SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Seguridad en las granjas

(Farm Safety)

Las granjas son lugares divertidísimos, con todo ese aire fresco, ese sol brillando por todas partes y tanto espacio que correr. Pero también son lugares donde se trabaja de verdad. Y algunos de estos trabajos implican utilizar maquinaria que puede resultar peligrosas si la gente no sabe mantenerse segura.

Los niños que viven en una granja necesitan realmente saber qué implica mantenerse seguro. Lo más probable es que tengan que colaborar en la granja, de modo que deberán conocer las reglas de seguridad que permiten prevenir accidentes. Según el Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU., trabajar en una granja es uno de los empleos más peligrosos en EE.UU. Los niños de 10 a 14 años son los que se exponen a un mayor riesgo de padecer accidentes en estas instalaciones, a menudo porque desempeñan tareas que todavía no están preparados para asumir.

Si tú trabajas en una granja, escucha a tus padres o a otros supervisores. Ten cuidado con dónde juegas y no se te ocurra trabajar en la granja por tu propia cuenta. Asegúrate de mantener a tu familia bien informada sobre cuál es tu paradero por la granja. Si ayudas en la granja, no intentes utilizar maquinaria ni asumas grandes proyectos si no estás bien preparado para ello. Si hay alguna terea que te encantaría desempeñar, como conducir un tractor, probablemente tendrás que esperar a ser un poco mayor.

Seguridad y maquinaria agrícola

Echa un vistazo por cualquier granja. ¿Cuántas máquinas puedes ver? ¿Y cuántas de ellas son más grandes que tú? La maquinaria agrícola puede ser muy interesante para un niño, pero el quid de la cuestión es que los niños no pueden ni deben operarla.

Las camionetas, los tractores, las trilladoras, las segadoras y los vehículos todo terreno son máquinas muy potentes. Pero todos estos equipos técnicos, así como cualquier otro tipo de maquinaria agrícola, no son seguros para que los niños se monten en ellos (incluso en presencia de un adulto), jueguen con o sobre ellos o permanezcan en sus inmediaciones, independientemente de que los esté (o no esté) utilizando otra persona. Es muy fácil caerse o ser expulsado de un tractor, una trilladora o una segadora.

He aquí algunos consejos más a recordar sobre el equipo técnico:

  • No montarse nunca en la parte trasera de una camioneta o en el guardabarros de un tractor.
  • No montarse nunca en un tractor como conductor adicional o junto al conductor.
  • Mantenerse fuera del recorrido de cualquier máquina en movimiento.
  • No utilizar herramientas eléctricas sin la supervisión de un adulto y llevar siempre un equipo de seguridad, como guantes y gafas protectoras.

Seguridad y animales

Una de las cosas más estupendas de las granjas es la cantidad de animales distintos que pueden contener: cerdos, vacas, caballos, ovejas, gallos, gallinas. Pero no se trata de mascotas, como el perro o el gato. Los animales de granja suelen ser de mayor tamaño (como los caballos y las vacas). E, independientemente de su tamaño, pueden no ser amigables con la gente. Por ejemplo, los cabellos pueden patear o dar coces. Todos los animales de granja se deben tratar con cuidado y respeto.

Cuando estés cerca de animales de granja, mantén la calma, muévete despacio y evita hacer movimientos bruscos y/o repentinos, aproxímate siempre de cara para que puedan observar qué estás haciendo. No grites ni corras a su alrededor porque los inquietarías.

He aquí algunos consejos más a seguir cuando estés cerca de animales de granja:

  • Una madre con una cría puede actuar de forma protectora y es posible que ataque a cualquiera que se acerque a su cría.
  • Ponte siempre un casco y otros artículos de protección cuando montes a caballo.
  • Si quieres aproximarte a un animal, pide a un adulto que conozca al animal que te acompañe. Así, el animal se pondrá menos nervioso y será menos probable que se altere.

