas funcionen  

A la hora de introducir nuevos alimentos, tenga en cuenta la personalidad de su hijo. Si su bebé se resiste a probar nuevas texturas, sírvaselas en porciones reducidas y mézcleselas con alimentos que sabe que le gustan.

Un niño a quien le encanta la estimulación puede pasárselo muy bien cuando usted juega al avión mientras le introduce la cuchara en la boca. Pero es posible que un niño más sensible necesite centrarse más en la alimentación con un mínimo de distracciones.

¿Cuánto debería comer mi bebé? 

La leche materna y la leche artificial siguen proporcionando a los bebés en proceso de crecimiento nutrientes importantes, pero los bebés empezarán a beber menos leche conforme se vayan acercando a su primer cumpleaños. Ahora están obteniendo más nutrientes de la variedad de alimentos que han aprendido a comer y a disfrutar. 

Le puede preocupar el hecho de alimentar a su bebé demasiado o demasiado poco. Preste atención a las señales que le dé su hijo sobre lo hambriento y lo satisfecho que está. Un niño que está satisfecho, succionará del pecho o del biberón con menos entusiasmo, dejará de succionar o se apartará del pecho o del biberón. Con los alimentos sólidos, su bebé se apartará, se negará a abrir la boca o escupirá la comida cuando esté satisfecho. 

Deje que su hijo coma con las manos o sostenga una cuchara mientras usted se encarga de alimentarlo. Es una buena forma de prepararlos para la primera infancia, momento en que los niños asumen las responsabilidad de comer solos. Y, si aún ni lo ha hecho, considere el establecimiento de un horario regular para las comidas.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com