KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Cómo los grupos cerrados de amigos hacen que los niños se sientan rechazados

Un día, durante el almuerzo, la maestra encontró a Madison sentada sola y parecía triste. El sándwich de mantequilla de cacahuete, que siempre estaba ansiosa por comer, estaba prácticamente intacto. "¿Qué te pasa, Madison?" –le preguntó la maestra.

Más tarde ese día, Trey estaba parado solo al lado de la cancha de básquet cuando ya las clases habían terminado. La mamá de Trey le preguntó por qué no había ido a jugar con Zack y Steve, que estaban tirando pelotas al aro. Trey le dijo a su mamá que no tenía ganas y se fueron caminando a casa.

Pero la verdad es que tanto Trey como Madison tenían el mismo problema: Ambos se sentían rechazados y heridos.

Madison estaba tan triste que no quería comer, y Trey estaba tan enojado que cuando llegó a su casa cerró de un portazo la puerta de su habitación. Los niños que decían ser sus amigos ayer, hoy ya no lo eran. ¿Qué sucedió?

¿Qué son los grupos cerrados de amigos?

No todos los grupos de amigos son cerrados. Lo que hace que un grupo de amigos sea cerrado es el rechazo a ciertos niños intencionalmente. Por lo general, uno o dos niños con más poder, son los que deciden quién puede formar parte del grupo y quién queda excluido. Una vez que se integran al grupo, los niños se comportan de una manera muy diferente. Hasta pueden comportarse diferente hoy con respecto a ayer. Puede ser muy confuso.

Todos nos hemos sentido rechazados por algún amigo en algún momento. Los amigos son personas como cualquiera de nosotros —cometen errores y por lo general los podemos perdonar (Después de todo, ¡nosotros también cometemos errores!). A veces los amigos se pelean y se amigan nuevamente.

Pero otras veces, los niños forman grupos cerrados que no dejan participar a otros niños. Un grupo cerrado de amigos es un grupo de niños que siempre están juntos y que no dejan que otros niños se unan a su grupo. A veces, los niños que forman este tipo de grupos son malos con los niños que están afuera del grupo.

Por ejemplo, Trey y Steve siempre juegan al básquet después de la escuela. Pero Zack comenzó a excluir a Trey del grupo y ahora hasta Steve trata mal a Trey. Lo mismo ocurrió con Madison y Allie. Solían invitarse a dormir a sus casas todo el tiempo, pero ahora Cleo organizaba fiestas a la noche y no invitaba a Madison.

Por lo general, los niños forman grupos cerrados durante los últimos grados de la escuela primaria o durante la escuela media. A veces, los grupos cerrados están formados por niños que tienen un interés en común, como un deporte, juegos de computadora, o la música. Los niños que pertenecen a estos grupos simplemente quieren ser populares o sentir que son parte de un ambiente en particular. Es posible que te digan que sólo puedes unirte al grupo si usas ciertas prendas de vestir, o es posible que te hagan sentir mal si tu madre o tu padre no pueden comprarte las cosas que ellos tienen.

Tanto los niños como las niñas forman grupos cerrados; aunque las personas que estudian estos grupos dicen que son más comunes entre las niñas. Los grupos cerrados de niñas tienen por lo general más maldad en lo que respecta al tratamiento de las niñas que no pertenecen al grupo.

Cuando eres rechazado

Cuando no eres parte del grupo, es posible que te sientas frustrado y confundido. Quizás tu mejor amiga la semana pasada te trató muy mal y no quiso sentarse contigo durante el almuerzo de la escuela. Es posible que tengas ganas de llorar o que te sientas muy enojada o triste. Es probable que te sientas sola durante el almuerzo o después de la escuela, o hasta con miedo de que alguien te moleste o quiera pelearse contigo. Puedes sentir frustración o enojo porque no sabes qué hacer. Tal vez te sientas mal por la manera en la que los niños te han rechazado.

¿Por qué otros niños se unen a un grupo cerrado?

Una de las cosas más feas de los grupos cerrados es ver que cuando un niño, que era tu amigo, se une a un grupo, comienza a tratarte mal. Muchas veces, el problema comienza con una discusión entre ustedes. Pero otras veces tú puedes quedar afuera del grupo aunque no haya pasado nada.

A veces te pueden dejar afuera del grupo porque no luces, te comportas, o te vistes como los otros niños. O simplemente porque eres el niño "nuevo" en la clase. Los niños que forman grupos cerrados usualmente quieren ser populares y sentirse importantes. A veces, piensan que al incorporarse a un grupo cerrado no van a sentirse aislados. Ciertos niños sienten que tienen más poder si tratan mal a otros (por ejemplo los hostigadores o bullies).

Cuando los niños forman parte de un grupo cerrado, se comportan de manera diferente. Por lo general, copian lo que hacen los otros aunque saben que no es lo correcto —aun cuando saben que aislar a un amigo es una maldad.

Es posible que desde afuera todo parezca divertido, pero es probable que los niños que forman parte de un grupo cerrado de amigos no sean tan felices como te imaginas. Si perteneces a un grupo cerrado de amigos, te sentirás feliz de ser parte de un grupo de niños como tú. Al mismo tiempo, es posible que extrañes a los amigos que han sido rechazados.

Es posible que a algunos niños no les guste la manera en la que tratan a otros niños, pero no saben cómo pueden hacer para sentirse importantes y, al mismo tiempo, tratar bien a una persona que no pertenece al grupo. De todas maneras, esto no es una buena excusa. Muchos niños son capaces de tratar bien y ser buenos con todos los niños –niños dentro y fuera de su círculo de amigos- sin tener que formar parte de un grupo cerrado.

