[Ir al contenido]
KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


El asma

¿Qué es el asma?

El asma es un problema de salud que dificulta la respiración. Ocurre porque las vías respiratorias de los pulmones se hinchan, se llenan de mucosidades y se estrechan. Algunas personas dicen que tener asma es como respirar a través de una pajita.

Si tienes asma, no estás solo. La padecen muchos niños y muchos de ellos toman medicamentos para poder respirar mejor. Con los medicamentos adecuados y un buen plan de acción contra el asma, esta enfermedad no te bajará el ritmo.

¿Cuáles son las causas del asma?

Nadie sabe realmente por qué los niños desarrollan esta enfermedad. Pero el asma se tiende a dar por familias. Esto significa que, si un niño tiene asma, es posible que tenga un padre, un hermano u otro pariente con asma o bien que la padeció cuando era niño.

¿Qué ocurre en el asma?

Tú haces miles de respiraciones cada día. Normalmente, cuando inspiras, el aire te entra por la nariz o por la boca y luego te baja por una vía respiratoria llamada tráquea. Desde allí, el aire te llega a los pulmones a través los bronquios. Y tiene lugar el mismo proceso, pero al revés, cuando exhalas o espiras.

Con el asma, cuesta más respirar porque las vías respiratorias se estrechan, se inflaman y se llenan de mucosidades. Y esto dificulta que paso del aire.

¿Qué es una crisis asmática?

El asma no te hace más difícil respirar constantemente, sino solo a veces. Ocurre porque las vías respiratorias se irritan más de lo normal. Cuando esto ocurre, recibe el nombre de "crisis asmática" o "ataque de asma".

Sabrás que estás teniendo un ataque de asma si:

  • emites una especie de silbido al respirar (lo que se llama "respiración sibilante")
  • toses mucho
  • tienes opresión de pecho o una sensación dolorosa en el pecho

Las crisis asmáticas también te pueden hacer sudar o notar que se te acelera el corazón, incluso aunque estés completamente quieto.

Una crisis asmática puede empeorar si el niño no usa su medicamento para el asma tal y como se lo ha indicado el médico.

¿Qué causa las crisis asmáticas?

Las cosas que pueden provocar crisis asmáticas se llaman "desencadenantes." Distintos niños tienen distintos desencadenantes. Entre los desencadenantes del asma más frecuentes, se incluyen los siguientes:

¿Cómo se diagnostica el asma?

Si tu médico cree que podrías tener asma, te tendrá que evaluar. Una prueba que ayuda a los médicos a saber si un niño tiene asma es la espirometría. Un espirómetro es un dispositivo que evalúa lo bien que te funcionan los pulmones. ¡Es tan fácil de usar como apagar las velas de un pastel de cumpleaños!

¿Cómo se trata el asma?

Cuidar de tu asma implica hacer las siguientes dos cosas: evitar las cosas que te desencadenan los ataques de asma y tomar los medicamentos que te haya recetado tu médico.

Evitar los desencadenantes

Una vez sepas cuáles son tus desencadenantes, tú y tus padres pueden seguir medidas para evitarlos. He aquí algunas ideas:

  • Cambiar las sábanas de tu cama a menudo y pasar la aspiradora para que tu casa no contenga polvo.
  • No dejar entrar a tu mascota en tu dormitorio si eres alérgico a la caspa animal.
  • Estar en interiores cuando los índices de polen sean altos (pide a tus papás que se fijen en las predicciones meteorológicas).

Si el ejercicio físico te empeora el asma, es posible que el médico te recete un medicamento para que te lo tomes justo antes de hacer ejercicio a fin de impedir que se te estrechen las vías respiratorias.

Tomar medicamentos

No siempre es posible evitar los desencadenantes; por lo tanto, la mayoría de los niños con asma también se tienen que medicar.

El asma de cada niño es diferente. Por eso, hay distintos tipos de medicamentos para tratarla:

  • Hay un tipo de medicamento para el asma que se llama medicamento de alivio rápido (también conocido como "medicamento de efecto inmediato" o "de rescate"). Actúa muy deprisa, ayudando a abrir las vías respiratorias del niño para que pueda volver a respirar.
  • El otro tipo de medicamento para el asma se llama medicamento de control a largo plazo (también conocido como "medicamento de mantenimiento" o "preventivo"). Se trata de un medicamento de uso diario que se toma para impedir que ocurran crisis asmáticas.

Te debes tomar tus medicamentos tal y como te lo indique tu médico. Si no lo haces, tu asma podría empeorar y hasta podías acabar en el hospital.

Tu médico elaborará un plan especial contra tu asma, a fin de tenerla bien controlada. Se llama plan de acción contra el asma, y lo deberían tener todas las personas que cuiden de ti, incluyendo a tus profesores, tus monitores y los supervisores de los campamentos a que asistas.

Utilizar un inhalador

La mayoría de los medicamentos para el asma se tienen que inspirar, y los inhaladores ayudan a que el medicamento llegue a los pulmones.

Hay un tipo de inhalador que tiene un tubo de plástico que dispensa el medicamento. Cuando presionas el tubo, expulsa una ráfaga de medicamento para que lo puedas inspirar.

Utilizar una cámara de inhalación

Usar un inhalador como este puede ser complicado, de modo que una cámara de inhalación (también conocida como "dispositivo espaciador") puede ayudar. La cámara de inhalación se acopla al inhalador y sostiene el medicamento pulverizado en el mismo lugar (entre el inhalador y tu boca). Permite que inspires cuando estés preparado, haciendo que te resulte más fácil inhalar todo el medicamento y que te llegue bien a los pulmones.

Hay otro tipo de inhalador que contiene medicamento en polvo en su interior, que se debe inspirar rápida y profundamente, y que no requiere de cámara inhalatoria.

Utilizar un nebulizador

Otra forma de tomar el medicamento para el asma es utilizando una máquina llamada nebulizador. Esta máquina transforma la medicina líquida en un vapor que se debe inspirar.

¿El asma acaba por desaparecer?

¡Sip! Muchos niños comprueban que su asma desparece o se vuelve menos grave conforme van creciendo. Algunos médicos creen que esto ocurre porque las vías respiratorias se ensanchan a medida que va creciendo el niño y van aumentando de tamaño. Con más espacio en las vías respiratorias, al aire le cuesta menos entrar y salir.

Hay gente que tiene asma siendo adulta, pero esta enfermedad no tiene por qué bajarle el ritmo. Algunos atletas profesionales controlan bien su asma y hasta llegan a competir y a ganar en los juegos olímpicos.

Revisado por: Bonnie B. Hudak, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2017