SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Problemas en la piel: psoriasis

(Skin Problem: Psoriasis)

Psoriasis = piel enrojecida y escamada

Si tienes psoriasis, es probable que sepas cómo pronunciar esta palabra engañosa. La "p" no se pronuncia.

La psoriasis es un problema de la piel que provoca la aparición de manchas rojas y escamosas. Estas manchas, llamadas placas, se forman cuando se acumulan céllulas dérmicas en la superficie de la piel. La psoriasis puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo, pero se localiza con más frecuencia en el cuero cabelludo, las rodillas, los codos y el tronco del cuerpo.

La psoriasis en una enfermedad crónica, lo que significa que puede aparecer y desaparecer y luego reaparecer. Esta enfermedad puede ser tan sólo molesta, pero también puede ser dolorosa. Además, la psoriasis puede afectar el plano emocional. ¿Por qué? Porque la persona podría sentirse avergonzada o preocupada por su apariencia.

Comenzar un tratamiento puede aliviar los síntomas y hacer que la persona se sienta mejor. Los grupos de apoyo también pueden resultar útiles para quienes padecen psoriasis.

Hasta el momento, no existe cura para la psoriasis, pero hay muchas opciones buenas disponibles para tratar los síntomas. También se pueden tomar decisiones inteligentes para mejorar la enfermedad, como mantener una dieta y un peso saludables. Incluso es suficiente tomar un poco de sol para mejorar los síntomas. El médico te indicará si esto podría ayudar en tu caso.

¿Cuáles son las causas de la psoriasis?

Los médicos no saben con seguridad por qué algunas personas padecen psoriasis, pero saben cómo actúa la enfermedad. La sangre posee un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos o células T. Estas células recorren el cuerpo para combatir organismos que pueden enfermarte, como las bacterias y los virus.

Cuando una persona tiene psoriasis, los linfocitos T atacan la piel sana. El sistema inmunológico responde ante este ataque enviando más sangre a la zona afectada. Luego, el cuerpo produce una mayor cantidad de células de la piel y glóbulos blancos.

Es importante saber que el organismo produce continuamente células nuevas en la piel y elimina las más viejas. En el caso de la psoriasis, la piel muerta y los glóbulos blancos no se pueden eliminar con suficiente rapidez, y se acumulan en la superficie de la piel en forma de manchas gruesas y rojas. A medida que las células de la piel mueren, forman escamas plateadas que más tarde se desprenden.

Si algún miembro de tu familia tiene psoriasis, puede aumentar el riesgo de que desarrolles esta enfermedad. La psoriasis no se contagia de la misma manera que un resfriado o la varicela sino que se transmite en la familia a través de los genes.

¿Cómo sé si tengo psoriasis?

Si tienes psoriasis, es muy probable que presentes uno o más de los siguientes síntomas:

  • manchas rojas elevadas en la piel con escamas plateadas
  • piel seca y agrietada que puede sangrar por momentos
  • picazón, dolor o sensación de ardor en la zona afectada
  • uñas gruesas y con superficie irregular

¿Qué cosas provocan o empeoran un brote de psoriasis? Tomar ciertos medicamentos, enfermarse, el clima frío y el estrés son algunos de los factores desencadenantes. Tener sobrepeso también puede ser un problema dado que la psoriasis se puede desarrollar en los pliegues de la piel. Los brotes son más comunes cuando la piel está lastimada por quemadura solar, arañazos u otra clase de irritación.

¿Qué hará el médico?

El médico revisará tu piel, cuero cabelludo y uñas, y te hará algunas preguntas. Es posible que te pregunte a ti y a tus padres si algún familiar tiene psoriasis, si te has enfermado recientemente o si has comenzado a tomar un medicamento nuevo.

En casos excepcionales, es posible que el médico tome una pequeña muestra de piel para examinarla con mayor detalle. Este procedimiento se denomina "biopsia". La biopsia permite que los médicos sepan si una persona tiene psoriasis u otra enfermedad con síntomas similares.

Existen muchas formas de tratar la psoriasis, y la efectividad de cada tratamiento varía de una persona a otra. Tus padres y el médico te ayudarán a determinar cuál es el tratamiento que más te conviene.

Existen dos tipos principales de tratamientos:

  1. Los medicamentos incluyen cremas, lociones y ungüentos que se aplican directamente sobre la piel. También pueden incluir píldoras e inyecciones.
  2. La terapia con luz o fototerapia consiste en la exposición de la piel a la luz ultravioleta natural o artificial. El médico puede recomendarte que salgas al aire libre y tomes un poco más de sol. Sin embargo, la luz solar en exceso puede empeorar la psoriasis.

No siempre es sencillo encontrar un tratamiento que funcione y, a veces, lo que funciona durante un tiempo deja de funcionar en el futuro. Es posible que el médico pruebe un tratamiento, luego lo cambie por otro o que recomiende una combinación de terapias.

Es importante que colabores con tu médico y sigas el plan de tratamiento atentamente. En caso de que necesites aplicarte una crema dos veces por día, no te olvides de hacerlo. Si te sientes confundido o frustrado, asegúrate de pedir ayuda a tus padres.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de revisión: enero de 2012