KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Viajar con asma

¿Una semana en la playa con la familia de tu mejor amigo? ¿Pasar las vacaciones en Washington con tu familia? ¿O ir de campamento con tus amigos? 

Antes de viajar

Si tienes asma, deberás incluir en tu equipaje no solo ropa para las aventuras que se te avecinan. Querrás estar seguro de que llevas todos tus medicamentos para el asma y de que sabes qué deberías hacer si tuvieras cualquier problema respiratorio cuando estés lejos de casa.

Pero el asma no debe interferir en la diversión del viaje. Averigüemos cómo podemos estar preparados antes de tomar las maletas.

Tus medicamentos en el equipaje 

Es muy importante que lleves contigo tus medicamentos. Deberás empacar tanto tus medicamentos de rescate (también llamados "medicamentos de alivio rápido" o "medicamentos de efecto rápido"), como tus medicamentos de control a largo plazo (también llamados "medicamentos de mantenimiento" o "medicamentos de tipo preventivo").

Ten tus medicamentos a mano en todo momento. Por lo tanto, cuando viajes en coche, guárdalos en un lugar de fácil acceso, en vez de dentro del maletero. Si viajas en avión o en tren, llévalos en tu equipaje de mano. En caso contrario, si se perdiera tu equipaje, te quedarías sin medicamentos. Incluso aunque no se te perdiera el equipaje, el hecho de no llevarlo encima mientras viajas en tren o en avión supondría que no los podrías utilizar cuando los necesitaras.

Cuando hagas las maletas, incluye en tu equipaje más cantidad de medicamentos que la que necesitarás. No es malo llevar de más. Tu madre o tu padre te ayudarán a decidir qué cantidad es suficiente.

Otros elementos importantes 

Si utilizas un medidor de flujo máximo para comprobar cómo te encuentras, asegúrate también de incluirlo en tu equipaje. También es una buena idea llevar contigo una copia de tu plan de acción contra el asma. Este plan te indicará qué debes hacer cuando tengas problemas respiratorios y contiene el número de teléfono de tu médico, por si necesitaras ponerte en contacto con él.

Tu residencia fuera de casa

Si te vas a hospedar en un hotel, es posible que notes que hay algo en la habitación que te desencadena el asma. Aunque no siempre se puede controlar el lugar dónde se encuentra tu habitación, es mejor que te hospedes en una habitación soleada y seca que se encuentre lejos de la piscina del hotel. Si los animales te desencadenan el asma, pide una habitación donde nunca haya entrado una mascota. Asimismo, pide una habitación donde no se pueda fumar. También te puede ayudar el hecho de llevar tu propia manta o cobertor y tu propia almohada.

Si vas a estar en casa de unos amigos o parientes, asegúrate de que saben cuáles son los  desencadenantes  de tu asma antes de tu llegada. Por ejemplo, tu abuela puede reducir los ácaros y el moho quitando el polvo y pasando la aspiradora con cuidado, sobre todo en la habitación donde vayas a dormir.

Informa a tus anfitriones sobre cualquier otro de tus desencadenantes, como las velas aromáticas o perfumadas o el fuego de una chimenea o de una estufa o cocina de leña. En lo que se refiere al tabaco, nadie debería fumar a tu alrededor. Debería salir al exterior para hacerlo.

Divertirte al aire libre 

Si vas a pasar mucho tiempo al aire libre, deberás tener presente cuáles son tus desencadenantes. Por ejemplo, no deberías andar mucho ni hacer excursiones cuando la polución ambiental o los registros de polen sean elevados o cuando haga mucho frío. Si vas de acampada, te deberías sentar lejos de la hoguera. Siempre que estés al aire libre, en contacto con la naturaleza, lleva encima tu medicamento de rescate.

Cuando viajes sin tus padres

Si vas a pasar la noche en algún sitio, como un campamento, sin que tus padres te acompañen, tendrás un poco más de responsabilidad en relación a tu asma. El mejor enfoque consiste en que tus padres informen a los adultos con quienes estarás (como tus parientes o los monitores del campamento) sobre tu asma. Les pueden explicar qué medicamentos tomas y cuándo necesitas tomarlos. Puedes pedir a los adultos que te acompañen que te recuerden cuándo te debes medicar o que te guarden los medicamentos en un lugar seguro.

Tus padres también deberían informar a los adultos que te acompañen sobre los desencadenantes de tu asma, darles un listado de instrucciones y proporcionarles teléfonos de emergencia. Toda esta información figura en tu plan de acción contra el asma. Por lo tanto, si dispones de uno, tu padre o tu madre les podrán entregar una copia.

Si crees que te costará mucho controlar tu asma en un campamento, todavía podría haber una solución. En muchas partes de EE.UU., la Asociación Americana del Pulmón (ALA, por sus siglas en inglés) organiza campamentos especiales para niños asmáticos, que cuentan con enfermeros y médicos entre su personal. De este modo, cuando un niño tenga una crisis asmática, recibirá las atenciones que necesita ¡y podrá seguir disfrutando de todas las formas de diversión propias de un campamento de verano!

Fecha de revisión: enero de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com