[Ir al contenido]
KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


El control de la diabetes: por qué es importante

Probablemente habrá oído al médico de su hijo hablar mucho sobre el "control de la diabetes", algo que se suele referir a mantener el azúcar, o la glucosa, en sangre lo más cerca posible de los valores deseables. ¿Qué significa y por qué es tan importante?

¿Qué puede ocurrir si la diabetes no está bien controlada?

Un exceso de azúcar o una cantidad insuficiente de azúcar en sangre puede provocar problemas a corto plazo que requieren tratamiento inmediato, como la hipoglucemia, la hiperglucemia o la cetoacidosis diabética.

Un exceso de azúcar en sangre también puede provocar lesiones a largo plazo en los tejidos corporales. Por ejemplo, puede lesionar los vasos sanguíneos que llevan sangre a órganos vitales, lo que incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardíacas (del corazón), accidentes cerebro-vasculares, enfermedades renales (del riñón), problemas en la vista y problemas neurológicos.

Estos problemas no suelen afectar a niños ni a adolescentes con diabetes que hace pocos años que padecen esta enfermedad. Pero pueden aparecer en personas adultas con diabetes, sobre todo si no se han tratado o no han controlado su enfermedad adecuadamente.

Los niños con diabetes que no controlan sus concentraciones de azúcar en sangre también pueden tener problemas de crecimiento y de desarrollo. Hasta es posible que presenten un retraso en el inicio de la pubertad. La pubertad es cuando el cuerpo cambia a medida que los niños se empiezan a convertir en adultos.

¿Qué cosas pueden afectar las concentraciones de azúcar en sangre?

Controlar la diabetes significa mantener la concentración de azúcar en sangre lo más cerca posible de lo normal. Los medicamentos para la diabetes de su hijo (como la insulina), los alimentos que ingiere y su nivel de actividad física deben estar equilibrados entre sí para mantener sus concentraciones de azúcar en sangre bajo control. Si alguno de ellos se descompensa, su concentración de azúcar en sangre también se descompensará.

Una concentración de azúcar en sangre mal controlada se pueden deber a:

  • no medicarse siguiendo las indicaciones del médico
  • no seguir el plan de alimentación para la diabetes (como comer demasiado o no comer lo suficiente sin reajustar la dosis de los medicamentos para la diabetes)
  • no hacer ejercicio físico con regularidad o no cambiar el plan de tratamiento cuando haya un cambio importante en el nivel de actividad física.
  • una enfermedad o el estrés
  • no comprobar la concentración de azúcar en sangre con suficiente atención como para identificar y corregir rápidamente los cambios que se produzcan

¿Cuáles son las ventajas de llevar un buen control de la diabetes?

Los problemas que puede causar la diabetes pueden ser graves. Pero lo bueno es que mantener las concentraciones de azúcar en sangre lo más cerca posible de la normalidad puede ayudar a prevenirlos.

Un estudio a gran escala mostró que las personas con diabetes tipo 1 que medían su concentración de azúcar en sangre cuatro veces al día o más y ajustaban la dosis de sus medicamentos, la dieta y el ejercicio físico a esas lecturas tenían un menor riesgo de desarrollar enfermedades oculares, problemas renales, lesiones de los nervios y colesterol alto (uno de los principales factor de riesgo para las enfermedades cardíacas).

¿Cómo puedo saber si la diabetes de mi hijo está bajo control?

¿Cómo puede saber si la diabetes de su hijo está bien controlada? En primer lugar, el equipo de atención de la diabetes de su hijo le informará sobre cuál debe ser la concentración de azúcar en sangre de su hijo (su intervalo de referencia), que dependerá de factores como la edad del niño y su estado de salud.

En el día a día, la única forma de saber si la concentración de azúcar en sangre de su hijo se acerca a ese intervalo de referencia (márgenes de normalidad) consiste en medirla a menudo utilizando un glucómetro o un monitor continuo de glucosa (MCG). Estos dispositivos se deben utilizar varias veces al día.

Es posible que el médico de su hijo también le pida la prueba de la hemoglobina glicosilada (abreviada como HbA1c). Proporciona información sobre el control de la glucosa en sangre durante los 2 a 3 meses previos a la realización de la prueba. Su resultado ayuda a los médicos a saber si necesitan hacer cambios en el plan de control de la diabetes de sus pacientes.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Ayudar a su hijo a lograr un buen control del azúcar en sangre puede ser todo un desafío. He aquí algunos consejos:

  • Asegúrese de que su hijo se inyecta la insulina o toma otros medicamentos para la diabetes tal y como se los hayan recetado.
  • Ofrézcale comidas y tentempiés compatibles con su plan de alimentación.
  • Anime a su hijo a hacer ejercicio físico con regularidad.
  • Mida las concentraciones de azúcar en sangre de su hijo a menudo y haga cambios en su plan de tratamiento según las indicaciones del equipo de atención de la diabetes de su hijo.
  • Asegúrese de que su hijo se somete a revisiones médicas regulares.
  • Aprenda todo cuanto pueda sobre la diabetes.
Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2018