KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna: Conservación segura de la leche materna

Independientemente de que usted sea una madre primeriza o una madre experimentada y experta, la lactancia materna suele generar dudas. He aquí las respuestas a algunas de las preguntas que las madres (novatas o veteranas) se pueden plantear.

¿Cómo conservo mi leche materna?

Puede congelar y/o refrigerar la leche que se extrae. Consérvela en botellas transparentes con tapas a rosca, vasos plásticos duros con tapas herméticas o en bolsas para leche materna (bolsas preesterilizadas especiales).

Es conveniente etiquetar cada envase con la fecha en la que se extrajo la leche (y el nombre de su hijo si va a dejar la leche en la guardería). Puede agregar leche recién extraída y enfriada a la leche que ya está congelada, pero no agregue más que la que ya hay en el recipiente. Por ejemplo, si tiene dos onzas de leche congelada, puede agregar hasta dos onzas más de leche enfriada. 

¿Exactamente cuánto tiempo puedo conservar la leche materna?

En el caso de los bebés sanos que han nacido a término:

  • Puede conservar la leche a temperatura ambiente:

    • durante 6 a 8 horas (la temperatura no debe superar los 77 °F o 25 °C)
  • Puede almacenarla en el refrigerador:

    • hasta 5 días, a 32–39 °F (0–3.9 °C)
  • Puede conservarla congelada (asegúrese de dejar aproximadamente una pulgada de espacio libre en la parte superior del recipiente o el biberón para permitir que la leche se expanda al congelarse):

    • hasta 2 semanas en un congelador común (un compartimiento congelador ubicado dentro del refrigerador)
    • durante 3 a 6 meses en un congelador tipo freezer independiente y conectado sobre el refrigerador o junto a este, y que se mantenga a 0 °F (–18 °C). Almacene la leche en la parte posterior del freezer, no en la puerta
    • durante 6 a 12 meses en un freezer de baja temperatura (que se mantenga siempre a –4 °F [–20 °C])

Para descongelar leche congelada, puede pasarla al refrigerador (tarda 24 horas en descongelarse), después calentarla dejando correr agua tibia sobre la bolsa o el recipiente y usarla dentro de las 24 horas. Si la necesita inmediatamente, después de quitarla del freezer deje correr agua tibia sobre el recipiente hasta que la leche se encuentre a temperatura ambiente. No vuelva a congelarla. Una vez que su bebé haya comenzado a tomar del biberón, debe usar la leche dentro de la siguiente hora.

Tal vez lea otras recomendaciones sobre la cantidad de tiempo que puede conservar la leche materna a temperatura ambiente, en el refrigerador y en el freezer/congelador. Si tiene dudas o preguntas, consulte con su médico.

¿Cuánta leche debo conservar en el freezer?

Si bien algunas mujeres pueden optar por extraerse grandes cantidades de leche para congelarla, es conveniente conservar porciones de entre 2 y 4 onzas (59 a 118 ml) de leche materna para no desperdiciarla. Etiquete los biberones, las tazas o las bolsas con la fecha y luego congélelas.

También puede colocar la leche en hieleras bien lavadas con agua caliente. Deje congelar la leche hasta que esté dura y consérvela en bolsas para freezer. Después, cuente la cantidad de cubos que necesita para llenar un biberón.

Mi leche materna congelada cambió de color. ¿Está bien?

La leche materna congelada o refrigerada puede verse diferente de la leche materna fresca, pero esto no significa que esté en mal estado. Es normal que la leche materna se vea inicialmente con un tinte anaranjado y que la leche madura tenga un aspecto levemente azulado, amarillo o marrón cuando se la refrigera o congela. Además, es posible que se separe en dos capas: una más cremosa y otra más liviana, más parecida a la leche. Si ocurre esto, simplemente revuélvala con cuidado para volver a mezclarla.

La leche descongelada puede tener olor o sabor a jabón debido a la separación de las grasas presentes en la leche. Sigue siendo seguro tomar la leche y la mayoría de los bebés no tendrán ningún problema con ella. Si a su bebé no le gusta, puede calentar la leche hasta el primer hervor (burbujas alrededor de los bordes) inmediatamente después de extraérsela y luego enfriarla y congelarla rápidamente. Esto anula la enzima que descompone las grasas de la leche.

¿Cómo debo limpiar los biberones y las piezas del extractor de leche?

Antes de usarlos por primera vez, lave y esterilice las tetinas, los biberones y las piezas lavables de los extractores de leche (por ejemplo, los protectores mamarios y otras piezas que estén en contacto con sus pechos o la leche) hirviéndolos durante 5 a 10 minutos. Verifique las instrucciones del fabricante para saber durante cuánto tiempo debe hervir las piezas.

También puede esterilizar las piezas con un esterilizador de microondas, pero hervirlas tiene el mismo efecto y no cuesta nada. A continuación y después de cada uso, lave los biberones, las tetinas y las piezas de la bomba extractora con agua jabonosa (o colóquelos en el lavavajilla). Si no los limpia correctamente, pueden transmitir bacterias.

¿Es seguro colocar los biberones de mi bebé en el microondas?

El microondas puede crear "zonas calientes" peligrosas en los biberones de fórmula o leche materna; por lo tanto, nunca debe colocarlos en el microondas. Por el contrario, puede colocar el biberón o la bolsa de freezer bajo un chorro de agua tibia durante un rato, mover la bolsa o el biberón en un bol con agua tibia o descongelar la leche en el refrigerador.

También puede colocar los biberones en una olla con agua tibia (lejos de las estufas) y después probar la temperatura dejando caer una o dos gotas en la parte interna de la muñeca antes de darle la leche al bebé. También hay calentadores de biberones para el hogar o el automóvil.

Fecha de revisión: febrero de 2015

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com