KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Lo básico sobre los aparatos de ortodoncia

Algunos niños no ven la hora de que les pongan los aparatos de ortodoncia ya que los ven como una señal de que sus años de adolescencia no han quedado atrás. Por el contrario, a otros les preocupa la manera en la que se sentirán y la apariencia que tendrán.

Cualquiera sea la manera en la que su hijo se sienta, es probable que usted tenga preguntas y preocupaciones sobre los aparatos de ortodoncia (¡Incluyendo cómo los va a pagar!). A continuación le diremos claramente toda la verdad sobre los niños y sus aparatos de ortodoncia.

¿Por qué los niños necesitan aparatos de ortodoncia?

Los niños necesitan aparatos de ortodoncia por una variedad de razones. Muchas veces, la razón es que los dientes están torcidos, solapados, apiñalados o que la mordida no es normal (conocido como "maloclusión"). La maloclusión es cuando hay una diferencia entre el tamaño de la mandíbula superior e inferior. Cuando la mandíbula superior es más grande que la inferior, se denomina sobremordida. Cuando la mandíbula inferior es más grande, se denomina submordida.

A veces, los problemas en los dientes y las mandíbulas pueden ser causados por las caries, por perder los dientes de leche muy temprano, por accidentes o por ciertos hábitos como chuparse el dedo. Pero por lo general, los problemas dentales son hereditarios. Por lo tanto, si usted o alguien en su familia tuvo aparatos de ortodoncia es muy probable que sus hijos también los necesiten.

Por lo general, el dentista de su hijo será el que note el problema durante una de las visitas de prevención y le recomiende que consulte con un ortodoncista (un dentista que se especializa en corregir los problemas de alineación de los dientes y las mandíbulas). El ortodoncista es el que decide si el niño necesita los aparatos de ortodoncia o no y qué tipo.

No hay una edad específica en la que el niño debe ir a su primera vista con el ortodoncista; algunos niños lo hacen a los 6 años de edad, otros van a los 10 años y hasta hay niños que recién van cuando son adolescentes. Incluso los adultos pueden necesitar tratamiento de ortodoncia. Muchos ortodoncistas opinan que los niños deben acudir a un ortodoncista una vez que les comienzan a salir los dientes permanentes; alrededor de los 7 años de edad. A esta edad, ciertos problemas, como las mordidas irregulares o la falta de espacio para los dientes comienzan a ser evidentes.

Comenzar el proceso temprano, no significa que al niño le pondrán aparatos inmediatamente. Simplemente significa que el ortodoncista podrá identificar los problemas y decidir cuál será el momento ideal para iniciar el tratamiento.

La primera visita al ortodoncista

En la primera visita, el ortodoncista examinará en detalle los dientes, la boca y las mandíbulas de su hijo. También le pedirá a su hijo que muerda y le preguntará si su hijo tiene dificultades masticando o tragando, o si su hijo alguna vez ha tenido ruidos provenientes de la mandíbula.

Es probable que el ortodoncista tome radiografías de la boca y los dientes para ver si los dientes están en la posición correcta y si ya han salido todos los dientes. También es posible que le hagan un molde de todos los dientes presionando un molde relleno con una pasta que se amoldará a los dientes superiores e inferiores. Cuando se retira el molde y el material se endurece, se crea una réplica de los dientes de su hijo que el ortodoncista usará para decidir cuál es el mejor tratamiento para su hijo.

Tipos de aparatos de ortodoncia

Los aparatos de ortodoncia corrigen los problemas de alineación al aplicar una presión constante en los dientes para que poco a poco se enderecen.

La mayoría de los niños necesitan aparatos con alambres y bandas elásticas. Los alambres ayudar a mover los dientes y las bandas elásticas (que vienen en muchos colores) ayudan a corregir la alineación. Si bien los aparatos de metal todavía se utilizan, los aparatos de cerámica blanca y transparente son cada vez más comunes y se notan menos. Algunos hasta se colocan detrás de los dientes (aparatos linguales).

En los últimos diez años se han comenzado a usar los aparatos movibles transparentes que empujan los dientes con moldes de plástico denominados "alineadores" (en vez de usar alambres y bandas elásticas), pero este tipo de aparatos sólo lo puede usar las personas sin problemas de mordidas.

Algunos niños necesitan otros dispositivos, como los arcos extraorales (no te preocupes, por lo general sólo se usan durante la noche). Los arcos extraorales tienen un arco de alambre que se conecta con las muelas de atrás y permite empujar los dientes hacia adentro dándoles más lugar a los dientes de adelante. También es posible que el ortodoncista recomiende que a su hijo le extraigan las muelas de atrás para crear más espacio en la boca.

Una vez que el aparato de ortodoncia se coloca, su hijo tendrá que ir al ortodoncista cada varias semanas para que lo controlen y le ajusten los aparatos.

Cuánto tiempo tendrá su hijo los aparatos dependerá del problema que el ortodoncista esté tratando de solucionar, pero por lo general son 2 años. Después, su hijo utilizará un retenedor a medida -una pieza de plástico pequeña con alambres o una pieza delgada de plástico con la forma de un protector bucal. Los retenedores mantienen los dientes en el lugar adecuado y evitan que regresen al lugar original.

