KidsHealth
KidsHealth.org


The most-visited site
devoted to children's
health and development


Dolor abdominal

Te despiertas a media noche con retortijones en el estómago, te abrazas a la almohada y te haces un ovillo. Eso te ayuda un poco y vuelves a conciliar el sueño. Pero, por la mañana, el dolor todavía sigue allí. "¡Ay, me duele la barriga!", le dices a tu mamá o a tu papá. 

Y es entonces cuando empiezan las preguntas: ¿Tienes náuseas o ganas de vomitar? ¿Te ha costado ir al baño últimamente? ¿Tuviste diarrea ayer por la noche? ¿Te duele en alguna otra parte del cuerpo? ¿Te duele tanto que no puedes ni ponerte de pie? ¿Te preocupa algo relacionado con el colegio? Tu mamá o tu papá te hacen todas esas preguntas porque hay muchas cosas diferentes que pueden provocar un dolor abdominal o de estómago. 

Sigue leyendo para averiguar qué es el dolor abdominal, qué lo puede provocar y qué puedes hacer para encontrarte mejor. 

Todo sobre el abdomen 

Cuando te duele el abdomen, podrías tener un problema en el estómago, pero no necesariamente. El abdomen es más que el estómago. Y más que los intestinos. Es toda el área comprendida entre el pecho y los huesos de la pelvis (o caderas). 

Dentro del abdomen, se encuentran el estómago y los intestinos, junto con otros órganos: la vejiga urinaria, los riñones, el hígado, el bazo, el páncreas, la vesícula biliar, el apéndice y las glándulas suprarrenales.

Estos órganos no están sueltos dentro del abdomen; todos ellos están dentro de una membrana que hace de bolsa, llamada "peritoneo". Esta membrana de dos capas también separa esos órganos de los músculos abdominales externos. Hay tres capas de músculos (anterior, posterior y lateral), que sostienen esta especie de "estuche" de órganos y lo protegen.

Tipos de problemas abdominales

Un niño puede tener dolor abdominal por muchos motivos, incluyendo los siguientes: 

  • El estreñimiento es uno de los principales motivos de dolor abdominal. Si llevas un tiempo sin defecar (hacer caca), te duele al defecar o tienes las heces (caca) muy duras, lo más probable es que estés estreñido.
     
  • La diarrea suele estar provocada por una infección que algunas personas llaman "gripe intestinal". Los médicos llaman gastroenteritis a este tipo de diarrea/infección. Cuando tengas diarrea (cacas sueltas y/o acuosas), es posible que también te duela el estómago. Tener dolor de estómago y vomitar la comida también pueden ser síntomas de gastroenteritis. ¡El dolor es una forma que tiene tu cuerpo de decirte que no te alejes del baño!
     
  • Una infección en otra parte del cuerpo también puede provocar dolor abdominal. Un dolor de garganta, una pulmonía, una infección de oído o un catarro acompañado de tos también pueden provocar, a veces, dolor abdominal. Un fuerte dolor abdominal también se puede deber a una infección urinaria o a una obstrucción intestinal. Las infecciones por bacterias o parásitos, la acidez o el ardor de estómago, el síndrome de intestino irritable, o la enfermedad intestinal inflamatoria también pueden causar dolor abdominal.
     
  • Los alimentos. Algunos niños tienen dolor abdominal por haber comido demasiada cantidad de algún alimento, algo demasiado picante o graso, un alimento al que son alérgicos, o un alimento que estuvo demasiado tiempo en la nevera y se estropeó. El dolor abdominal es la forma que tiene tu cuerpo de decirte que a tu estómago y a tus intestinos les está costando mucho descomponer o digerir lo que has comido. Por ejemplo, algunas personas tienen intolerancia a la lactosa, lo que significa que les cuesta mucho digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y en los productos lácteos. En cualquier caso, ¡ten presente que los alimentos indigestos, por muy de moda que puedan estar, provocan indigestión!
     
  • La apendicitis u otros problemas dolorosos. Si el dolor te empieza en el ombligo y luego se te desplaza hacia el lado derecho inferior del abdomen, se podría tratar de una apendicitis. La fiebre y/o los vómitos, así como un dolor que empeora cada vez más acompañado de pérdida del apetito, son otros signos de la apendicitis.
     
  • El estrés. A muchísimos niños (y también a muchos adultos) sienten dolores abdominales cuando están preocupados o estresados por algo.

A veces todo viene de la cabeza 

Si no hay ningún motivo físico para que tengas dolor abdominal, tal vez el origen de tu dolor esté en tu cabeza. Si estás estresado o preocupado por algo, puedes tener un dolor agudo en el estómago. ¡Muchos niños lo tienen!

Si crees que es eso lo que te está ocurriendo a ti, siéntate con alguien de confianza y habla sobre cómo te va la vida. ¿Te están acosando en el colegio? ¿Discuten mucho tus padres? ¿Has hecho algo que desearías no haber hecho? ¿Te preocupa sacar malas notas? Habla sobre ello. Muchas veces, las preocupaciones dejan de resultar tan estresantes cuando se dicen en voz alta, en vez de guardárselas “dentro del estómago”. 

Cuando hables sobre lo que te preocupa, asegúrate de que averiguas qué puedes hacer para tener menos estrés en tu vida a fin de que los nervios se te dejen de poner en el estómago y dejes de tener dolor abdominal. 

Adiós al dolor abdominal

Primero, el médico te hará algunas preguntas, te examinará y tal vez te mande varias pruebas. Es posible que te recomiende tomar algún medicamento y/o te dé unas instrucciones especiales sobre cómo debes comer para no tener dolor abdominal. 

Si el médico sospechara que podrías tener una apendicitis, solicitaría un análisis de sangre. O tal vez te pediría una radiografía, una ecografía o un TAC abdominal. Estas pruebas proporcionarían al médico más información sobre lo que estaría ocurriendo en tu interior. Si tuvieras apendicitis, tendrías que someterte a una operación denominada "apendicectomía".  

Si el estrés parece estar causándote los problemas abdominales, es posible que tu médico te recomiende que vayas a un especialista, como un psicólogo. Estos expertos ayudan a los niños a identificar el origen del estrés así como a idear formas de resolver sus problemas o de afrontarlos mejor. 

Si te gustaría prevenir el dolor abdominal, he aquí algunos consejos que puedes seguir: 

  • No comas más de la cuenta.
     
  • Come alimentos ricos en fibra, como la fruta y la verdura, para que vayas de vientre con regularidad.
     
  • Bebe abundantes líquidos, sobre todo, agua.

  • Lávate las manos antes de comer.
     
  • No comas justo antes de acostarte.
     
  • Duerme mucho para no agotar a tu cuerpo.  

Si tienes dolor abdominal, ¡asegúrate de informar a un adulto de lo que te pasa!

Fecha de revisión: julio de 2016

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® es únicamente para uso educativo. Para obtener consejos médicos, diagnósticos y tratamientos específicos, consulte con su médico.

© 1995- The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionadas por The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com