SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Picaduras de bichos

(Bug Bites and Stings)

Las picaduras de bichos no suelen ser más que un molesto fastidio; provocan solo un malestar y/o un dolor de carácter temporal, pero no suelen ocasionar problemas de salud graves ni duraderos. De todos modos, en algunas ocasiones, estas picaduras pueden provocar infecciones que requieren tratamiento y reacciones alérgicas que pueden ser graves e incluso mortales.

Los padres deben conocer tanto los signos de una infección como los de una reacción alérgica y también deben saber en qué tipo de situaciones se debe solicitar atención médica. Si su hijo tuviera antecedentes de complicaciones relacionadas con las picaduras de bichos, usted debería informar a todas las personas que cuiden de él para que sepan qué deberían hacer en el caso de que le picara un bicho.

Cómo actuar ante una picadura de abeja o de avispa

  • Las abejas, cuando pican, suele dejar un aguijón unido a un saco de veneno. Intente extraer el aguijón lo antes posible utilizando un movimiento de raspado y evitando abrir el saco que contiene el veneno. (Las avispas no dejan sus aguijones en la piel después de picar, lo que significa que pueden picar más de una vez).
  • Lave cuidadosamente el área de la picadura con agua y jabón. Hágalo dos o tres veces al día hasta que se haya curado la piel.
  • Aplique una bolsa con hielo envuelta en un paño o bien una toalla húmeda y fría sobre el área afectada durante unos minutos.
  • Dele a su hijo paracetamol o ibuprofeno para aliviarle el dolor.
  • Para el dolor y la picazón, dele a su hijo un antihistamínico oral de venta sin receta médica si su pediatra le da el visto bueno; siga las instrucciones del prospecto, ajustando la dosis a la edad y al peso del niño. También puede aplicar una crema que contenga corticosteroides o bien un poco de loción de calamina en el área de la picadura.
  • Las picaduras que afectan a cualquier lugar de la boca requieren atención médica inmediata porque las picaduras en la mucosa oral pueden provocar rápidamente inflamaciones importantes que podrían obstruir las vías respiratorias.
  • Solicite atención médica si percibe una erupción o una hinchazón importantes en la zona que rodea la picadura, o si el dolor o la hinchazón persisten durante más de tres días seguidos, lo que podría ser el signo de una infección.
  • Los siguientes signos pueden indicar la presencia de una reacción alérgica grave y de riesgo vital. Si dispone de un inyectable de adrenalina, utilícelo y llame al teléfono de emergencias (911 en EE.UU) si percibe cualquiera de los siguientes signos:
    • resuello o sibilancias (ruidos al respirar) o dificultad para respirar
    • opresión de pecho o de garganta
    • hinchazón de labios, lengua o cara
    • mareo o desmayo
    • náuseas o vómitos

Si su hijo ha tenido una reacción alérgica a una picadura de abeja o de avispa previamente, pida su pediatra que le recete un inyectable de adrenalina (también conocida como epinefrina).

Cómo actuar ante una picadura de araña

  • Lave cuidadosamente el área de la picadura con agua y jabón. Hágalo dos o tres veces al día hasta que se haya curado la piel.
  • Aplique compresas frías.
  • Dele a su hijo paracetamol o ibuprofeno para aliviarle el dolor.
  • Para prevenir posibles infecciones, aplíquele pomada antibiótica y procure que el niño tenga las manos bien limpias. Si tiene algún motivo para sospechar que a su hijo le ha picado picar una viuda negra o una reclusa parda, lave la picadura con agua y jabón, aplique hielo envuelto en un paño o bien una compresa fría sobre la picadura y diríjanse a un servicio de urgencias. Aunque su hijo no presente ningún síntoma, solicite atención médica de inmediato.

La mayoría de las arañas que se encuentran en EE.UU. son inofensivas, exceptuando la viuda negra y la reclusa parda. La araña reclusa parda, un arácnido pequeño de forma ovalada y color marrón con una marca parecida a un violín en la espalda, se encuentra prioritariamente en la región central y meridional de EE.UU. A esta araña le gusta esconderse en lugares oscuros y silenciosos, como los desvanes y garajes, los cobertizos y las pilas de leña. La picadura de esta araña no duele al principio (y es posible que el niño ni siquiera se dé cuenta de que lo ha picado un bicho) pero, en algunos casos, produce hinchazón, cambios en el color de la piel y la aparición de una ampolla, sobre la que más adelante se forma una cicatriz. Los escalofríos, la fiebre, las erupciones, el dolor, las náuseas y, raramente, síntomas más graves (como las convulsiones o el coma) también pueden seguir a una picadura de araña reclusa parda.

La viuda negra, que se encuentra por toda Norteamérica, es de color negro brillante y tiene una marca anaranjada en forma de reloj de arena en el vientre. Su veneno (sustancia tóxica) puede provocar dolorosos calambres que aparecen pocas horas después de la picadura. Los calambres pueden empezar en los músculos que hay alrededor de la picadura, extendiéndose a continuación. La picadura también puede provocar náuseas, vómitos, escalofríos, fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares. Si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas, o si usted cree que le ha podido picar una viuda negra o una reclusa parda, diríjase a un servicio de urgencias de inmediato.

Cómo actuar ante una picadura de escorpión

Otro tipo de picadura que los padres deben estar pendientes es la de escorpión. Ante este tipo de picaduras, usted debería:

  • Lavar el área de la picadura con agua y jabón, aplicar una compresa fría o hielo envuelto en un paño o toalla y llevar a su hijo al servicio de urgencias de inmediato.

