SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Tu identidad en línea

(Your Online Identity)

¿Quién eres? Tus mejores amigos podrían pensar que eres zonzo o serio, tímido o un verdadero parlanchín. Quizá tus maestros crean que eres un alumno creativo, un gran atleta, o alguien que trabaja con dedicación o que hace reír a las personas.

Nos referimos a tu identidad: a quién eres y la manera en que tú y los demás piensan acerca de ti.

Tú siempre eres tú, por supuesto, pero probablemente tienes diferentes identidades según la situación o con quién estés. Por ejemplo, en la escuela puedes mantener un perfil bajo y evitar los problemas. Pero en casa, puedes ser reconocido por tus bromas pesadas y tus boberías.

¿Quién eres en línea?

Si usas un teléfono, iTouch o una computadora para jugar o chatear con tus amigos, también tienes una identidad en línea. Eso significa que tienes una identidad relacionada con tu apariencia, lo que haces y lo que dices cuando usas la computadora. Si juegas a Club Penguin y colocas siete bolas de disco en tu iglú, eso dice algo.

Los sitios como Club Penguin, Disney Junior y Webkinz te permiten crear un avatar: un personaje que te representa. Es divertido vestir a ese personaje y quizá darle un estilo que nunca probarías en la escuela. ¿Te gustaría tener el cabello plateado o un excéntrico par de zapatos? Puedes tenerlos con solo hacer clic con el mouse.

Los sitios web con juegos, chat y opciones de mensajería también te permiten elegir tu propio nombre de usuario. Si deseas llamarte Rey_del_Ketchup, ese es tu nuevo nombre. Quizá tu hermana pequeña desea ser la Alcaldesa_de_la_Mostaza.

Por lo tanto, si comienzas a llamarte el Rey del Ketchup, ¿eso realmente significa que te gusta el ketchup? ¿Deberías decirles a tus nuevos amigos en línea cuánto te gusta el ketchup y todos los alimentos que te gustan condimentar con ketchup? Eso depende de ti, pero plantea un tema importante: ¿Cuánta información deberías compartir acerca de tu verdadero yo en línea?

Puedes sentirte bien al contarles a tus mejores amigos acerca de tus mayores enamoramientos, ¿pero qué pasaría si toda la escuela podría leer tu poema acerca de los hermosos ojos de esa persona de la que te enamoraste? ¿Qué pasaría si personas desconocidas lo leyeran? O aun peor, ¿qué pasaría si, en broma, alguien pretendiera ser tu enamorado o tus amigos te dijeran que te hicieras pasar por alguien y pretendieras que te guste?

Hay reglas para estar en línea, como las hay acerca de qué hacer y decir en otros lugares. Es importante que aprendas las reglas para que puedas jugar de forma segura en línea.

Facebook y MySpace

Quizá tengas permitido usar el teléfono para enviar mensajes de texto o iniciar sesión en YouTube para mirar un video. Estas son dos maneras populares de comunicarte en línea. A medida que crezcas, podrían interesarte Facebook y MySpace, dos sitios que son muy usados entre los adolescentes y los padres. Estos sitios tienen una restricción de edad mínima (13 años), pero muchos niños usan estos sitios antes de cumplir los 13 años de edad. Son conocidos como sitios de redes sociales porque te permiten establecer redes (hablar) con tus amigos.

Los sitios de redes sociales te permiten crear identidades en línea a través de páginas web personales. A través de esa página puedes chatear, compartir fotos, jugar en línea con amigos y compartir con las personas tanta o tan poca información como desees. ¡Algunas personas incluso informan lo que almorzaron!

Si quieres crear una página en uno de estos sitios, primero habla con tu mamá o papá. Ninguno de los dos sitios permite usuarios menores de 13 años de edad.

Acoso en línea

En la Noche de Brujas puede ser divertido jugar a que seas alguien más. Quizá eres un niño de buenos modales, pero en la Noche de Brujas te gusta colocarte un sombrero de bruja o la máscara del monstruo más asqueroso que puedas encontrar. Eso está bien porque es solo un día y todos saben que es divertido.

Cuando usas la computadora, tener un nombre de usuario como un tipo de máscara puede ser tentador. Hacerle una broma a alguien podría parecer divertido: al burlarse de la persona o jugar a que seas alguien más. O bien, quizá te sientas enfadado con alguien y decirle algo grosero es más fácil si la persona no sabe que eres tú.

Al igual que en el mundo real, hacer ese tipo de cosas en línea es ruin y doloroso. Aun si solo bromeas, es posible que los demás no sepan que solo estás bromeando y podrían sentirse muy dolidos o enfadados con tus palabras. No saber quién está jugando contigo te hace sentir en soledad. ¿La persona solo está bromeando o lo dice en serio?

