SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Seguridad en el coche y en el autobús

(Staying Safe in the Car and on the Bus)

Tanto si vas de camino a tu entrenamiento de fútbol, a casa de tu tía o al museo de la ciencia como una excursión escolar, probablemente irás en coche o en el autobús de la escuela. La mayoría de los niños pasan tiempo cada día viajando en coche o en autobús.

Los coches y los autobuses pueden ser estupendos porque pueden ser más rápidos que ir en bici, andando o en monopatín. Llegarías muy tarde a tu entrenamiento si no te llevasen en coche, y sin el autobús de la escuela, sería difícil ir a jugar un partido al pueblo vecino.

Pero ir en coche o en autobús implica cierta responsabilidad: es necesario que viajes con seguridad. Afortunadamente, esto no es difícil. Sigue leyendo y sabrás cuáles son las normas para ir en coche y en autobús con seguridad.

Normas básicas sobre el cinturón de seguridad

Siempre que vayas en coche, lleva puesto todo el tiempo el cinturón de seguridad. No importa lo corto que sea el trayecto; aunque sólo vayas a la vuelta de la esquina, debes abrochártelo. Esto es importante porque si el coche en el que vas tiene un accidente, el cinturón de seguridad te aguantará. Incluso aunque el coche se mueva un poco, podrías golpearte si no llevas puesto el cinturón de seguridad.

En cuanto entres en un coche, siempre abróchate enseguida el cinturón. Esto significa ajustarse tanto la banda que pasa sobre el hombro como la de la cintura. Algunos coches tienen un cinturón de seguridad que pasa de manera automática sobre el hombro cuando se cierra la puerta, pero el cinturón de la cintura aún se debe abrochar manualmente. Otros coches tienen una banda que pasa por el hombro conectada como una sola pieza con la banda que pasa por la cintura, y el conjunto se debe fijar manualmente.

En los coches antiguos puede haber dos cinturones separados o sólo el cinturón de la cintura, sin el que pasa por el hombro. Cualquiera que sea el cinturón que encuentres, las instrucciones son siempre las mismas; abróchate el cinturón.

Si llevas un cinturón de seguridad correctamente:

  • la banda de la cadera (inferior) debe descansar ajustada sobre la parte superior de tus caderas. Nunca debe quedarte en la mitad superior de la barriga.
  • la banda del hombro debe quedarte bien ajustada por encima del hombro y del pecho, no debajo del brazo ni sobre cuello o la cara.

A veces es necesario ajustar la longitud del cinturón de seguridad para que se adapte bien a un niño, así que pídele a un adulto que compruebe si tu cinturón está bien ajustado.

Ir en el coche de un amigo o de un familiar no es una excusa para no llevar el cinturón de seguridad. Aunque tu amigo o los padres de tu amigo no lo lleven puesto, lleva siempre el tuyo. Y no compartas nunca un mismo cinturón con un amigo; puede parecer que os sostiene a los dos, pero podríais haceros daño en un accidente.

Sillitas de seguridad para niños

Si eres un niño de 8 años o menor, necesitarás también una sillita de seguridad. Estas sillas te ayudan a que te mantengas bien sentado con la altura suficiente para que el cinturón se te pueda ajustar correctamente sobre el pecho.

Cualquier niño que pese entre 40 libras (18,1 kilogramos) y 80 libras (36,3 kilogramos) debe ir en una silla de seguridad. Los niños deberían seguir utilizando la sillita hasta que alcancen una altura de 4 pies y 9 pulgadas (1,4 metros) y pesen al menos 80 libras (36,3 kilogramos). Una vez alcancen esta altura y peso, pueden viajar sin riesgos en el asiento normal del coche llevando el cinturón de seguridad. Así que pregunta a tus padres si eres lo suficientemente mayor como para ir en coche sin una sillita de seguridad.

Ir detrás

Esta es otra importante norma de seguridad: siéntate en el asiento trasero del coche. Los niños de 12 años o menores tienen que ir sentados detrás. Y en eso no hay discusión. Éste es el lugar más seguro. Si vas sentado detrás, y el coche en el que vas tiene un accidente, tendrás menos probabilidades de golpearte con algo fuerte como el parabrisas.

Si vas en el asiento de atrás con tus amigos, hermanos y hermanas, todos debéis llevar puesto el cinturón y no jugar alborotando. Para el conductor, puede ser difícil concentrarse en conducir y ver lo que está pasando fuera si estáis dando saltos en la parte de atrás. En pocas palabras: puede ser peligroso y todos podríais resultar heridos.