El cuidado de los aparatos de ortodoncia

Dado que es muy fácil que la comida se quede metida entre los alambres, los niños que tienen aparatos de ortodoncia deben ser muy cuidadosos al lavarse los dientes. Cepillarse los dientes después de las comidas es esencial, de la misma manera que lo es pasarse el hilo dental todos los días (el ortodoncista le dará a su hijo un elemento especial para pasarse el hilo alrededor del aparato). Debe asistir a las visitas de limpieza dental y a las evaluaciones de prevención para controlar que no haya caries.

Su hijo debe evitar ciertos alimentos (como las palomitas de maíz, los caramelos duros y la goma de mascar) ya que pueden dañar los aparatos. Las bebidas dulces con gas y los jugos también suelen ser un problema, ya que suelen provocar caries. Los niños que tengan correctores de plástico transparentes deben sacárselos siempre al comer.

Dado que los aparatos de ortodoncia ponen presión en los dientes, es posible que de vez en cuando su hijo se sienta incómodo, especialmente después de que el ortodoncista hace los ajustes. Si esto sucede, puede darle analgésicos de venta libre para el dolor.

Consulte con el ortodoncista inmediatamente si su hijo tiene un alambre, o un "bracket", flojo o un alambre que le raspa o pincha la piel de la boca. Si el ortodoncista no puede encontrar el problema, su hijo puede usar una cera para cubrir los elementos filosos que le molesten o lastimen la boca o las encías.

Cómo pagar los aparatos de ortodoncia

Los aparatos de ortodoncia crean sonrisas hermosas, pero ese no es el único objetivo. Una buena atención de ortodoncia contribuye a una buena salud oral. Cuando tienes los dientes derechos y alineados, es más fácil masticar la comida y hasta pueden evitar que ronques.

Pero estos beneficios cuestan bastante dinero. Los aparatos cuestan aproximadamente $5.000 dólares y aunque tu familia tenga seguro dental, es posible que no cubra mucho el gasto. Por suerte, existen maneras de reducir el costo de los aparatos de ortodoncia:

  • Smiles Change Lives. Este programa es para niños y adolescentes entre los 11 y 18 años de edad que vivan en cualquiera de los 50 estados de los Estados Unidos. Si usted se inscribe y es aceptado, su hijo podrá hacerse los aparatos de ortodoncia por entre $250 y $500 dólares. Uno de los requisitos para poder inscribirse es que los ingresos de la familia del niño no pueden ser elevados (aproximadamente $10.000 por persona; o sea que una familia de cuatro integrantes no puede ganar más que $40.000 dólares). Además de los requisitos de salario familiar, los dientes del niño deben tener problemas entre moderados y graves (pero debe mostrar que los ha cuidado mediante el cepillado y el uso de hijo dental).
  • Escuelas de odontología. Después de finalizar la carrera de odontología, los dentistas que desean especializarse en ortodoncia deben continuar su entrenamiento en programas especializados. En estas escuelas de odontología, es donde los niños pueden acceder a aparatos de ortodoncia a precios reducidos. Estas escuelas tienen mucho interés en los casos complicados. Durante el tratamiento, los ortodoncistas que se encuentran en entrenamiento, serán supervisados por otros ortodoncistas con experiencia. Algo que hay que tener en cuenta es que el tratamiento podrá tomar más tiempo de lo que tomaría en el consultorio de un ortodoncista con experiencia. Además, es probable que las citas se tengan que establecer durante el horario escolar. Consulte en la internet para obtener una lista de las escuelas de odontología cercanas al lugar donde reside.
  • Su dentista y las sociedades odontológicas. Algunos dentistas generales podrán hacer aparatos y estarán dispuestos a llegar a un acuerdo de precio con su familia. Pídale a su dentista que le recomiende un ortodoncista en el área donde vive que le pueda ofrecer un descuento. Nuevamente, su hijo tendrá más posibilidades de acceder a este programa si cuida sus dientes, cepillándolos y usando hilo dental. Además de su dentista, también puede solicitar información de la sociedad dental del estado donde vive.
  • Su comunidad. Pregunte en su comunidad (grupos religiosos, clubes y organizaciones) para ver si algún miembro de estos grupos es un ortodoncista o si alguien conoce a un dentista que pueda hacerse cargo del caso de su hijo.
  • Programas de seguros en su estado. Existen programas de seguros estatales, como Medicaid, que podrían cubrir los gastos de aparatos de ortodoncia, especialmente si el problema dental de su hijo interfiere con el habla, la comida y el tragado. No todos los estados hacen que esto sea fácil. Esto requiere mucho papeleo y es posible que tenga dificultades encontrando un dentista que trabaje con este seguro. Pero vale la pena averiguarlo. Algunos estados han tomado los pasos necesarios para hacer este proceso más fácil tanto para los padres como para los niños.

Si el costo de los aparatos de ortodoncia es una preocupación, vale la pena poner tiempo y esfuerzo para encontrar a un ortodoncista que pueda tratar a su hijo. El objetivo de arreglarse los dientes va más allá de lo estético; puede ayudar a mantener la boca de su hijo sana durante toda la vida.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: agosto de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com