KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Trastornos del crecimiento

Los cuentos de hadas están llenos de historias sobre gigantes y enanos. Estos relatos se escribieron hace cientos de años, y algunos de ellos tal vez trataban de explicar por qué esa gente tiene un aspecto diferente a los demás. 

Estos cuentos de hadas pasados de moda podrían haber sido diferentes si sus autores hubieran sabido lo que han aprendido los médicos actuales sobre el crecimiento. 

¿Qué es un trastorno del crecimiento? 

Todo el mundo crece y madura de una forma diferente. En cuarto grado de la primaria, puedes ser más alto que tu mejor amigo. Pero en sexto, tu mejor amigo te puede superar en más de una pulgada (2,54 cm). Es algo completamente normal. 

Pero un trastorno del crecimiento ocurre cuando un niño crece de una forma anormal, por ejemplo, crece mucho más despacio o mucho más deprisa que los demás niños de su edad. 

¿En qué consiste crecer con normalidad? 

Si el crecimiento no es igual en todos los niños, ¿cómo saben los médicos qué es normal y qué no lo es? ¡Basándose en las mediciones en pies y pulgadas (o en metros y centímetros)! Con el paso de los años, se han tomado muchas medidas de peso y de estatura en muchos niños de todas las edades. Estas medidas se han representado a la vez en lo que se llama una gráfica o tabla de crecimiento estándar, que informa a los médicos sobre cómo crece la mayoría de los niños. 

Desde que eras un bebé, tu médico te ha pesado y te ha medido en todas las revisiones que te ha hecho. Puesto que los niños crecen de formas diferentes, tu médico representa tu estatura en una gráfica de crecimiento estándar para la estatura. Si te encuentras en el percentil 50 del gráfico, significa que la mitad de los niños de tu edad son más altos que tú y la otra mitad son más bajos que tú. Si ocupas el percentil 25, significa que el 75% de los niños de tu edad son más altos que tú y el 25% restante son más bajos que tú, y así sucesivamente. 

La mayoría de los niños cuyas estaturas se encuentran entre los percentiles 3 y 97 y que están creciendo a un ritmo regular o sostenido  se considera que tiene un crecimiento normal. Los niños que son más altos o más bajos que eso en la gráfica de crecimiento también suelen ser normales. 

Pero algunos niños que están por debajo del percentil 3 o por encima del percentil 97, o aquellos que están creciendo mucho más despacio o mucho más deprisa que el resto, pueden tener un trastorno del crecimiento. En esta situación, lo más probable es que el médico quiera investigar. 

Una de las cosas que querrá saber el médico es la estatura de tu padre y de tu madre y cómo crecieron cuando eran niños. Tal vez hayas heredado de tus padres genes para ser alto o para ser bajo. También puedes haber heredado una tendencia a hacer el estirón antes o después que otros niños.

Problemas relacionados con la pubertad

Las glándulas que tienes en el cuerpo fabrican unas sustancias químicas llamadas hormonas. Los cambios que se producen en el cuerpo durante la pubertad están desencadenados por incrementos normales en la fabricación de algunas hormonas. 

La pubertad es la etapa de la vida en que se inicia el desarrollo sexual, con aspectos como el crecimiento de los senos y el período menstrual en las niñas y el crecimiento del pene y de los testículos en los niños. Uno de los cambios corporales que ocurren durante la pubertad es un gran incremento del ritmo de crecimiento: un estirón. ¡El incremento de las concentraciones hormonales indica a tus huesos que crezcan, crezcan y crezcan! 

Cuando estos cambios ocurren antes de los 7 u 8 años en las niñas o antes de los 9 años en los niños, se habla de pubertad precoz, una pubertad que ocurre antes de lo esperable. Al principio, estos niños serán más altos que sus compañeros de edad. De todos modos, más adelante, pueden dejar de crecer antes que la mayoría de los niños, de modo que no se convertirán en adultos muy altos, como se podría esperar al principio. Generalmente, los niños con pubertad precoz se pueden tratar con medicamentos que ayudan a corregir este problema. 

