SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Realizar un seguimiento del azúcar en la sangre

(Keeping Track of Your Blood Sugar)

Controlar tus niveles de azúcar en la sangre es una parte muy importante de los cuidados en la diabetes. ¿Por qué? Porque conocer esos valores te ayudará a mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control (eso ayuda a que te sientas bien y te mantiene sano).

La mayoría de los niños con diabetes controlan sus niveles de azúcar en la sangre antes del desayuno, antes del almuerzo, antes de la cena y al irse a dormir. Algunos niños deben controlarlos más seguido. Tu médico hablará contigo y con tus padres sobre cuándo y cada cuánto tiempo debes realizar los controles. También puede que necesites controlar tus niveles de azúcar en la sangre cuando hagas ejercicio y cuando estés enfermo.

Tal vez te preguntes por qué se necesitan controles en estos casos. El motivo es que los alimentos, los medicamentos, el ejercicio y las enfermedades pueden modificar los niveles de azúcar en la sangre. Tu médico hablará contigo y con tus padres sobre qué se debe hacer si en algunos de estos casos se modifican tus niveles de azúcar en la sangre.

La rutina diaria

Probablemente tengas una rutina para controlar tus niveles de azúcar en la sangre. Puedes seguir con este plan durante mucho tiempo. Pero si algo cambia (por ejemplo, si te enfermas o te unes al equipo de fútbol), tal vez debas realizar controles más seguido.

Las personas que usan una bomba de insulina o que deben realizar controles más detallados de sus niveles de azúcar en la sangre también deben controlarse mas seguido. A veces puede que tu mamá o tu papá te despierten durante la noche para controlar tus niveles de azúcar en la sangre. Probablemente ni siquiera lo recuerdes al día siguiente. Sólo lo hacen para asegurarse de que tus niveles de azúcar en la sangre no sean demasiado altos ni demasiado bajos mientras duermes.

¿Cómo funciona?

Los niveles de azúcar en la sangre se pueden medir en casa o en la escuela con un glucómetro, que es un dispositivo computarizado que mide la cantidad de glucosa en una muestra de sangre y exhibe el resultado en la pantalla.

Para obtener una muestra de sangre, se utiliza una pequeña aguja llamada lanceta, que se introduce en la piel (generalmente en un dedo o en el brazo) para extraer una gota de sangre. La gota de sangre se coloca en una tira reactiva que se introduce en el glucómetro. En unos segundos, el niveles de glucosa en la sangre aparece en la pantalla.

Cuando te diagnostican diabetes por primera vez, puede que tu mamá y tu papá te ayuden a medir tus niveles de azúcar en la sangre y realizar un seguimiento de los resultados. A medida que crezcas, aprenderás a usar el glucómetro y realizar un seguimiento de tus niveles de azúcar en la sangre por tu cuenta.

¿Duele?

Controlar los niveles de azúcar en la sangre es como pincharse con un alfiler. Sentirás un pinchazo, pero pasará rápido.

Los científicos están trabajando para que los pinchazos sean menos dolorosos. Por ejemplo, algunos glucómetros usan sangre extraída de la piel del brazo, que puede ser un área menos sensible. Tanto tú como tus padres podrán obtener ayuda del equipo de atención médica contra la diabetes para encontrar la mejor forma de obtener una muestra de sangre.

¿Cómo realizo un seguimiento?

Aunque los glucómetros pueden recordar tus lecturas de azúcar en la sangre, es importante que anotes todos los resultados (no sólo los normales).

Anotar todos los resultados en un cuaderno especial te puede ayudar a realizar un seguimiento. Puede que tú, tu mamá o tu papá deban anotar más información, como qué estabas comiendo o si estabas haciendo actividad física cuando se obtuvo ese resultado.

Además, con algunos glucómetros, puedes imprimir o descargar las lecturas de los valores a una computadora y verlos en la pantalla. Ésta puede ser una forma útil y divertida de conocer tus niveles de azúcar en la sangre en distintos momentos del día. Esta información te ayudará a aprender más sobre cómo determinadas situaciones (como la alimentación o el ejercicio) afectan la diabetes.

Cuanta más información esté a disposición tuya, de tus padres y de tu equipo de atención médica contra la diabetes, más fácil será mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control. Y cuando estén bajo control, la diabetes no te controlará a ti, sino tú a ella.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2013