La revisión de su hijo cuando tenga 3 años

(Your Child's Checkup: 3 Years)

¿Qué puede esperar durante esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que traten a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso y la estatura de su hijo, calculen su índice de masa corporal (IMC) y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Tomen la tensión arterial y evalúen la vista de su hijo, si él es capaz de cooperar.

3. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su hijo:

Comida. El crecimiento se enlentece y se estabiliza durante la etapa preescolar. Ofrezca a su hijo tres comidas principales y dos tentempiés nutritivos al día. Aunque su hijo sea de mal comer, siga ofreciéndole una amplia variedad de alimentos saludables.

Orina y deposiciones. Es posible que su hijo ya sepa utilizar el inodoro y controle bien la orina durante el día. De todos modos, es frecuente que los niños de esta edad tengan accidentes en el control de los esfínteres de vez en cuando y que sigan necesitando los pañales por la noche. Si su hijo todavía no ha dado muestras de estar preparado para aprender a utilizar el inodoro, informe al pediatra. Infórmelo también si su hijo está estreñido, tiene diarrea o parece "retener las heces o la orina" o si ya sabía utilizar el inodoro pero ahora vuelve a tener problemas para controlar los esfínteres.

Sueño. Los niños de esta edad suelen dormir aproximadamente de 11 a 12 horas al día. La mayoría sigue necesitando hacer una siesta.

Desarrollo. Alrededor de los 3 años, es habitual que muchos niños:

  • unan tres o más palabras para construir frases cortas
  • al hablar, se hagan entender la mayor parte del tiempo
  • sepan pedalear en un triciclo
  • suban escaleras alternando ambos pies
  • sepan copiar un círculo
  • se vistan y se desnuden con poca ayuda
  • practiquen el juego simbólico (de ficción o de representación)
  • sigan turnos mientras jueguen

4. Hagan una exploración física a su hijo desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del niño, examinarle los dientes, auscultarle el corazón y los pulmones y prestar atención al desarrollo del habla y del lenguaje.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los niños de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

6. Soliciten pruebas. Es posible que el pediatra evalúe el riesgo de su hijo a la anemia, la hipercolesterolemia y/o la tuberculosis y que, en caso necesario, solicite las pruebas pertinentes.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que tendrá lugar cuando su hijo tenga 4 años:

Alimentación

  1. Durante la etapa preescolar, los niños deberían tomar dos tazas (480 ml) de leche semidescremada o descremada (o el equivalente en productos lácteos semidescremados) al día.
  2. Limite su consumo de jugo a no más de 120-180 ml (de 4 a 6 onzas) al día.
  3. Limite las comidas y las bebidas ricas en azúcares y grasas.
  4. Intenten cenar todos juntos en familia la mayoría de las noches.

Cuidados cotidianos

  1. Si su hijo deja de hacer la siesta después de comer, asegúrese de que dispone de un tiempo para relajarse y tranquilizarse cada día. En ausencia de siesta, es posible que usted necesite adaptar la hora en que su hijo se acuesta por las noches para asegurarse de que duerme lo suficiente.
  2. Las pesadillas y los despertares nocturnos son habituales a esta edad. Establezca una rutina fija y consistente para acostar a su hijo. Evite imágenes o relatos que podrían asustar o alterar a su hijo, sobre todo antes de que se vaya a dormir.
  3. Si ha enrolado a su hijo en un centro preescolar, visiten juntos su aula varias veces antes de que empiecen las clases. Si su hijo no asiste a un centro de preescolar, busque oportunidades para que se relacione y juegue con otros niños.
  4. Limite el tiempo que pasa su hijo delante de cualquier tipo de pantalla (televisión, vídeo, computadora, videojuegos, teléfonos inteligentes y tabletas) a no más de una a dos horas al día de programas infantiles de calidad.
  5. Léale a su hijo cada día.
  6. Establezca unas normas razonables y coherentes y refuerce las conductas positivas de su hijo.
  7. No pegue a su hijo. Utilice la "pausa obligada" en vez de las bofetadas.
  8. Haga que su hijo se cepille los dientes dos veces al día con una cantidad reducida (no más de un guisante) de pasta que contenga flúor. Programe una visita al dentista para que le exploren y le limpien los dientes.

Seguridad

  1. Tenga un área de juegos segura y permita abundante tiempo a su hijo para la exploración y el juego, tanto el de tipo simbólico como el de carácter activo.
  2. Asegúrese de que las instalaciones de los parques o áreas recreativas donde juega su hijo están bien conservadas y son adecuadas para la edad de su hijo. Las superficies deben ser blandas para absorber las caídas (arena, felpudos goma o una capa densa de virutas de madera o caucho triturado).
  3. Supervise siempre a su hijo cuando esté cerca del agua o de la calle.
  4. Aplique protector solar, con un FPS -factor de protección solar- de 30 o superior, sobre la piel de su hijo por lo menos 15 minutos antes de salir al exterior para jugar y vuélvaselo a aplicar aproximadamente cada dos horas.
  5. Limite el tiempo durante el cual su hijo sea fumador pasivo, ya que este tiempo incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y pulmonares.
  6. Asegúrese de que su hijo lleva puesto un casco cuando ande en bicicleta o en triciclo.
  7. Cuando viajen en coche, siente a su hijo en una silla de seguridad provista de arnés, orientada en el sentido de la marcha y colocada en los asientos traseros hasta que alcance los límites de peso o estatura establecidos por el fabricante de la silla.
  8. Proteja a su hijo de las heridas por arma de fuego evitando guardar este tipo de armas en su casa. Si tiene un arma de fuego, guárdela descargada y bajo llave. Las municiones se deberían guardar en un lugar distinto. Asegúrese de que los niños no pueden acceder a las llaves.

Estas listas de recomendaciónes son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2013