SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

¿Por qué huelen los pies?

(Why Do Feet Stink?)

Sin tus pies no podrías mantenerte parado, caminar o correr. En realidad, tus pies trabajan tanto que a veces transpiran. Y huelen mal.

Piensa en un día de calor durante el verano; has estado caminando toda la tarde por un parque de diversiones. ¡Ay! ¡Esos pies han estado metidos en esas zapatillas durante tanto tiempo! En el viaje de vuelta a casa, decides sacarte los zapatos. ¡Qué comodidad! Pero, ¡qué olor! Probablemente los otros pasajeros del automóvil se quejen. ¿Qué es ese olor?

Puedes culpar a las bacterias. Estos bichos pequeñitos viven en tus pies y les encantan los lugares húmedos y oscuros como el interior de tus zapatos transpirados. Se multiplican en la transpiración, y por lo tanto, si no usas calcetines, se reproducen rápidamente.

Si las condiciones son favorables, la bacteria estará de fiesta en tus pies. Esta bacteria se alimenta de las células de la piel muerta y del aceite de tu piel. Las colonias que forman crecen y comienzan a eliminar desecho en forma de ácidos orgánicos. Son estos ácidos orgánicos los que tienen mal olor.

Y en un 10% o 15% de la gente el olor es realmente terrible. ¿Por qué? Porque sus pies sudan mucho y se convierten en el "hogar" de la bacteria denominada Micrococcus sedentarius. Esta bacteria produce más que simples ácidos orgánicos mal olientes; también produce sustancias llamadas "compuestos de sulfuro volátiles". Los compuestos de sulfuro por lo general son potentes y huelen muy mal. Si alguna vez has olido un huevo podrido, ya sabes cuál es el olor de los compuestos de sulfuro volátiles.

¿Qué puedes hacer?

¿Qué puedes hacer para eliminar el olor? Bueno, es posible que no puedas eliminar el olor por completo. Pero si reduces la cantidad de transpiración, podrás disminuir el olor.

Intenta lo siguiente:

  • Sé limpio. Lávate los pies todos los días. Remojar los pies en la bañera es mejor que simplemente dejar correr el agua de la ducha por tus pies. Asegúrate de secarte bien los pies una vez que termines de lavártelos.
  • Usa los calcetines adecuados. El algodón, ciertas lanas y los tejidos especiales que se hacen para los deportistas absorberán la transpiración y permitirán que tus pies puedan respirar. Si sudas, cámbiate y ponte un par nuevo y limpio.
  • Asegúrate de que los zapatos no te aprieten. Si te quedan muy apretados, los pies sudarán más de lo normal.
  • Cámbiate los zapatos. Usar los mismos zapatos todos los días puede hacer que el olor sea mayor. Deja que se sequen durante un par de días antes de volver a usarlos.
  • Mata los gérmenes. Pídele a tu mamá o tu papá usar un desinfectante en aerosol para matar la bacteria de tus zapatos. También puedes lavarte los pies con jabón antibacteriano y dejar los zapatos bajo el sol durante unos días.
  • Lava los zapatos y las plantillas. Algunas plantillas o zapatos, especialmente las zapatillas, son lavables. El lavado de los zapatos es la manera ideal de eliminar el olor y poder volver a tener zapatos que huelen bien nuevamente. Asegúrate de secarlos completamente antes de volver a usarlos.
  • Evita usar calzado de plástico. El plástico y los materiales sintéticos no permiten que el pie respire.
  • Camina descalzo. Deja que los pies se ventilen, exponiéndolos al aire libre, especialmente de noche.

Si sigues teniendo problemas con el olor, habla con tu mamá o con tu papá para ver si puedes comprar talcos o plantillas que combatan el olor. Si nada parece solucionar el problema, habla con tu médico para saber qué pasos debes tomar.

La mayoría de la gente es capaz de controlar el olor de los pies. Lo peor del mal olor de los pies es que es a vergonzante. Si ésto te preocupa, simplemente no te saques los zapatos cuando estés con otra gente, como por ejemplo cuando estés en la escuela o andando en automóvil.

Cuando estés en casa, mantén tus pies limpios y quédate descalzo para que los pies respiren aire fresco. Si mantienes los pies limpios y secos, ¡la bacteria tendrá que buscar su almuerzo en otro lugar!

Revisado por: George Preti, PhD
Fecha de revisión: octubre de 2011