SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Las distensiones musculares y los esguinces duelen

(Strains and Sprains Are a Pain)

Si te va la actividad, probablemente te harás una distensión muscular o un esguince en algún momento. Son lesiones frecuentes, sobre todo en los niños que se divierten jugando de forma activa o haciendo deporte. Averigüemos algunas cosas más sobre estos dos tipos de lesiones.

¿Qué son las distensiones musculares y los esguinces?

Los músculos se contraen y se relajan (casi como si fueran gomas) para ayudar al cuerpo a moverse. De modo que una distensión muscular es exactamente lo que parece: cuando un músculo se estira excesivamente. Es frecuente que la gente se haga distensiones en los músculos de la espalda, el cuello y las piernas.

Los huesos se unen entre sí en las articulaciones, como las del codo, la rodilla o el hombro. Estos son los puntos donde distintas partes del cuerpo se doblan o rotan. Unas tiras fuertes y elásticas de tejido, denominadas ligamentos, unen los huesos en la articulacione. Los esguinces ocurren cuando esos ligamentos se han estirado demasiado (esguince leve) o se han llegado a desgarrar o romper (esguince grave). Los tobillos, las muñecas y las rodillas son las partes del cuerpo donde ocurren esguinces más a menudo.

¿En qué se diferencia una distensión muscular de un esguince?

A pesar de que ambos tipos de lesiones pueden doler mucho, las distensiones musculares no son tan importantes como los esguinces. Puesto que una distensión muscular se asocia a dolor muscular, puede empezar a doler desde el principio o varias horas después de sufrirla. El área estará sensible al tacto e hinchada y es posible que se vea amoratada.

Los esguinces generalmente empiezan a doler nada más sufrirlos. Lo más probable es que la lesión se hinche y se amorate, que cueste bastante andar o mover la parte lesionada y hasta es posible que la persona afectada crea haberse roto un hueso.

¿Cómo ocurren las distensiones musculares o los esguinces?

Las distensiones musculares suelen ocurrir cuando se ejerce demasiada presión sobre un músculo o este se fuerza excesivamente, como cuando se carga un objeto muy pesado. Las distensiones suelen ocurrir cuando no se ha precalentado lo suficiente antes de hacer deporte para conseguir que la sangre circule por los músculos. También son frecuentes cuando se reinicia un deporte tras un periodo de inactividad. La primera vez que se juega a béisbol tras un largo invierno de descanso también pueden producirse distensiones en los músculos de la pantorrilla o del muslo.

Los esguinces están provocados por lesiones, como cuando alguien se tuerce el tobillo. Estas lesiones son frecuentes en el deporte, pero también pueden ocurrir en cualquier momento en que uno tropiece o se caiga. ¡Una mamá se hizo un esguince de tobillo cuando se enredó en las bragas que estaba intentando ponerse!

Si te haces una distensión muscular o un esguince

¡Para! Esta es la palabra a recordar si te haces una distensión muscular o un esguince. No utilices la parte del cuerpo que te duela. Eso significa dejar de andar si te has hecho un esguince de tobillo y dejar de utilizar el brazo si te lo has hecho en el codo. Cuéntaselo enseguida a un adulto para que, en caso necesario, te lleve al médico.

Puede ser difícil distinguir entre un esguince y una fractura de hueso, de modo que suele ser conveniente ir al médico. En algunos casos, es posible que necesites acudir al servicio de urgencias de un hospital.

¿Qué hará el médico?

Primero, el médico te observará la lesión. Es posible que te palpe suavemente el área afectada, evalúe su color, compruebe si tu piel está caliente o fría y busque posibles hinchazones o molestias al tacto. Si te duele el tobillo, es posible que el médico quiera ver si puedes apoyarte en él. En algunos casos, los médicos solicitan radiografías para saber si se ha producido una fractura ósea.

Si te has hecho un esguince, probablemente el médico te hará llevar una tablilla o una escayola de forma temporaria para proteger y sostener el área lesionada. Es posible que envuelva la lesión con un vendaje elástico para reducir hinchazón y proporcionar sostén adicional. Asimismo, es posible que le diga a tu madre o a tu padre que te den medicamentos para aliviarte el dolor.

Si te has hecho una distensión muscular, el médico probablemente te pedirá que mantengas en reposo el área lesionada y tal vez que tomes algún medicamento para aliviar el dolor.

¿Qué deberías hacer tú?

Es muy importante seguir las instrucciones que te dé el médico. Cuando llegues a casa, recuerda bien lo que DICE el médico. La palabra compuesta por estas letras es una forma fácil de recordar cómo tratar este tipo de lesiones: con descanso, hielo, compresión y elevación.

  • Descanso: mantén en reposo el área afectada por la lesión.
  • Hielo: aplícate bolsas de hielo o cubitos de hielo envueltos en un paño sobre la lesión. Esto ayuda a reducir hinchazón en el área afectada.
  • Compresión: lleva un vendaje compresivo elástico o una tablilla. Compresión significa presionar fuertemente sobre algo. Cuando una lesión se envuelve o rodea firmemente con un vendaje, la presión previene y reduce hinchazón.
  • Elevación: eleva la parte lesionada colocándola más arriba del corazón. Puedes utilizar almohadones y cojines para apoyar el área afectada. Esto también previene hinchazón.

Transcurridas las primeras 24 horas, se pueden utilizar compresas calientes o una manta eléctrica para aliviar los músculos doloridos. También puedes tomar cualquier medicamento para aliviar el dolor que te haya recetado el médico.

Las distensiones tardan aproximadamente una semana en curarse. Un esguince importante puede tardar mucho más en curarse: hasta tres o cuatro semanas o incluso más. Mientras se curan las distensiones musculares o los esguinces, tómate las cosas con calma y no hagas movimientos que podrían provocarte otras lesiones.

Si has ido al médico para que te evalúe la lesión, es posible que debas hacer una segunda visita de seguimiento para asegurarte de que todo va bien. Cuando te hayas curado completamente, ¡el médico te dará luz verde para que puedas retomar tus actividades favoritas!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: abril de 2014