Independientemente de si son desconocidos o amigos, la regla es: Sé amable en línea. Las escuelas, los maestros y los padres cada vez están más estrictos acerca de qué está bien y qué no está bien enviar en un mensaje por teléfono o en la computadora.

Puedes hacer la siguiente prueba válida: Si no lo dirías en la cara, no lo digas a través de la computadora. Y al igual que con el acoso común, infórmale a un adulto si sabes que a alguien le están haciendo daño de esta manera.

Reglas que debes seguir

Si eres un niño al que le gusta divertirse y chatear con amigos en línea, puedes estar a salvo y evitar problemas de la siguiente manera:

  • Visita solo los sitios más seguros. Tus padres y maestros pueden orientarte sobre cuáles son los mejores sitios para ti. Algunos sitios tienen restricciones de edad, de modo que mentir acerca de tu edad podría resultarte tentador. Es más seguro decir la verdad y evitar estos sitios hasta que seas más grande. Además, recuerda que muchos sitios te permiten jugar y divertirte sin solicitarte que crees una cuenta. Si necesitas una cuenta y una contraseña, primero pregúntale a uno de tus padres.
  • Protege tus contraseñas. Si alguien puede iniciar sesión con tu usuario, no tendrás control sobre lo que diga o haga. ¡Y todos pensarán que eres tú! Por ese motivo, no compartas tus contraseñas con nadie, excepto con tus padres.

    A fin de evitar que las personas adivinen tu contraseña, no escojas algo fácil, como el nombre de tu mascota o tu equipo favorito. Para tener una contraseña verdaderamente secreta, intenta escoger dos sustantivos al azar que no signifiquen nada para ti (pantallaLeche). Para que sea aun más secreta, coloca un número entre las palabras (pantalla7leche). Cambiar la contraseña cada dos meses es una buena idea.
  • Limita la información que compartas. Es mejor pensar primero y escribir después antes de compartir información sobre ti en línea. Probablemente ya sepas que no debes decirle a un desconocido donde vives ni proporcionarle tu número de teléfono. Pero quizá te preguntes si debes compartir otra información, como la dirección de correo electrónico de tus padres, tu color favorito o la celebridad que más te gustaría conocer.

    Si no estás seguro si debes compartir alguna información, pregúntales a tus padres. Ten cuidado de no enviar fotos que incluyan a otras personas o que permitan a los demás saber exactamente dónde estás. Enviar información sobre dónde estás, o que estás solo en casa o con la niñera es muy inseguro.
  • Recuerda que todo lo que publiques en línea o en un sitio quedará allí para siempre, aun si intentas eliminarlo. Es fácil para cualquier persona copiar, guardar y reenviar mensajes o fotos. Por lo tanto, no compartas secretos ni información personal acerca de los amigos y las personas que conoces. Una buena guía es considerar que si a ti no te gustaría que toda la clase sepa o vea algo, no deberías compartirlo con nadie en línea, ni siquiera con tus mejores amigos.
  • No seas ruin ni avergüences a otras personas en línea. Al igual que tú, hay una persona real detrás de ese nombre de usuario que también tiene sentimientos.
  • Avisa siempre si observas una conducta extraña o con mala intención en línea. Infórmale a un adulto de inmediato si alguien te dice algo que te haga sentir incómodo. Además, infórmale a un adulto si observas que alguien acosa o le dice cosas extrañas a otros niños. Muchos sitios ofrecen maneras sencillas para denunciar o marcar a un usuario que no cumple con las reglas. Al usar estas maneras o solicitar la ayuda de tus padres o de un hermano mayor, te proteges a ti mismo y también proteges a otras personas.
  • Escoge bien a tus amigos en línea. Algunos sitios permiten a los niños tener muchos amigos desconocidos. Algunos niños incluso compiten para ver quién tiene más amigos. Pero tener amigos en línea no es lo mismo que tener amigos reales en persona.

    Nunca aceptes encontrarte con un amigo en línea en persona ni le proporciones información personal sobre ti, como tu dirección, tu escuela o tu número de teléfono. Es peligroso, ya que algunas personas pretenden ser niños en línea, pero en realidad son adultos con malas intenciones.

La mayoría de los padres solo les permiten a sus hijos tener amigos en línea que ya conozcan (es decir, amigos reales). Para estar seguros, los padres suelen vigilar a sus hijos cuando están en línea y controlan lo que dicen; al menos por un momento. En línea, al igual que en el mundo real, ¡es mejor prevenir que curar!

Revisado por: Michelle New, PhD
Fecha de revisión: noviembre de 2011