KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


El asma

El asma es un una afección que afecta a la respiración. Dentro de los pulmones, hay unas vías respiratorias llamadas bronquios. En el asma, algunas de las vías respiratorias de menor tamaño se pueden hinchar y estrechar, dificultando que el aire pase a través de ellas. 

Hablemos sobre la respiración. Cuando inspiras, el aire te entra por la nariz o la boca, luego te pasa por la tráquea. Desde allí, el aire llega a los pulmones a través de unas vía respiratorias llamadas bronquios. Estas vías respiratorias se dividen, como si fueran las ramas de un árbol, y se hacen cada vez más pequeñas. 

Al final de las vías respiratorias de menor tamaño, se encuentran los alvéolos, unos saquitos diminutos que están en las profundidades de los pulmones. Allí es donde los pulmones extraen el oxígeno del aire y lo trasfieren a la sangre, un paso fundamental porque todas las partes de tu cuerpo necesitan oxígeno para seguir funcionando como deben funcionar. El proceso completo se invierte cuando expiras, sacando al exterior el dióxido de carbono de tu cuerpo. 

Un niño con asma puede tener problemas para respirar porque sus vías respiratorias son sensibles. A veces funcionan con normalidad, pero otras veces se hinchan y se estrechan. Por lo tanto, le cuesta respirar porque sus vías se cierran un poco, como cuando se estruja o se comprime una pajita. Unas vías respiratorias inflamadas pueden fabricar muchas mucosidades pegajosas que también dificultan la respiración. 

Un niño con asma puede tener resuello (emitir un pitido al respirar), tos y opresión de pecho. Una crisis asmática (o ataque de asma) puede empeorar si el niño no utiliza su medicación contra el asma. Después de una crisis asmática, las vías respiratorias casi siempre vuelven a estar como estaban antes, aunque pueden tardar varios días en recuperarse. 

¿Quién desarrolla asma?

Nadie sabe realmente por qué las vías respiratorias de una persona son más sensibles que las del resto de la gente, pero sabemos que el asma se da por familias. Esto significa que, si un niño tiene asma, puede tener un padre, un hermano, un tío u otro pariente que tenga asma o que lo tenía cuando era niño. 

¿Qué causa las crisis asmáticas?

Cualquier cosa que provoca una crisis asmática (o ataque de asma) se llama desencadenante. Distintos niños tienen desencadenantes diferentes. Entre los desencadenantes más frecuentes, se incluyen los siguientes: 

  • los alérgenos, como el polvo, el polen, el pelo animal y el moho 
  • los irritantes, como el humo del tabaco, el perfume y el polvo de la tiza
  • las infecciones, como un resfriado o la gripe 

¿Cómo se trata el asma?

Una forma de tratar el asma consiste en que la persona evite sus desencadenantes, como el pelo animal o el polvo. Pero no siempre es posible evitar los desencadenantes. Por eso, la mayoría de los niños con asma también toman medicamentos.

No todas las asmas son iguales. De ahí que haya distintos tipos de medicamentos para tratar esta enfermedad. El médico pensará en qué es lo que causa las crisis asmáticas, así como en lo frecuentes y lo graves que son estas crisis. Y luego decidirá sobre el mejor tipo de tratamiento.

El médico también puede elaborar un plan de acción contra el asma para ayudar al niño a recordar qué medicamentos debe utilizar y cuándo. Es posible que un niño con asma tenga que utilizar un medidor de flujo espiratorio máximo para hacerse una idea de lo bien que está respirando un día en concreto y para saber si necesita o no medicarse. 

Si un niño sabe, con tiempo de antelación, que se va a exponer a alérgenos o a otro tipo de desencadenantes, puede tener que tomar medicamentos para mantener las vías respiratorias bien abiertas. Todo niño con asma inducida por el ejercicio físico se puede medicar antes de hacer ejercicio para poder acabar la carrera o el partido. 

Hay un tipo de medicamento contra el asma que se llama medicamento de alivio inmediato (también conocido como medicamento de efecto rápido o de rescate). Funciona muy deprisa, ayudando a abrir las vías respiratorias del niño para que pueden volver a respirar. 

Otro tipo de medicación contra el asma se llama medicamento de control a largo plazo (también conocido como medicamento de mantenimiento o preventivo). Se trata de un medicamento de uso diario que se toma para evitar las crisis asmáticas. 

Los medicamentos contra el asma se suelen tomar a través de un inhalador, un tubo de plástico que contiene un recipiente lleno de medicamento. El niño se lleva el inhalador a la boca e inspira. El medicamento sale en forma pulverizada y se dirige hacia los pulmones. El medicamento pulverizado relaja las vías respiratorias y el niño puede volver a respirar con facilidad.

Utiliza una cámara de inhalación

La mayoría de los niños con asma utilizan inhaladores provistos de cámaras de inhalación (también conocidas como “dispositivos espaciadores”). La cámara de inhalación se acopla al inhalador y sostiene el medicamento pulverizado entre el inhalador y la boca del niño. Permite que el niño inspire cuando esté preparado, haciendo que le resulte más fácil inhalar todo el medicamento.

Kids image 

Los niños también pueden tomar comprimidos o jarabe para controlar el asma. En casos excepcionales, pueden necesitar ponerse inyecciones en la consulta del médico. Independientemente del medicamento que tome el niño, el objetivo siempre es el mismo: mantener el asma bajo control para que sus desencadenantes no creen problemas. 

Muchos niños constatan que su asma desaparece o se atenúa cuando se vuelven mayores. Algunos médicos creen que esto ocurre porque sus vías respiratorias se ensanchan conforme el niño crece y aumenta de tamaño. Con más espacio dentro de las vías respiratorias, el aire lo tiene más fácil para entrar y salir. 

Algunas personas siguen teniendo asma durante la etapa adulta, pero esta afección no tiene que hacer que rindan menos que los demás. Algunos de los mejores atletas controlan su asma mientras siguen compitiendo a nivel profesional e, incluso, a nivel olímpico.

Fecha de revisión: marzo de 2015

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com