[Ir al contenido]

Epilepsia

¿Qué es la epilepsia?

La gente con epilepsia tiene convulsiones, de forma repetida. Una convulsión está causada por una actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Aunque ver cómo una persona tiene convulsiones puede asustar, la mayoría de las convulsiones solo duran de pocos segundos a pocos minutos. Muchos niños con epilepsia superan las convulsiones con la edad.

¿Cuáles son los distintos tipos de epilepsia que puede haber?

Hay varios tipos distintos de epilepsia, como los siguientes:

El tipo de epilepsia de una persona depende del tipo de convulsiones que presenta. Una convulsión puede ser:

  • primaria generalizada, que afecta a ambos lados del cerebro a la vez
  • focal, que solo afecta a un lado, aunque se puede acabar extendiendo al otro lado del cerebro (secundaria generalizada).

A menudo, los niños con epilepsia tienen tantas convulsiones generalizadas como convulsiones focales.

¿Cuál es la causa de la epilepsia?

La epilepsia puede estar causada por una infección, una mutación genética, una lesión cerebral o un tumor cerebral, unos vasos sanguíneos anormales o una hemorragia cerebral.

Los niños con síndrome de Down, autismo, y algunos trastornos metabólicos también pueden tener epilepsia. Algunos tipos de epilepsia se dan por familias.

Más de la mitad de los casos de epilepsia son idiopáticos, lo que significa que no está clara su causa, pero esto está cambiando conforme se van detectado más mutaciones genéticas.

¿Cómo se diagnostica?

La epilepsia infantil la diagnostican los neurólogos pediátricos (unos médicos especializados en el cerebro, la columna vertebral y los problemas que afectan al sistema nervioso). Las pruebas que se hacen para poderla diagnosticar incluyen:

  • análisis de sangre y análisis de orina (en busca de infecciones o enfermedades)
  • un EEG, o electroencefalograma (para ver las ondas cerebrales y la actividad eléctrica cerebral)
  • un V-EEG, o video-electroencefalograma (un EEG provisto de grabación de vídeo)
  • técnicas de diagnóstico por imagen, como la TAC, la RM, y el escáner TEP/RM para observar el cerebro por dentro.

¿Cómo se trata la epilepsia?

La epilepsia se suele tratar con medicamentos. Si los medicamentos no permiten controlar las convulsiones, a veces se prueba con seguir una dieta especial: la dieta cetogénica. Una dieta cetogénica es una dieta estricta de alto contenido en grasas y baja en hidratos de carbono que a veces reduce las convulsiones.

Si los medicamentos no consiguen controlar las convulsiones, los médicos pueden recomendar la estimulación del nervio vago (un dispositivo que estimula el nervio vago), o bien la cirugía.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

La mayoría de los niños con epilepsia pueden llevar una vida normal. Para ayudar a su hijo a vivir mejor con una epilepsia, asegúrese de que:

  • se toma la medicación según las indicaciones de su médico.
  • evita los desencadenantes de las convulsiones (como el estrés excesivo, la falta de sueño o el uso de medicamentos antihistamínicos)
  • recibe ayuda para cualquier problema de aprendizaje que pueda tener
  • acude a todas las visitas con su neurólogo

Es importante garantizar la seguridad de su hijo durante las crisis convulsivas. Por lo tanto, asegúrese de que otros adultos y cuidadores de su hijo (familiares, profesores, entrenadores, etc.) saben cómo actuar.

Revisado por: Harry T. Chugani, MD
Fecha de revisión: agosto de 2017