La pubertad tardía o "retraso de la pubertad" ocurre cuando los cambios hormonales que deberían ocurrir con la pubertad tienen lugar más tarde de lo normal o no llegan a ocurrir algunas veces. Las niñas que no hayan iniciado la pubertad con 13 años o los niños que no la hayan iniciado con 15 años presentan "retraso de la pubertad", algo que a veces también se llama "maduración tardía" o "adolescencia tardía". Cuando, por fin, llega la pubertad, sea por sí misma o gracias al tratamiento, estos adolescentes hacen el estirón y tienden a ponerse a la altura de sus compañeros. ¡A veces, hasta llegan a ser más altos que sus amigos!

Hormonas y trastornos del crecimiento 

Una de las glándulas de nuestro cuerpo es la hipófisis. Se encuentra en el centro del cerebro y tiene forma de cacahuete. Aunque sea muy pequeña, esta glándula es de gran importancia. Una de las sustancias químicas que envía la hipófisis al cuerpo es la hormona del crecimiento, que no es de extrañar que sea fundamental para crecer. 

Cundo la hipófisis no fabrica suficiente hormona del crecimiento, y a veces también de otras hormonas hipofisarias, el problemas se llama "insuficiencia adenohipofisaria". Esto puede enlentecer el crecimiento en un niño. Hay unas pruebas especiales que permiten saber si un niño no fabrica una cantidad suficiente de hormona del crecimiento. En estos casos, las inyecciones diarias de hormona del crecimiento suelen ayudar a crecer hasta alcanzar una estatura adulta normal. 

Otra glándula que fabrica hormonas importantes para el crecimiento es la glándula tiroidea. Tal vez la puedas palpar si aprietas suavemente con los dedos la parte delantera del cuello, justo debajo de la nuez. Tiene forma de mariposa y se mueve arriba y abajo al tragar. 

Tu glándula tiroidea fabrica una hormona llamada tiroxina. Si se fabrica muy poca cantidad de esta hormona, el problema se llama "hipotiroidismo". El hecho de tener poca tiroxina hace que el niño crezca más despacio. Los médicos pueden hacer un sencillo análisis de sangre para saber si un niño es hipotiroideo. Si es necesario, el niño puede tomar la hormona que le falta en forma de comprimido.

Otras razones de los niños no crezcan con normalidad

Las hormonas desempeñan un papel fundamental en el crecimiento, pero los niños pueden no crecer con normalidad por otros motivos, como los siguientes: 

  • Enfermedades crónicas. Entre ellas, se incluyen los problemas de corazón, los problemas renales, la fibrosis quística, la artritis reumatoide juvenil y la anemia falciforme, que pueden enlentecer el crecimiento en algunos casos.
     
  • Complicaciones durante el embarazo. Uno de los motivos de que se pida a las mujeres embarazadas que no beban alcohol ni fumen es porque estas conductas pueden enlentecer el crecimiento del feto. Un bebé puede ser demasiado pequeño al nacer y algunos de ellos siguen siendo pequeños durante el resto de la vida. Este problema se llama "retraso del crecimiento intrauterino", o RCIU. Algunas infecciones que se pueden contraer durante el embarazo, otros problemas relacionados con el embarazo y ciertas enfermedades genéticas también pueden causar este problema.
     
  • Retraso del desarrollo. Algunos bebés no crecen ni ganan peso con normalidad después de nacer. Esto recibe el nombre de retraso del desarrollo o retraso del crecimiento. Un retraso del desarrollo pueden ocurrir sencillamente porque un niño no come lo suficiente. Algunos bebés es posible que padezcan una enfermedad que se tiene que tratar, pero la mayoría de ellos empezará a crecer con normalidad después de que se empiecen a alimentar como es debido.
     
  • Problemas genéticos. Algunos problemas genéticos también pueden hacer que un niño no crezca como debería crecer. Algunas niñas pueden ser bajas porque padecen un síndrome de Turner. Esto significa que solo tienen un cromosoma X, en vez de dos, o que uno de sus dos cromosomas X es anormal. Hay otros problemas genéticos, como el síndrome de Marfan, que hace que una persona sea alta y con los brazos y las piernas muy largos. Las personas con este síndrome también pueden tener problemas en el corazón y en los ojos. 

Ahora se pueden tratar con éxito muchos de estos trastornos del crecimiento. Con ayuda, los niños que antes acababan siendo muy bajos pueden crecer como los demás niños. ¡Aquí tienes el final feliz de todo cuento de hadas!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: julio de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com