Y, después del contacto con animales de granja, asegúrate de lavarte las manos a conciencia con agua tibia y jabón. Los animales pueden ser portadores de gérmenes que provocan infecciones. Si te trasmiten esos gérmenes a las manos y luego de tocas los ojos o la boca, podrías ponerte enfermo.

Seguridad y sustancias tóxicas (productos químicos, abonos...)

Los niños no deben entrar en contacto con sustancias tóxicas o venenosas, como algunos productos químicos y algunos abonos. Pero, ¿cómo se puede saber si hay algo cuyo contacto u olor resulta peligroso? En sus etiquetas deberían aparecer palabras como: "alarma", "advertencia" "veneno", "peligro", "atención", "tóxico", "venenoso" o "peligroso".

Mantente alejado de aquellas áreas donde se almacenan sustancias peligrosas y no abras nunca sus frascos o recipientes. Si tienes hermanos pequeños, asegúrate de que no tocan ninguna de esas sustancias. Si pueden acceder fácilmente a ellas, podrías pedirles a tus padres que las almacenen en otro lugar al que tus hermanos no puedan acceder.

El estiércol (los excrementos o las "cacas" del ganado) se suele utilizar en muchas granjas como abono para el campo. A pesar de que mucha gente lo considera más seguro que los abonos químicos, cuando el estiércol se almacena en grandes cantidades y en espacios cerrados, puede generar gases mortales. Los niños no deben trabajar con estiércol ni acercarse a los estercoleros o a las áreas donde se almacena este material.

Seguridad y áreas de almacenamiento

Aparte de todas las tentaciones relacionadas con la maquinaria agrícola y con los animales, las granjas suelen disponer de un granero o de áreas de almacenamiento de cereales independientes de la casa principal. Aunque puedan parecer unos lugares estupendos para explorar, también deberás tener cuidado en este tipo de lugares. Es fácil caerse desde las escaleras o los altillos en graneros y otras áreas de almacenamiento. Estos lugares deben cerrase con llave para impedir la entrada de niños y de otras personas que no los deben frecuentar.

No te subas nunca a un vagón de grano ni entres en un silo u otros contendores de cereales. Es fácil hundirse en los cereales y quedar atrapado bajo su superficie. Las áreas de almacenamiento cerradas se pueden llenar en cuestión de segundos y provocar asfixia en el accidentado si el cereal lo cubre por completo.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

A veces, aunque tomes todas las precauciones necesarias, puede ocurrirte un accidente. Saber cómo debes actuar en caso de emergencia te puede permitir salvar muchas vidas. Pide información a tus padres sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP). Si en tu localidad se imparten este tipo de clases, asegúrate de asistir a ellas para aprender esas técnicas, que permiten salvar muchas vidas.

Si alguien se lesiona mientras utiliza maquinaria agrícola:

  • Apaga o desconecta el equipo de inmediato (si resulta seguro hacerlo) y pide ayuda.
  • Llama al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.) o a otros teléfonos de emergencia de carácter local para recibir ayuda. Asegúrate de informar a la persona que te conteste en qué consiste el problema y dónde te encuentras exactamente.
  • Mantente a la espera y no cuelgues el teléfono hasta que el operario te indique que ya puedes colgar.
  • No muevas ni desplaces a la persona accidentada a menos que esté en peligro y que no te puedas lastimar al hacerlo. Podría haberse lesionado la cabeza o el cuello y cualquier desplazamiento podría emporar sus lesiones.

Si alguien se lesiona mientras está cerca de un animal furioso o porque lo ataca un animal:

  • No te acerques al animal furioso. Pide ayuda de inmediato.
  • No muevas ni desplaces a la persona a menos que esté en peligro y que no puedas lastimarte al hacerlo.

Si una persona sufre un accidente al entrar en contacto con una sustancia química o de otro tipo, pide a un adulto que llame al centro de toxicología o al teléfono de emergencias en caso necesario. Si conoces las normas de seguridad de una granja, podrás protegerte a ti mismo, a tus amigos y a tu familia mientras estéis en la granja.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: enero de 2012