KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


La comunicación y su hijo de 2 a 3 años

Comunicarse con su hijo es una de las partes más placenteras y gratificantes de la paternidad. Los niños aprenden absorbiendo información a través de las interacciones diarias y de las experiencias que tienen, no solo con nosotros sino también con otros adultos, miembros de la familia, otros niños y el mundo.

Comunicarse con su hijo

Cuanto en más conversaciones interactivas y en más juegos participan los niños, más aprenden. Las conductas de leerles libros, cantarles, jugar a juegos de palabras o, sencillamente, hablarles, aumentarán su vocabulario y les enseñarán la habilidad de escuchar.

He aquí unas pocas propuestas para ayudar a mejorar las habilidades comunicativas de su hijo:

  • Hable con su hijo sobre qué ha hecho durante el día o sobre los planes para el día siguiente. "Creo que va a llover esta tarde. ¿Qué haremos?" O comente con él lo que le ha ocurrido durante el día a la hora de acostarse.
  • Juegue con él a juegos de simulación.
  • Lea a su hijo sus libros favoritos una y otra vez y anime a su hijo a participar en la lectura diciendo palabras que él ya se sabe. Anime a su hijo a simular que es él quien le lee el cuento a usted.

Vocabulario y pautas de comunicación

Entre los dos y los tres años, los niños experimentan un tremendo desarrollo de sus habilidades lingüísticas. Al principio de este período, la mayoría de los niños pueden seguir órdenes sencillas y saben decir 50 palabras o más. Muchos de ellos combinan palabras en frases cortas. Los niños de esta edad suelen poder seguir instrucciones de dos pasos como: "Toma la pelota y dásela a papá".

En torno a los tres años, el vocabulario de un niño suele ser de 200 palabras o más, y muchos niños pueden unir tres o cuatro palabras en frases. En esta etapa de desarrollo del lenguaje, los niños pueden entender más y hablan con más claridad. Por ahora, usted debería entender en torno al 75% de lo que le diga su hijo.

Los niños deberían estar utilizando el lenguaje libremente y empezando a resolver problemas y a aprender conceptos. Generalmente, a esta edad, los niños pueden participar en una sesión de preguntas y respuestas sencillas. También saben contar hasta tres objetos correctamente, empiezan a explicar historias o cuentos y se saben su nombre y su apellido. 

Si sospecha un problema

Si cree que su hijo está teniendo problemas auditivos, en el desarrollo del lenguaje, o en la claridad del habla, hable con su médico. Una prueba de audición puede ser uno de los primeros pasos para determinar si su hijo tiene un problema auditivo. Dos años de edad no es demasiado pronto para hacerle una evaluación logopédica (del habla y le lenguaje) a un niño, sobre todo si su hijo no sabe seguir órdenes, contestar a preguntas sencillas o decir una cantidad suficiente de palabras.

Problemas de comunicación típicos

Entre los problemas de comunicación principales en los niños de dos a tres años, se incluyen los siguientes:

  • problemas auditivos
  • problemas para seguir órdenes sencillas
  • escasa adquisición de vocabulario
  • habla poco clara
  • tartamudeo

El tartamudeo y los problemas de articulación son habituales en ciertas edades y la mayoría de los niños los superan al crecer. Pero hay otros problemas que pueden requerir de una evaluación a fondo. El médico de su hijo comentará con usted si le podría ir bien una evaluación y un tratamiento logopédico. Los niños que también parecen tener retrasos en otras áreas del desarrollo se pueden remitir a un pediatra del desarrollo o a un psicólogo.

A algunos padres les preocupa que un niño de dos o tres años que no habla pueda tener autismo. Los niños con autismo y afecciones relacionadas pueden tener retrasos en el habla u otros problemas en la comunicación, pero un escaso nivel de interacción social y unos intereses o pautas de comportamiento limitados o restringidos también son marcas distintivas de este trastorno.

Si tiene dudas sobre el desarrollo de su hijo o hay algo que le preocupa, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com