SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

¿Jugando con fuego?

(Playing With Fire?)

Convertirse en peligrosas llamas rápidamente

Derretirá tus malvaviscos y brillará en las velitas de tu torta de cumpleaños pero ¿sabías que tan sólo un poquito de fuego puede convertirse en algo fuera de control y quemar una casa entera? o ¿que los niños(as) comienzan muchos incendios?

El fuego se mueve muy rápido. Un incendio puede quemar un edificio en pocos minutos. Y una casa en llamas puede comenzar un incendio en otra casa. El fuego no solamente es peligroso dentro de una casa. Fuera de la casa, bultos de hojas que se queman e incluso cantidades de grama cortada acumulada pueden convertirse en un incendio fuera de control. Las fogatas en los campamentos también pueden ocasionar incendios si no se extinguen totalmente.

Los niños pequeños generalmente juegan con fuego porque tienen curiosidad y porque no saben cuánto daño el fuego puede ocasionar. Si ves a un niño pequeño jugando con fósforos, velas o cualquier tipo de fuego ¡comunícaselo a un adulto inmediatamente!

Los niños mayores también pueden sentirse tentados a tocar la llama de una vela o algo que tenga fuego. ¡No lo hagas! Los niños(as) que juegan con fuego pueden terminar quemándose, haciéndole daño a otras personas y destruyendo cosas importantes como casas y bosques. Si ves a un niño jugando con fuego, incluso si es un niño mayor, comunícaselo a un adulto. Y si piensas que no puedes dejar de jugar con fuego, déjaselo saber a un adulto, para que él o ella puedan ayudarte.

El fuego puede ser acogedor y divertido pero solamente en situaciones bajo control, como por ejemplo, la fogata en un campamento, el de una chimenea en una noche de invierno o el de una demostración de fuegos artificiales.

Por qué el fuego fascina

El fuego es una herramienta fascinante. Es un elemento básico, como la tierra, el aire y el agua. El fuego es energía. De hecho, es una reacción química que ocurre en frente de tus ojos. Necesita combustible y oxígeno para arder, pero una vez que comienza a hacerlo, no puede extinguirse hasta que uno de los componentes que lo hacen posible se acaba. Esto es lo que lo hace valioso y peligroso.

Si enciendes una ramita en el bosque y la tiras al suelo, esa llama continuará ardiendo mientras siga habiendo combustible (más ramitas, hojas, grama seca, etc.) y oxígeno (¡y hay suficiente de eso en el ambiente!).

Así que mantente alejado del fuego y sigue estos consejos:

  • Nunca utilices una estufa, chimenea o vela sin que un adulto te ayude. Y ten cuidado cuando estés cerca de este tipo de fuentes de fuego porque si te acercas demasiado, tu ropa puede también prender en fuego.
  • Las lámparas, los calentadores o calefactores y los radiadores se calientan cuando se encienden, así que ten cuidado y no los toques. Igualmente, nunca pongas ropa o mantas encima de ellos, aunque lo hagas jugando.
  • No juegues con interruptores de electricidad, cables eléctricos o enchufe en la pared. Consulta con un adulto para asegurarte de que no tienes demasiadas cosas enchufadas en la misma extensión o en el toma de corriente.

Durante miles de años, el fuego ha cocinado alimentos, facilitado calor a las personas y desafortunadamente, también ha destruido cosas y perjudicado a muchas personas. Al mismo tiempo, el fuego siempre ha sido algo interesante para ver. La próxima vez que contemples el fuego de una chimenea, recuerda que muchas generaciones han disfrutado la misma imagen. ¡Solamente disfrútalo con seguridad y no te quemarás!

Revisado por: W. Douglas Tynan, PhD
Fecha de revisión: enero de 2011