Sentirse atrapado en un grupo cerrado de amigos

A veces, los niños se dan cuenta de que ya no quieren pertenecer al grupo cerrado. No quieren aislar a otros niños y herir sus sentimientos. También se dan cuenta de que extrañan la relación de amistad con niños ajenos al grupo al que pertenecen.

Algunos niños no quieren seguir las reglas del grupo cerrado de amigos y no les gusta que otro niño trate de estar al mando del resto. Es posible que pertenecer a un grupo cerrado signifique que tengan que perder algo de libertad y hasta que tengan que cambiar su forma de ser, el tipo de música y la ropa que les gusta.

Aunque nadie te trate mal personalmente, de todas maneras es posible que te parezca molesto que no te sea permitido ser parte de otros grupos de amigos. O es posible que seas parte de un grupo cerrado, pero que te estés cansando de que te mandoneen y que te preocupe que los que supuestamente son tus amigos te pongan en ridículo o te gasten una broma. Quizás alguien haya dicho algo feo sobre ti o sobre un amigo tuyo en la internet. Ten cuidado con las cosas que dices o publicas en la internet —y siempre aléjate de las burlas que se hacen por este medio.

A medida que los niños crecen, la necesidad de pertenecer a un grupo cerrado desaparece y no se está tan pendiente sobre quién pertenece o quién está excluido. Para algunos niños, esto lleva un tiempo. En su mayoría, los grupos cerrados desaparecen hacia el final de la escuela superior y dan lugar a la formación de grupos de amistad más divertidos.

¿Quién puede ayudar?

Los padres, los hermanos, otros miembros de la familia, y los maestros pueden ayudar cuando alguien es rechazado o tratado de mala manera. Hasta pueden darte consejo sobre qué hacer cuando un niño es malo con otros niños. A veces pueden enseñarles a los niños que no está bien tratar a otros niños de esta manera y mostrarles qué se puede hacer para que los niños dejen de ser crueles con otros niños.

Si alguien te trata mal o si conoces a alguien que recibe mal trato por parte de miembros de un grupo cerrado, es importante que se lo digas a un adulto. Los adultos pueden ayudar a que los niños jueguen juntos, no excluyan a nadie y reparen la amistad. Además, animan a los niños a hacer amigos y a formar un grupo sin dejar a otros afuera. Pueden mostrarles a los niños que es posible ser popular y tratar a los todos con respeto y bondad.

Qué puedes hacer

Si los grupos cerrados te están afectando, ¿qué puedes hacer?

  • Busca hacer amigos. Si te encuentras excluido de un grupo en particular, centra tu atención en la búsqueda de amigos. Júntate con niños que no sean miembros de un grupo cerrado. A veces esto significa buscar amistades de niños mayores o menores que tú o hacer amigos fuera de la escuela. A veces significa acercarse a niños que pueden tener un aspecto diferente o actuar de una manera distinta.
  • Habla sin temor. Si tu grupo de amigos se ha convertido en un grupo cerrado, habla sin temor. Está bien decir que tú también deseas invitar a otros para estar contigo. Es posible que el grupo decida seguir sin ti. Debes estar preparado para esto. Por otro lado, es posible que otros sigan tu ejemplo y que comiencen a abrirse un poco. La mayoría de las escuelas tienen consejeros y políticas para ayudar a que los grupos de amigos no cometan excesos; quizás tu podrías convertirte en un consejero o un defensor de los derechos de los niños, o escribir sobre el tema en el periódico escolar.
  • Invita a un amigo. Si te encuentras afuera de un grupo y deseas ser amigo de una persona que pertenece al grupo, invita a esa persona a hacer algo contigo. Es beneficioso si pudieras ver a tu amigo fuera de la influencia de otros miembros del grupo. Quizás tu mamá o tu papá pueden arreglar para que este amigo vaya a tu casa durante el fin de semana. Al compartir tiempo juntos, él se dará cuenta de que es ridículo no pasar más tiempo juntos. Pero prepárate para la desilusión. Aunque la hayan pasado bien juntos, tu amigo puede cambiar su actitud una vez que regresa a la escuela y vuelva a ser parte del grupo cerrado.
  • No te desquites contigo mismo. Algunos niños piensan que ellos mismos deben tratar de lograr un cambio. Eso está bien. Quizás desees ser más sano o estar en mejor forma o sonreír más y estar de mejor humor. Está muy bien querer hacer estos cambios en tu persona, pero hazlo por ti, no por otros. Si hay niños que son malos contigo porque creen que no encajas bien en el grupo, no les permitas que tomen decisiones sobre el tipo de niño que deberías ser. Decide tú mismo, y pide ayuda para lograr tus objetivos. Pregúntale a un primo, o a un amigo, que tenga estilo a que te ayude a cambiar tu guardarropa o cambiar tu corte de cabello. Pero haz el cambio solamente si eso es lo que deseas.
  • Aprovecha todos los lugares para hacer amigos. Los niños más populares, y con los que todos quieren estar, son amistosos con todos. Haz lo posible por permitir que cualquiera se sienta con la libertad de ir a hablarte. Trata de aprovechar las oportunidades de conocer, hablar y jugar con diferentes tipos de niños. ¿Hay alguien que está sentado solo durante el almuerzo? ¿Por qué no invitarlo a que se siente a tu mesa? O quizás notaste que hay un niño parado fuera de la cancha mientras tú juegas al básquetbol. Es hora de que lo invites a entrar en la cancha. Quién sabe –quizás se terminen llevando bien y se hagan amigos. Sería fantástico, ¿no?
Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: agosto de 2013

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com