KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


¿Está bien decir: "Eso es de maricas"?

"Marica" o "mariquita" es una palabra despectiva, que se usa como si fuera un insulto. Se utiliza para referirse a que una persona es "afeminada". Alguien es "afeminado" cuando presenta rasgos o comportamientos propios o típicos de las mujeres. Algunas personas utilizan esas dos palabras para referirse a los hombres homosexuales y siempre las utilizan para ridiculizar o burlarse de la homosexualidad. El sexo o el género es lo que indica si eres un niño o una niña. Un hombre homosexual (o gay) es un hombre que tiene sentimientos románticos hacia otro hombre y quiere mantener una relación romántica con un hombre. Una mujer homosexual (o lesbiana) es una mujer que tiene sentimientos románticos hacia otra mujer y quiere mantener una relación romántica con una mujer.

Puesto que la palabra "gay" viene del inglés y los influjos entre lenguas son complicados, a veces se utiliza esta palabra en español para referirse a los homosexuales de ambos sexos (hombres y mujeres). 

Una persona heterosexual es aquella que tiene sentimientos románticos hacia personas del sexo opuesto. Por lo tanto, los niños a quienes les gustan las niñas y las niñas a quienes les gustan los niños se consideran heterosexuales. 

Muchos niños utilizan la palabra "marica" o "maricón" de forma negativa, como si fuera un insulto. Cuando no les gusta lo que hace un niño, lo ven sensible, ven algo raro en él o se quieren reír o burlar de él, le pueden decir: "Eres un marica" o "¡Qué mariquita!".

La mayoría de los niños utilizan las palabras "marica" o "maricón" de esta forma. Es posible que no sepan que decir esas palabras es de mala educación y que pueden ofender a la gente. 

Puedes dar buen ejemplo a tus amigos evitando utilizar esas dos palabras. También puedes dar tu opinión cuando tus amigos la utilicen. Con educación, les puedes explicar que pueden herir los sentimientos de otras personas. Recuerda que has de mantener la calma, sin enfadarte ni insultar a nadie. Puedes dar tu opinión sin hacer de ello una montaña, sin hacer que se sientan mal ni entrar en discusiones. Limítate a decir lo que piensas con serenidad y determinación. 

Es posible que tus amigos te hagan preguntas como: "¿Qué hay de malo en decirlo?". Les puedes contestar: "Hace que los homosexuales y sus familias y amigos se sientan mal". Muchos niños lo entenderán y dirán: "No lo sabía" o "Está bien" y dejarán de utilizar esas palabras. 

Pero habrá otros niños que se meterán contigo por haber dado tu opinión. Si te ocurre eso, mantén la calma. Les puedes decir: "No cambiarás mi forma de pensar metiéndote conmigo", o "No está bien hablar así a la gente". O te puedes alejar y hacer otra cosa.  Cuando ya haya pasado todo y la gente se sienta mejor, puedes volver a hablar o a jugar con tus amigos de nuevo.  Puede costar decir verdades, pero seguramente te sentirás bien por haber hecho lo correcto. Si necesitas ayuda para saber qué decir, pide a un adulto que te eche una mano.

Todo el mundo es más feliz cuando utilizamos las palabras de una forma constructiva, en vez de utilizarlas de forma despectiva. Los cambios para mejor pueden empezar solo con un niño, ¡por ejemplo, tú!

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: julio de 2015

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com