KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


La revisión de su hijo cuando tenga 1 mes

¿Qué puede esperar en esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su bebé:

Alimentación. Los lactantes se deben alimentar cuando tengan hambre. A esta edad, los bebés amamantados hacen entre ocho y doce tomas en cada periodo de 24 horas. Los bebés alimentados con leche artificial ingieren unos 710 ml (24 onzas) de leche al día. Haga eructar a su bebé a mitad y al final de cada toma.

Orina y deposiciones. Los lactantes deberían mojar varios pañales al día. La cantidad de pañales manchados de heces varía, pero la mayoría de los bebés amamantados hacen tres o más deposiciones al día. Cuando tienen alrededor de 6 semanas de vida, los bebés amamantados se pueden pasar varios días sin ir de vientre. Los bebés alimentados con leche artificial hacen un mínimo de una deposición al día. Si hay algo que le preocupa sobre las deposiciones de su hijo, hable con su pediatra.

Sueño. Los bebés de esta edad duermen aproximadamente de 14 a 17 horas a día, incluyendo 4 o 5 siestas diarias. Los bebés amamantados se siguen despertando a menudo por la noche, mientras que los que se alimentan de leche de fórmula pueden dormir más tiempo seguido.

Desarrollo. Con alrededor de 1 mes de vida, los lactantes deberían:

  • enfocar y seguir objetos (sobre todo las caras)
  • responder al sonido, callándose, parpadeando, girando la cabeza, sobresaltándose o llorando
  • seguir teniendo los brazos y las piernas flexionadas pero empezar a extender las piernas con más frecuencia
  • mover brazos y piernas en las misma medida
  • levantar brevemente la cabeza mientras están boca abajo (apoyados sobre la panza)
  • presentar unos reflejos del recién nacido muy marcados, como los siguientes:
    • de búsqueda y de succión: girarse en la dirección del pecho o de la tetina del biberón y luego succionarlos
    • de prensión: agarrarse fuertemente a un dedo cuando se lo ponen en la palma de la mano
    • tónico del cuello (o posición de esgrima): cuando se gira la cabeza del bebé hacia un lado mientras está acostado boca arriba, él extiende el brazo de ese lado y flexiona el brazo contrario
    • del Moro (o de sobresalto): abrir brazos y piernas y luego recogerlos sobre el tronco cuando algo lo sobresalta.

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, examinarle el vientre y evaluarle las caderas.

4. Las pruebas de cribado. El médico de su hijo revisará las pruebas de cribado que le hayan hecho en el hospital y le repetirá algunas de ellas, si fuera necesario. En el caso de que no le hayan hecho una prueba auditiva, se la harán ahora

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que tendrá lugar cuando su hijo tenga 2 meses:

Alimentación

  1. Siga alimentando al bebé a demanda (cuando tenga hambre). Preste atención a los signos de que su bebé está lleno, como soltar o alejarse del pezón o de la tetina del biberón y/o cerrar la boca. Entre la sexta y la octava semana de vida, su bebé estará más hambriento que de costumbre por el estirón propio de esta etapa.
  2. No introduzca todavía los sólidos ni los jugos.
  3. No añada papilla de cereales al biberón a menos que se lo indique el pediatra.
  4. Siga haciendo eructar al bebé a mitad y al final de cada toma.
  5. Si amamanta al bebé:
    • Es posible que se empiece a extraer (utilizando una bomba) leche materna y a conservarla para usos futuros.
    • Si la lactancia materna está bien establecida, se puede introducir sin problemas un biberón o un chupete. Es posible que deba ser otra persona quien le dé el biberón al bebé, si su pequeño rechaza que sea usted quien se lo dé.
    • Siga tomando las vitaminas prenatales cada día.
    • Pida información al pediatra sobre gotas de vitamina D para su bebé.
  6. Si alimenta a su bebé con leche artificial:
    • Administre a su hijo leche para bebés enriquecida con hierro.
    • Siga la instrucciones del paquete de leche artificial (o de fórmula) para preparar y conservar los biberones.
    • No alimente a su bebé dejando el biberón apoyado en algún sitio ni lo acueste tomando el biberón.
    • Hable con el pediatra antes de cambiar de leche artificial.

Cuidados cotidianos

  1. Lávese las manos antes de sostener o manipular al bebé y evite a la gente que podría está enferma.
  2. Tome en brazos a su bebé y esté pendiente de sus necesidades. Es imposible malcriar o mimar a un recién nacido.
  3. Cante, hable y lea a su bebé. Los bebés aprenden mejor relacionándose con la gente.
  4. Permita que el bebé pase algún tiempo boca abajo, apoyándose sobre la panza, mientras está despierto. Supervíselo constantemente y ayúdelo si se cansara o frustrara adoptando esa postura.
  5. Es normal que los bebés tengan periodos de inquietud, pero algunos de ellos lloran de forma excesiva, alargándose sus llantos a varias horas al día. Los "cólicos del lactante" se suelen desarrollar en bebés de buena salud alrededor de las 3 semanas de vida, alcanzan su máxima expresión en torno a las 6 semanas y mejoran sobre los 3 meses de edad.
  6. Llame al pediatra si su hijo tiene fiebre, se comporta como si estuviera enfermo. No dé ningún medicamento a un lactante de menos de 2 meses sin consultárselo antes al pediatra.
  7. Es habitual que las madres de lactantes de pocos meses se sientan cansadas y agobiadas en algunos momentos, pero si estos sentimientos son muy intensos o si usted está triste, malhumorada o ansiosa, llame a su médico.
  8. Hable con su médico si le preocupa su situación vital. ¿Dispone de todo lo que necesita para cuidar de su bebé? ¿Dispone de suficiente comida, de un lugar seguro donde vivir y de seguro médico? Su médico le puede informar sobre recursos de la comunidad o derivar su caso a un trabajador social.

Seguridad

  1. Para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL):
    • Deje que su hijo duerma en su habitación, dentro de un moisés o cuna que esté cerca de su cama hasta que cumpla el año o, por lo menos, durante los primeros seis meses de vida, cuando el riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante) es mayor.
    • Acueste a su bebé siempre boca arriba (apoyado en la espalda) para dormir, sobre un colchón firme dentro de una cuna o moisés que carezca de protectores, mantas, colchas, almohadas y peluches.
    • Mantenga una temperatura ambiente agradable para que el bebé no se caliente demasiado.
    • No lo abrigue ni arrope demasiado.
    • Considere la posibilidad de darle a su hijo un chupete cuando lo acueste antes de dormir.
  2. No fume ni use cigarrillos electrónicos.  No deje que la gente fume tabaco ordinario o cigarrillos electrónicos cerca de su bebé.
  3. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros. No deje nunca a su bebé a solas dentro de un coche.
  4. Mantenga todos los cordones, tiras, cables y juguetes provistos de cordone o tiras alejados del bebé.
  5. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  6. No sacuda ni zarandee nunca a su bebé; podría provocarle un hemorragia cerebral e incluso la muerte.
  7. Evite exponerlo al sol, cubriendo su piel y colocándolo en la sombra siempre que sea posible. Las cremas de protección solar no son recomendables para lactantes menores de 6 meses. De todos modos, puede utilizar una cantidad reducida de protector solar con un bebé de menos edad si ni la sombra ni las ropas que lleva le ofrecen una protección suficiente.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2017

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com