¿Qué hay de los airbags?

Quizá sepas algo sobre los airbags porque muchos anuncios sobre coches que aparecen en la televisión hablan de ellos. Si un coche con airbags tiene un choque frontal, las bolsas saldrán de golpe del interior del volante y del salpicadero y... ¡pusssh! Se inflarán como grandes globos. Esto ocurre muy rápidamente, en una abrir y cerrar de ojos. En un accidente, amortiguan los efectos del choque sobre los pasajeros impidiendo que se golpeen contra el salpicadero o contra el parabrisas.

Pero aunque los airbags han salvado las vidas de muchos adultos, los niños de 12 años o menores nunca deben sentarse en los asientos delanteros de un coche que lleve airbags. La razón de esto es que los airbags están hechos para proteger el cuerpo de una persona de mayor tamaño, y al abrirse podrían hacer daño a los niños.

¿Y qué pasa si alguien que te va a llevar en su coche te pide que te sientes delante? En primer lugar, asegúrate de que el conductor adulto conozca esta norma: los niños de 12 años o menores nunca deben ir delante. Si no tienes otra opción que sentarte delante, sigue la norma de seguridad nº 1: ¡ponte el cinturón de seguridad!

Los airbags no deben sustituir a los cinturones de seguridad. Pide a un adulto que te ayude a retirar tu asiento todo lo que se pueda, para que quedes lo más alejado posible del airbag. Y mantén la espalda sobre el respaldo del asiento; no te inclines hacia delante ni te muevas de un lado a otro.

Ir en autobús

Ir en el autobús de la escuela es un poco diferente a ir en un coche, porque además de ser un pasajero prudente, debes tener en cuenta cómo subir y bajar del autobús de manera segura. Tanto si vas a la escuela cada día en autobús como si sólo lo coges de vez en cuando para ir de excursión o ir a dar un concierto con la orquesta de tu escuela, es importante que sigas estas reglas.

Cuando veas que se acerca el autobús, todos los que esperan deben formar una cola. La cola debería empezar a unos cinco pasos gigantes (o 10 pies, o 3 metros) del bordillo de la acera y seguir apartada de la calle, en vez de acercarse a ésta.

Espera hasta que el autobús se detenga y el conductor abra la puerta e indique que podéis subir al autobús. ¡Esto es importante! El conductor es el único que puede ver bien el tráfico de la calle y estar seguro de que no hay riesgo en que subáis al autobús. (Si tienes que cruzar la calle para subir al autobús, asegúrate de que el autobús haya parado del todo y que se hayan encendido las luces rojas.)

Cuando hayas subido, escucha las instrucciones del conductor, y aunque tengas prisa por ir a sentarte con tus amigos, no corras ni empujes.

Normas de seguridad para el autobús

Como cuando vas en coche, lo mejor que puedes hacer al subirte al autobús es abrocharte el cinturón de seguridad (si el autobús tiene cinturones de seguridad). La razón de esto es porque también es importante que en el autobús vayas sujeto. Si se produce un accidente, el cinturón evitará que saltes de tu asiento y te golpees. Y estate tranquilito cuando vayas en el autobús: nada de dar saltos, correr arriba y abajo o lanzar cosas. Estas cosas dificultan la concentración del conductor, y los niños podrían hacerse daño.

Así que después de un corto trayecto en autobús, llegas al lugar del concierto y ¡no puedes esperar a que llegue el momento de coger tu tuba y empezar a tocar! Pero no vayas tan deprisa; al bajar del autobús, tienes que prestar atención también. Cuando bajes, agárrate a la barra de seguridad y ten cuidado de que tu mochila o tu bolsa de libros no se quede atrapada en la barra o la puerta.

Una vez hayas salido, nunca pases por detrás del autobús. Si tienes que pasar por delante del autobús, camina por la acera junto al autobús hasta adelantarte al menos unos 10 pies (3 metros) del autobús, asegurándote de que te vea el conductor, y entonces cruza. Si se te cae algo al cruzar la calle, no te agaches nunca para recogerlo; el conductor podría no verte. En vez de eso, dile al conductor que se te ha caído algo.

¿Te das cuenta de que viajar con seguridad es fácil? Si sigues estas sencillas normas, estarás más protegido cuando viajes en coche o en autobús, ¡y será más divertido! Así que prepara tu mochila, abróchate el cinturón, ¡y en marcha!

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de renovación: agosto de 2010