Si a una persona le pica un escorpión, el área de la picadura le dolerá, se le inflamará o enrojecerá, dependiendo de la especie de escorpión que le haya picado. También pueden ocurrir reacciones más graves al veneno del escorpión, que afectan a más partes del cuerpo.

Puesto que es muy difícil distinguir entre un escorpión peligroso y uno inofensivo, todas las picaduras de escorpión deben ser tratadas por un médico o pediatra. Si es posible capturar al escorpión sin incurrir en riesgos innecesarios, lo mejor es capturarlo y llevárselo al pediatra para que lo pueda identificar. El hecho de saber qué especie de escorpión ha picado a su hijo puede facilitar su tratamiento.

Cómo actuar ante una picadura de garrapata

Después de regresar de áreas boscosas (o de sus inmediaciones), inspeccione con atención el cuerpo de sus hijos y de sus mascotas en busca de garrapatas. Las garrapatas que se extraen durante las 24 a 48 horas de haberse enganchado a la piel es muy proco probable que trasmitan la enfermedad de Lyme. Las garrapatas más comunes son las de los perros y las de los ciervos (estas últimas son las pueden trasmitir la enfermedad de Lyme).

Si detecta una garrapata en su hijo, haga lo siguiente:

  • Llame al pediatra, quién es posible que prefiera que usted guarde la garrapata en un recipiente o bolsa de cierre hermético para su posterior identificación.
  • Utilice unas pinzas para sujetar bien la garrapata por la cabeza o boca, cerca de la piel.
  • Tire con fuerza de la garrapata hacia el exterior hasta que se desprenda de la piel del niño (no gire las pinzas ni retuerza el cuerpo de la garrapata con brusquedad); luego aplique alcohol en la zona de la picadura.
  • No utilice vaselina ni encienda una cerilla para matar y extraer garrapatas. Estos métodos no sirven para extraer garrapatas de la piel y, además, pueden hacer que estos arácnidos se hundan todavía más en la piel y segreguen más saliva, lo que aumenta las probabilidades de que transmitan enfermedades.

Cómo prevenir las picaduras

He aquí algunas medidas que puede tomar para proteger a su familia de las picaduras de bichos:

  • Evite las infestaciones por pulgas tratando su casa (incluyendo todas las moquetas y alfombras, los muebles y las mascotas) con regularidad durante los meses más calurosos. Pasar frecuentemente la aspiradora también puede ayudar.
  • Eviten los mosquitos manteniéndose alejados de las áreas donde proliferan, como los lagos y estanques o cualquier otra forma de agua estancada, durante la época calurosa. Elimine el agua estancada de las bañeras para pájaros, los cubos de uso doméstico, los platos de las macetas, etc.; intenten no salir al exterior cuando los mosquitos estén más activos (al amanecer y al anochecer); y aplique repelente contra insectos a su hijos cuando tengan que salir al exterior.
  • Cuando visiten un área donde abundan las garrapatas, intenten caminar por la parte central de sendas y caminos y eviten las zonas arboladas y de hierba alta. Inspeccione detenidamente el cuerpo de sus hijos en busca de garrapatas cada pocas horas y en cuanto lleguen al interior. Extraiga de inmediato todas las garrapatas que detecte en el cuerpo de sus hijos. Los lugares en que más se debería fijar son: detrás de las orejas, en el cuero te cabelludo, la nuca, las axilas, la ingle y detrás de las rodillas. Pida a sus hijos que se duchen en cuanto lleguen al interior. Si tienen una mascota, examínala también a ella. Utilice productos especiales para las mascotas a fin de que no les piquen las garrapatas.
  • Utilice un repelente contra insectos cuando tengan pensado estar al aire libre, por ejemplo, cuando vayan a la playa, de excursión o a acampar. Los repelentes que contienen entre el 10% y el 30% de DEET (N,N-dietil-meta-toluamida) están aprobados para utilizarlos con mosquitos, garrapatas y otros bichos. Los repelentes que contienen picaridina (KBR 3023) o aceite de eucalipto limón (p-mentano 3,8-diol o PMD) son eficaces contra los mosquitos. Siga atentamente las instrucciones del prospecto y no aplique a sus hijos más cantidad de la indicada (aplicarse más de lo necesario no los protegerá más). Vuélvales a aplicar el repelente después de que se bañen, siguiendo las indicaciones de las instrucciones del prospecto.
  • Cuando usted o sus hijos estén en zonas arboladas, métanse la camisa por dentro del pantalón, las piernas del pantalón por dentro de los calcetines y las mangas de la camisa por dentro de los guantes e intenten taparse al máximo. Lleven zapatos y calcetines para andar por el césped, aunque solo sea momentáneamente. Podrían picarles abejas o avispas en los pies desnudos.
  • Pónganse guantes cuando hagan jardinería.
  • No manipulen colmenas de abejas o nidos de avispas ni moleste a sus ocupantes.
  • No den manotazos ni intenten aplastar insectos que estén zumbando; les podrían picar si se sintieran amenazados.
  • Tengan en cuenta que pueden haber arañas en pilas de leña, cajas que se abren en contadas ocasiones o esquinas tapadas por muebles, de modo que actúen con precaución en ese tipo de situaciones.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: abril de 2014