KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Ozono, calidad del aire y asma

¿Has oído hablar alguna vez en el pronóstico del tiempo en la TV sobre las concentraciones de ozono? Es posible que oigas cosas como: "La concentración de ozono y la polución ambiental son muy altas". Estos datos son importantes para las personas con asma u otros problemas respiratorios. Averigüemos por qué.

¿Qué es el ozono?

El ozono es un gas que forma parte de la atmósfera de la Tierra. La atmósfera está formada por gases (como el oxígeno) que rodean la Tierra, como si fueran una cáscara. El ozono, que se encuentra a una distancia de entre 16 y 48 kilómetros (entre 10 y 30 millas) de la Tierra, nos protege del sol.

Pero el ozono que está más cerca del suelo contamina el aire y es el principal componente de la niebla tóxica. El ozono se forma cuando los gases producidos por los coches, las centrales eléctricas y las fábricas se mezclan con la luz solar. Por eso, las concentraciones de ozono tienden a ser mayores en los lugares soleados y en los días más calurosos y menos ventosos.

¿Qué otras cosas ensucian el aire?

La contaminación de partículas (o por partículas) también ensucia el aire. La contaminación por partículas se crea cuando diminutos trozos de polvo, suciedad, humo, hollín, sustancias químicas procedentes de las fábricas y gotitas de las latas de aerosol quedan suspendidos en el aire que respiramos. Cuanto más pequeñas sean las partículas, con más profundidad podrán entrar en nuestros pulmones.

Aire sucio y gente con asma 

El ozono bajo y otras cosas que contaminan el aire pueden provocar problemas respiratorios en cualquier persona, incluso en aquellas personas que tienen los pulmones sanos.

Como es probable que supongas, la gente con asma lo pasa incluso peor cuando debe afrontar la polución ambiental. Las vías respiratorias (los tubos por donde pasa el aire hacia los pulmones) de una persona con asma ya están hinchados de por sí y pueden contener muchas mucosidades.

La polución ambiental puede empeorar todavía más las cosas. Puede ser un desencadenante, como el polen o el humo del tabaco, para la gente que padece asma. Puede hacer que sus síntomas asmáticos empeoren y puede acabar provocando una crisis asmática (ataque de asma).

De hecho, cuando la concentración de ozono y la polución ambiental son altas, acaba mucha más gente con asma en el hospital.

¿Qué puedes hacer?

Si averiguas que la polución ambiental empeora tu asma, pide a tu madre o a tu padre que esté pendiente del pronóstico del tiempo. Los días en que la polución ambiental sea alta, pon el aire acondicionado. Si tienes pensado salir, hazlo pronto por la mañana y pasa el resto del día en un interior. Evita los lugares donde haya mucho tráfico.

Si practicas un deporte que supone entrenar en el exterior cuando hace calor, habla con tu entrenador sobre qué puedes hacer para mantenerte alejado del aire sucio. Esto puede significar que tengas que entrenar en un gimnasio provisto de aire acondicionado o saltarte algunos entrenamientos. Si acabas entrenando, sea en un interior o en un exterior, asegúrate de que siempre tengas a mano tu medicamento de alivio rápido (también llamado "medicamento de rescate" o "medicamento de efecto rápido").

Fecha de revisión: enero de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com