KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


El síndrome de Gilles de la Tourette

¿Qué es el síndrome de Gilles de la Tourette?

El síndrome de Gilles de la Tourette es un problema que afecta al sistema nervioso central de una persona y causa tics (movimientos o sonidos que no se pueden controlar y que se repiten una y otra vez).

Hay dos tipos de tics: los tics motores y los tics vocales. Los tics motores son contracturas o movimientos involuntarios que hace una persona sin poderlos controlar. Los tics vocales son sonidos que una persona hace con la boca y que no puede controlar. Para poderle diagnosticar un síndrome de Gilles de la Tourette a una persona, esta debe tener por lo menos dos tics motores y un tic vocal. La persona debe presentar los tics cada día o de vez en cuando a lo largo de un año y estos deben empezar antes de que la persona cumpla 18 años.

¿Qué es el síndrome de Gilles de la Tourette?

Los tics son como una especie de hipo. No los planificas ni los quieres tener. Puedes probar distintos trucos para que se te vaya el hipo, como beber agua mientras te aguantas la respiración, pero no puedes detener el hipo a voluntad. El hipo que dura demasiado hasta puede empezar a provocar incomodidad y molestias. A los tics les pasa lo mismo.

A veces, los tics pueden ser un poco como "rascarse algo que pica". No te quieres rascar pero no lo puedes evitar y te rascas. En estas situaciones, la persona tiene cierto control sobre el tic. Siente la necesidad de hacer un movimiento o de emitir un sonido antes de hacerlo. Y hasta puede llegar a posponer el tic durante un rato. Pero, la final, la persona tendrá que hacer el tic.

¿Cuáles son los síntomas de este síndrome?

La gente con síndrome de Gilles de la Tourette tiene tanto tics motores como vocales. Los tics motores son movimientos involuntarios de músculos, como parpadear, agitar la cabeza, sacudir los brazos o encogerse de hombros. Los tics vocales son sonidos que hace una persona con la voz y que no puede controlar. Aclararse la garganta, carraspear, resoplar y toser son tics vocales frecuentes.

La gente con síndrome de Gilles de la Tourette a veces tiene más de un tic a la vez. Lo tics pueden ocurrir en cualquier momento del día. Pero los tics suelen ocurrir menos a menudo o desaparecer por completo cuando la persona está concentrada (como cuando trabaja con una computadora) o relajada (mientras escucha música).

Los tics suelen ir cambiando a lo largo del tiempo. La frecuencia de los tics también cambia. Los tics suelen empeorar cuando la persona está bajo estrés (como cuando ha de estudiar para un examen importante) o muy emocionada o ilusionada con algo (como en un cumpleaños o una actividad deportiva). Los tics hasta pueden ocurrir cuando una persona empieza a conciliar el sueño, pero se suelen reducir o desaparecer por completo durante las fases del sueño más profundas.

A veces, la gente con síndrome de Gilles de la Tourette puede presentar también otras afecciones, como un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), o problemas de aprendizaje.

¿Quién lo desarrolla?

El síndrome de Gilles de la Tourette es mucho más frecuente en los niños que en las niñas, y siempre empieza antes de los 18 años de edad, generalmente entre los 5 y los 9.

¿Por qué la gente lo desarrolla?

El síndrome de Gilles de la Tourette es una afección hereditaria o de origen genético, lo que significa que se trasmite de padres a hijos. No es contagioso, de modo que no te lo puede “pegar” nadie que lo padezca.

Nadie sabe cuál es la causa exacta del síndrome de Gilles de la Tourette, pero algunas investigaciones indican que se trata de un problema relacionado con cómo se comunican los nervios dentro del cerebro. Los neurotransmisores, unas sustancias químicas que hay dentro del cerebro y que trasmiten señales nerviosas entre las células, pueden jugar un papel.

¿Cómo se diagnostica?

Toda persona que tenga un tic necesita ir al médico, y tal vez a un neurólogo (un médico especializado en el sistema nervioso).

Todos los niños con síndrome de Gilles de la Tourette tienen tics, pero la gente puede tener tics sin padecer un síndrome de Gilles de la Tourette. Por ejemplo, algunas afecciones médicas y algunos medicamentos pueden causar tics. Y muchos niños tienen tics que desaparecen por si solos en cuestión de meses o de un año. Por lo tanto, es importante que los médicos sepan qué está causando los tics.

Puesto que no hay ninguna prueba que permita detectar el síndrome de Gilles de la Tourette, los médicos analizan bien los antecedentes médicos personales y familiares de sus pacientes y se fijan en sus síntomas. Algunas veces, los médicos piden varias pruebas, como un análisis de sangre, un EEG (electroencefalograma) y pruebas de imagen del cerebro.

¿Cómo se trata?

El síndrome de Gilles de la Tourette no tiene cura pero, en la mayoría de los casos, no es necesario tratarlo. Un niño con síndrome de Gilles de la Tourette es capaz de controlar sus tics y de llevar una vida normal, yendo al colegio y jugando con sus amigos. Si los tics no le permiten llevar una vida normal, su médico le puede sugerir que tome un medicamento.

Visitar a un psicólogo o psiquiatra también le puede ayudar. El síndrome de Gilles de la Tourette no es un problema psicológico, pero un buen terapeuta puede enseñar estrategias de afrontamiento y técnicas de relajación que pueden ayudar a los niños que lo padecen. Estos profesionales también pueden ayudar en otros problemas que se pueden dar junto con el síndrome de Gilles de la Tourette, como el TDAH y la ansiedad.

El estrés y la preocupación pueden hacer que los tics empeoren, y los niños con síndrome de Gilles de la Tourette se pueden sentir mal por sus tics y otros problemas asociados. Los psicólogos y las organizaciones de apoyo a los afectados por este síndrome pueden enseñar a los niños a explicar sus tics a los demás.

¿Cómo me debería comportar con alguien que lo padece?

Los niños con síndrome de Gilles de la Tourette quieren que los traten como a cualquier otra persona. Pueden llevar una vida completamente normal, como los demás niños.

Muchos niños con síndrome de Gilles de la Tourette mejoran cuando se hacen mayores. Pero algunas personas siempre vivirán con los síntomas. Lo bueno es que el hecho de tener este síndrome no las hace menos inteligentes, y los adultos con síndrome de Gilles de la Tourette pueden llevar vidas normales y felices.

Revisado por: Shirin Hasan, MD
Fecha de revisión: octubre de 2016

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com