KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Irse de campamento

Amigos, diversión, aprendizaje e independencia 

Irse de campamento es una tradición veraniega para muchos niños. Nos referimos a campamentos internos porque los niños se quedan a dormir por la noche. Los niños suelen pasar en este tipo de campamentos una semana o más tiempo. 

Tal vez vayas a un campamento tradicional, donde los niños nadan, hacen manualidades, hacen teatro y se sientan alrededor de una fogata al anochecer. O tal vez vayas a un campamento de intereses especiales, donde mejorarás tus habilidades deportivas, o bien aprenderás cosas sobre las computadoras, el espacio exterior, el arte... Hasta hay campamentos pensados especialmente para niños que padecen los mismos problemas de salud, como el asma o la diabetes. 

Sea cual sea el campamento al que vas a ir, lo más probable es que estés emocionado y tal vez un poco nervioso si se trata de tu primera vez. Siéntete orgulloso de ti mismo por ser lo bastante mayor como para ir de campamento. Tendrás la oportunidad de probar cosas nuevas, ¡como montar a caballo, hacer canoa, jugar a tenis o participar en un concurso de baile!

Pero un campamento es más que solo amigos y diversión. También es una oportunidad para aprender un poco más a ser independiente. Sigue leyendo para aprender a estar preparado para esta memorable experiencia.

No es lo mismo que un campamento diurno 

Muchos niños van a campamentos diurnos durante el verano. Pueden ser muy divertidos, pero siguen siendo una experiencia no muy diferente de la vida diaria. Vas de campamento por la mañana y vuelves a casa por la tarde. A veces, vas en autobús hasta el lugar o bien te lleva en coche tu mamá o tu papá o los padres de un amigo que también va al campamento. Como con cualquier cosa, puedes tardar un poco de tiempo en acostumbrarte al lugar, los monitores y los niños. Pero vuelves a casa cada noche, como vuelves del colegio durante el curso escolar. 

Los campamentos de verano a los que nos referimos aquí ofrecen una atracción añadida porque en estos campamentos te quedas día y noche, comiendo y durmiendo allí. Es como ir de vacaciones, pero sin tus papás. Lo más probable es que duermas en una cabaña o en un dormitorio con otros niños que también estarán en tu campamento. Lo más probable es que coman todos juntos en un amplio comedor y que tengas que compartir el baño con otros niños. 

Algunos campamentos son mixtos, lo que significa que aceptan tanto a niñas como a niños. (Aunque duermen en cabañas o dormitorios separados por sexos.) También hay campamentos que son solo para niñas o solo para niños, aunque a menudo estos campamentos juntan a ambos sexos en fiestas y bailes. 

Lo más habitual es que los organizadores del campamento envíen información a tu familia antes para que sepas qué debes llevar al campamento. Lo más probable es que tu médico deba rellenar un formulario sobre tu salud, a fin de que los organizadores del campamento puedan estar seguros de que te han puesto todas las vacunas y de que los monitores conozcan cualquier problema de salud que puedas tener. 

Como siempre que te vas de vacaciones, necesitarás hacer el equipaje, llevando una bolsa (o dos) llena de ropa y de otras cosas que necesitarás mientras estés de campamento. Generalmente te darán toda la comida, aunque tal vez necesites algo de dinero para comprarte algún tentempié o para otros pequeños gastos.

¿Quién cuidará de ti en el campamento?

Los monitores del campamento (que suelen ser adultos o jóvenes) serán quienes se encargarán de dirigir las actividades y de velar por tu seguridad, como hacen tus papás cuando estás con ellos. Por ejemplo, si te hicieras una herida en la rodilla, un monitor te ayudaría a limpiarla y a cubrirla con un vendaje. Y, si te pusieras enfermo, un monitor llamaría al médico y a tus padres. 

Lo mejor de todo es que los monitores ayudan a los niños a disfrutar del campamento. Ellos organizan las actividades y programan el horario de todos los días. 

Los monitores y otros adultos del campamento son responsables de cuidar de ti, pero los campistas pueden hacer un montón de cosas para cuidar de sí mismos. Esto significa seguir las normas de seguridad en actividades como nadar o navegar. Te lo tendrás que tomar muy en serio cuando un monitor te diga que no te separes del grupo en una excursión por la montaña. 

Los campistas pueden hacer otras cosas importantes, como acordarse de ponerse protector solar y repelente contra insectos. A los monitores les encantará que te esfuerces en mantener limpia y ordenada tu cabaña o dormitorio, tirando todos los desperdicios a la basura.

Hacer el equipaje

Lo que necesitarás incluir en tu equipaje dependerá del tipo de campamento al que vayas y de cuánto tiempo vaya a durar. Pero recuerda que no necesitarás 30 piezas de ropa interior, incluso aunque vayas a estar 30 días de campamento. Si vas a estar durante un período de tiempo largo, tu monitor te informará sobre cómo lavar la ropa. 

Algunos de los artículos típicos que todo el mundo lleva a un campamento son los siguientes: 

  • sudaderas y camisetas 
  • pantalones cortos, pantalones vaqueros y otros pantalones largos
  • trajes de baño 
  • impermeable 
  • zapatillas deportivas 
  • botas de montaña
  • calcetines y ropa interior 
  • sábanas y toallas 
  • cepillo de dientes y pasta de dientes 
  • champú, gel y otros artículos de aseo personal que utilices  
  • protector solar (con un FP mínimo de 15)
  • repelente contra insectos (sobre todo contra los mosquitos)
  • papel y bolígrafo para escribir a la familia y a los amigos 
  • equipo deportivo (raqueta de tenis, gorro de natación, gafas de natación, etc)  
  • todo medicamento que tomes de forma regular  

Es una buena idea marcar con etiquetas la ropa y demás pertenencias porque es fácil perder cosas en un campamento. Si te dejas algo en el campamento, lo podrás recuperar si lleva puesto tu nombre. Y, si tú y un amigo tuyo tienen toallas iguales, pueden saber cuál es la tuya. 

Es bonito llevar en el equipaje un pequeño recordatorio de tu casa, como una foto de tu familia o de tu mascota preferida. Te será muy útil si empiezas a añorarlos. 

¿Quién iba a decir que añorarías tu casa y tu familia?

Con tantas cosas que hacer, es difícil aburrirse en un campamento. Pero es posible que sientas que tienes nostalgia de casa. La nostalgia de casa consiste en echar de menos tu vida familiar de cada día, como añorar a tus padres, a tu perro, a tu habitación y tal vez, incluso, hasta a tu hermano o hermana. Lo bueno es que es posible que puedas llamar a tu casa y hablar con tu familia. También es posible que haya un día o fin de semana especial en el campamento donde las familias vengan de visita. 

Hasta que llegue ese día, escribe cartas por correo portal o electrónico a tu familia y amigos. Si te sientes triste, te puede ayudar hablar con otros campistas o con tus monitores sobre cómo te sientes. Pero no pasa nada si te encuentras bien y no te sientes solo porque estás demasiado ocupado pasándotelo bien. Después de todo, esa es la idea de irse de campamento. 

¡Pásatelo genial en tu campamento!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: octubre de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com