KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Ponerse a dieta, ¿es para niños?

Todo el mundo lleva una dieta. ¿Te parece raro? Pues sí, es verdad. Una dieta es sencillamente el conjunto de alimentos que una persona ingiere regularmente. Pero la palabra "dieta" también se refiere al intento de perder peso, limitando la cantidad de calorías o bien determinados tipos de alimentos.

Es posible que conozcas a adultos y a niños a quienes les preocupa su peso y que dicen que están haciendo dieta. Tal vez te preguntes si deberías hacer dieta. Pero la mayoría de los niños no necesitan, ni deberían, ponerse a este tipo de dieta.

¿Por qué? Averigüémoslo.

Ponerse a dieta para perder peso

Todos los alimentos y muchas bebidas contienen calorías, un tipo de energía. Cuando una persona se pone a dieta para perder peso intenta ingerir menos calorías que las que utiliza su cuerpo. Haciendo dieta, una persona puede perder grasa corporal y bajar de peso. Del mismo modo, si una persona ingiere más calorías que las que utiliza su cuerpo, ganará peso.

Los niños no suelen necesitar hacer este tipo de dieta. A diferencia de los adultos, los niños están creciendo y se están desarrollando. Durante el proceso de desarrollo, los niños necesitan una amplia variedad de alimentos saludables para que sus cuerpos sigan creciendo como deben crecer. Algunos niños tienen sobrepeso, pero incluso los niños con sobrepeso suelen poder mejorar su salud simplemente comiendo alimentos nutritivos y siendo más activos.

Tener sobrepeso puede desembocar en problemas de salud, pero los niños pueden dañar su salud todavía más haciendo algo drástico, como saltarse comidas o comer solo lechuga.

¿Quién necesita ponerse a dieta?

Aunque hay gente que cree que pesa demasiado o demasiado poco, no existe una estructura corporal perfecta. Hay gente con una estructura corporal más grande (huesos de mayor tamaño), que siempre será más voluminosa y más pesada que la gente menos corpulenta.

Si tienes dudas relacionadas con tu peso, habla con tu médico. Él te revisará y evaluará tu índice de masa corporal (IMC). Es una forma de calcular cuánta grasa corporal tienes. Si a tu médico le preocupa tu peso, es posible que te recomiende un par de objetivos:

  • ganar peso a un ritmo más lento
  • mantener tu peso corporal actual

El médico puede recomendar perder peso a algunos niños, pero estos siempre lo deberán hacer con la ayuda del médico. Los niños que necesiten perder peso es mejor que consulten a un dietista, quien les explicará cómo pueden reducir calorías de una forma segura mientras siguen incorporando todos los nutrientes que necesitan.

Dietas peligrosas

Las dietas que no incluyan una amplia variedad de alimentos nutritivos o que contengan una cantidad insuficiente de calorías pueden ser peligrosas para los niños. Existe un tipo de dietas peligrosas para la salud que son las "dietas relámpago". Suelen prometer pérdidas rápidas de peso y exigen que la persona siga unas normas muy estrictas.

Algunas de estas dietas peligrosas para la salud eliminan categorías completas de alimentos o exigen que la personas solo coma un tipo de alimento, como sopa de col, ¡qué asco! La verdad es que no existen recetas rápidas para la pérdida de peso. Por lo tanto, las pastillas, las bebidas especiales, las dietas a base de líquidos y otros artilugios son absolutamente inadecuadas, sobre todo para los niños. Si alguien te ofrece una pastilla para adelgazar o te sugiere que empieces a tomar un batido mágico que te hará adelgazar, ¡no le hagas caso! Esas dietas pueden enfermar a la gente. Y suelen acabar con la persona volviendo a ganar lo que había perdido.

Algunas personas deseosas de hacer cambios radicales para estar más delgadas podrían padecer un trastorno de la conducta alimentaria. Estos trastornos incluyen la anorexia nerviosa (privarse de comida) y la bulimia nerviosa (comer y luego vomitar de forma voluntaria). Se trata de afecciones graves, que requieren atención médica.

Ayuda para quien esté siguiendo una dieta peligrosa

Si tienes un amigo o un hermano que esté siguiendo una dieta peligrosa para la salud, necesitas contárselo a un adulto. Te puedes dirigir a uno de tus padres, a un profesor o a otro adulto de confianza. También le puedes decir a él directamente que sus hábitos alimentarios son insanos, pero lo más probable es que necesites implicar también a un adulto.

No es nada raro que los niños, o los adultos, deseen ser más altos o más delgados o quieran cambiar alguna parte de su aspecto físico. Si te sientes así, habla con un padre o un adulto en quien confíes. Quizás necesitas que alguien te ayude a entender esos sentimientos y a comprender que tu peso está directamente relacionado con tu salud.

Los cambios que ocurren en el cuerpo de un niño durante la pubertad incluyen el aumento de peso. Es algo normal, pero es una buena idea que hables con tu médico si tu o tus padres tenéis alguna duda al respecto.

¿Qué pueden hacer los niños?

Entonces, si los niños no necesitan ponerse a dieta, ¿cómo pueden mantener un peso saludable? Todos los niños se benefician al seguir una dieta equilibrada y al hacer abundante actividad física.

Los niños tienen muchas opciones en lo que se refiere a la actividad física y el ejercicio. A algunos les gustan los deportes en equipo o bailar en grupo. Otros prefieren improvisar, yendo en bici o jugando al baloncesto en un parque. El mero hecho de ayudar a tus padres a pasar el rastrillo por el jardín o a limpiar la casa es un tipo de actividad física, ¡aunque no tan divertida como irse a la piscina! Asimismo, es una buena idea reducir las actividades pasivas, como ver la tele o jugar con la computadora.

Los niños también han de intentar comer una amplia variedad de alimentos saludables. Llevar una dieta equilibrada significa no comer lo mismo cada día e ingerir alimentos procedentes de grupos alimenticios diferentes, como:

  • frutas y verduras
  • leche y lácteos
  • carne, frutos secos y otros alimentos ricos en proteínas
  • cereales, sobre todos los integrales, como el pan integral

Este tipo de dieta ayuda a tu cuerpo, al aportarle los nutrientes más adecuados. Por ejemplo, las proteínas ayudan a desarrollar los músculos y otras estructuras corporales. El calcio ayuda a los huesos a crecer. Y necesitas vitaminas y otros nutrientes para que tu cuerpo funcione como debe funcionar. La fibra previene el estreñimiento y los hidratos de carbono te dan energía, por mencionar unos pocos.

Ahora que sabes más cosas sobre las dietas, puedes explicar a la gente que sigues una muy especial: ¡una dieta equilibrada, saludable y fenomenal para un niño!

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2014

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com