KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Infecciones por campylobacter

¿Qué son las infecciones por Campylobacter?

Las bacterias del género Campylobacter son unas de las principales causas de la diarrea y de las enfermedades que se transmiten a través de los alimentos ("intoxicaciones alimentarias") Pueden infectar el tubo digestivo y provocar diarrea, fiebre y retortijones abdominales.

Unos buenos hábitos de lavado de manos y de seguridad alimentaria ayudan a prevenir las infecciones por Campylobacter (o campilobacteriosis), que suelen remitir por si solas pero que a veces se han de tratar con antibióticos.

¿Qué causa las infecciones por Campylobacter?

Las bacterias del género Campylobacter viven en los intestinos de muchos animales salvajes y domésticos. Pueden infectar a los seres humanos cuando las heces (cacas) de animales contaminan los alimentos, como la carne (sobre todo la de pollo), el agua (procedente de riachuelos o ríos próximos a áreas de pasto) y la leche no pasterizada.

Una vez dentro del sistema digestivo humano, las bacterias Campylobacter infectan y atacan el revestimiento del intestino grueso y delgado. Estas bacterias también pueden afectar a otras partes del cuerpo. En algunos casos, sobre todo en bebés de pocos meses y en personas con enfermedades crónicas o sistemas inmunitarios debilitados, las bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo (lo que recibe el nombre de bacteremia).

¿La infecciones por Campylobacter son contagiosas?

Sí. Estas bacterias se pueden contagiar de una persona a otra cuando alguien entra en contacto con la materia fecal (las cacas) procedente de una persona infectada (sobre todos los pañales sucios de un bebé). Los animales domésticos también pueden ser portadores de estas bacterias y trasmitirlas a los seres humanos.

¿Quién desarrolla infecciones por Campylobacter?

Las bacterias Campylobacter infectan a más de dos millones de estadounidenses cada año, siendo los bebés menores de 1 año, los adolescentes y los adultos jóvenes los grupos afectados con mayor frecuencia por este tipo de infecciones.

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones por Campylobacter?

Los síntomas suelen empezar de uno a siete días después de la ingesta de alimentos contaminados por estas bacterias. Los principales síntomas son:

La diarrea suele ser líquida o acuosa al principio, pero luego es posible que contenga sangre y mucosidades. A veces, el dolor abdominal parece ser peor que la diarrea. En estos casos, esta infección se puede confundir con una apendicitis o un problema relacionado con el páncreas.

¿Qué problemas pueden causar las infecciones por Campylobacter?

La diarrea puede llevar a una deshidratación; por eso, los niños con esta afección se deben observar atentamente. Entre los signos de la deshidratación, se incluyen los siguientes: sed, irritabilidad, inquietud, mareo, somnolencia, ojos hundidos, boca seca o pegajosa, piel seca y disminución de la frecuencia de micción (en niños) o pañales secos durante más de 4 a 6 horas (en bebés).

En una cantidad reducida de casos, la campilobacteriosis puede evolucionar a una artritis reactiva (un tipo de inflamación de las articulaciones) o, en contadas ocasiones, a un síndrome de Guillain-Barré (un trastorno autoinmunitario infrecuente).

¿Cómo se diagnostican las infecciones por Campylobacter?

Los médicos pueden mandar una muestra de heces al laboratorio para analizar si contiene bacterias del género Campylobacter. Es posible que también soliciten otras pruebas de laboratorio, sobre todo si hay sangre en las heces. En caso necesario, se solicita un análisis de sangre para confirmar la bacteremia.

¿Cómo se tratan las infecciones por Campylobacter?

La mayoría de los niños con infecciones por Campylobacter se recupera sin necesidad de medicarse. A veces, el médico puede recetar antibióticos, sobre todo si el niño es muy pequeño o si sus síntomas son graves o duraderos. Los niños deben tomar antibióticos siguiendo la pauta de medicación y durante todo el tiempo indicado por el médico para asegurarse de que ha remitido la infección. No use ningún medicamento contra la diarrea de venta sin receta médica sin el visto bueno del médico de su hijo.

Después de que los vea el médico, la mayoría de los niños con infecciones por Campylobacter se recuperan en casa, sobre todo cuando no presentan signos de estar deshidratados. Deben beber abundante líquido mientras dure la diarrea y los debe controlar atentamente un adulto por si presentaran signos de deshidratación.

Los niños con diarrea leve que no estén deshidratados deben seguir comiendo con normalidad e tomar mucho líquido. Los jugos de frutas y los refrescos pueden empeorar la diarrea y, por lo tanto, se deben evitar. Si su hijo está deshidratado, es posible que el médico le recomiende administrarle una solución de rehidratación oral. Los bebés amamantados que contraigan una campilobacteriosis deben seguir mamando a lo largo de toda la enfermedad.

La diarrea suele remitir al cabo de dos a cinco días. Los niños suelen estar completamente recuperados al cabo de aproximadamente una semana. A veces, la diarrea puede durar más tiempo o recurrir (detenerse y luego volver a aparecer).

¿Se pueden prevenir las infecciones por Campylobacter?

Para evitar las infecciones por Campylobacter, use agua potable que haya sido analizada y aprobada para consumo humano (sobre todo en países en vías de desarrollo), y compre solo leche y jugos pasterizados. Cuando vaya de acampada o de excursión, no beba agua de riachuelos o procedente de lugares próximos a áreas de pasto.

Lávese las manos a conciencia antes de preparar comida y después de tocar carne cruda, sobre todo, la que sea de ave. Mate las bacterias que contengan las carnes y los huevos cocinándolos bien y comiéndoselos mientras estén calientes. Meta en seguida en la nevera las sobras de comida. Limpie las tablas de cortar, la encimera y los utensilios que entren en contacto con la carne cruda utilizando agua caliente y jabón. Limpie los productos agrícolas, sobre todo la verdura de hoja oscura, antes de servirla.

Cuando cuide de un miembro de su familia que tenga diarrea, lávese las manos a conciencia y a menudo, sobre todo antes de tocar a otras personas y de comer o preparar alimentos. Lave y desinfecte los retretes después de que los utilice una persona con diarrea. Así mismo, si su perro o su gato tiene diarrea, lávese las manos con frecuencia y consulte al veterinario sobre su tratamiento.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo:

  • tiene diarrea con hilos de sangre
  • tiene vómitos
  • presenta signos de deshidratación
  • tiene dolor abdominal
  • tiene fiebre alta
  • se siente débil o tiene dificultades para andar

Con reposo y cuidado en casa, la mayoría de los niños con una infección por Campylobacter se recupera por completo y con rapidez.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: abril de 2017

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com