SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Quimioterapia

(Chemotherapy)

La quimioterapia es el uso de medicamentos para tratar el cáncer.

El cáncer es una enfermedad que hace que las células del cuerpo crezcan de forma descontrolada. Si no se trata, estas células pueden crecer por todo el cuerpo y hacer que la persona se ponga muy enferma.

Los medicamentos de la quimioterapia detienen el crecimiento de las células cancerosas. A medida que el cáncer va desapareciendo del cuerpo del paciente, este se empieza a encontrar mejor.

Tanto los adultos como los niños pueden desarrollar un cáncer. Independientemente de la edad que tenga el paciente, es posible utilizar la quimioterapia, a veces abreviada como "quimio", para tratar esta enfermedad.

A veces, las personas deben quedarse en el hospital para recibir quimioterapia. Pero, a menudo, pueden ir al hospital o al consultorio del médico para recibir este tratamiento y volver después a sus casas.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

Del mismo modo que te pueden dar un medicamento en forma de píldora o de inyección, la quimioterapia también se puede dar de varias formas distintas. Un médico, llamado oncólogo, decidirá qué tipo de quimioterapia es la mejor para cada paciente.

Una persona puede recibir la quimioterapia tragándose una píldora o un líquido, o bien recibir una inyección. Otra forma de administrar la quimioterapia es a través de una vía intravenosa.

Una vía intravenosa es un pequeño tubo que se coloca dentro de una vena, a través de la piel, generalmente en la zona del brazo. La vía intravenosa está conectada a una bolsa o a una bomba que contiene el medicamento, que fluye desde la bolsa o la bomba hasta la vena, desde donde entra en el torrente sanguíneo. Una vez que el medicamento entra en la sangre, puede llegar a todo el cuerpo y atacar a las células cancerosas.

A veces, los médicos colocan una vía intravenosa permanente en una vena de mayor tamaño, ubicada en la parte superior del pecho. Este tipo de vía intravenosa recibe el nombre de catéter. Permite que el paciente reciba la quimioterapia y otros medicamentos fácilmente, sin necesidad de que lo pinchen con una guja repetidamente. Aunque se llama "permanente", este catéter se quita en cuanto la persona finaliza el tratamiento contra el cáncer.

Aparte de permitir que el paciente reciba la quimioterapia sin que tengan que pincharlo una y otra vez, el catéter también permite a los médicos y a los enfermeros tomar muestras de sangre y administrar otros tratamientos sin necesidad de tener que clavar agujas de forma repetida.

Algunos cánceres se tratan únicamente con quimioterapia. Otros requieren una combinación de tratamientos, como la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía. Al igual que la quimioterapia, la radioterapia destruye las células cancerosas. La cirugía se utiliza para extirpar masas de células cancerosas, denominada "tumores".

¿En qué consiste la quimioterapia?

Los tipos de tratamientos que se utilizan para combatir el cáncer dependen del tipo de cáncer que se trate y de su ubicación en el cuerpo del paciente.

La quimioterapia se administra siguiendo diferentes pautas de administración. Algunas personas reciben quimioterapia diariamente, otras una vez por semana y otras mensualmente. Los médicos utilizan la palabra "ciclos" para describir la quimioterapia porque los períodos de tratamiento se alternan con períodos de descanso, en los que el paciente no recibe tratamiento. Estos descansos permiten que el cuerpo se recupere de los efectos que tiene la quimioterapia tanto sobre las células cancerosas como sobre las células sanas del organismo.

Los descansos entre períodos de tratamiento son importantes porque, durante la quimioterapia, los pacientes pueden tener problemas de salud de carácter temporal que reciben el nombre de "efectos secundarios". Todos los medicamentos pueden tener efectos secundarios. En su esfuerzo por destruir las células cancerosas, los medicamentos de la quimioterapia también pueden enfermar a las células sanas o no cancerosas. Las pausas en los ciclos de quimioterapia dan tiempo a las células sanas a recuperarse de estos efectos.

Puesto que todo el mundo es distinto, algunas personas presentarán menos efectos secundarios que otras. Los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia son la pérdida del apetito, las náuseas, los vómitos y la caída temporal del cabello. Quienes reciben quimioterapia también se pueden sentir muy cansados, les pueden salir moretones y pueden contraer infecciones con facilidad.

Si una persona presenta efectos secundarios de la quimioterapia, existen medicamentos que pueden ayudarle a encontrarse mejor. Los médicos, enfermeros y otros miembros del equipo de tratamiento contra el cáncer intentarán responder a las preguntas del paciente, y lo ayudarán a encontrarse mejor y más cómodo. Asimismo, la mera presencia de familiares y amigos que brinden apoyo al paciente puede hacer que este se encuentre mejor.

Cómo afrontar la quimioterapia

He aquí algunos consejos adecuados para quienes reciben quimioterapia:

  • Descansar mucho.
  • Comer alimentos saludables y beber abundante líquido.
  • Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo antes de comer, después de usar el baño y después de tocar un animal. Esta conducta ayuda a evitar las infecciones.
  • No compartir vasos ni otros utensilios con nadie.
  • Evitar los lugares concurridos y el contacto con personas resfriadas, que tengan la gripe o la varicela. No es un buen momento para contraer infecciones.

Una vez completado el tratamiento con quimioterapia, la persona deberá seguir visitando a su médico para las revisiones de control. El médico querrá saber cómo se encuentra la persona y comprobar si la quimioterapia logró combatir el cáncer.

Si conoces a alguien que padece cáncer, esa persona valorará mucho tus llamadas, tus mensajes de correo electrónico, tus postales, tus cartas y tus visitas. Hazle saber que te importa y que sigues queriendo pasar tiempo a su lado. Es importante recordar que el cáncer no es una enfermedad contagiosa: no te lo puede pegar nadie que lo padezca.

Y, si eres un niño que padece cáncer, haz saber a tus amigos que quieres verlos. A veces, la gente se mantiene alejada de sus amigos con cáncer porque cree que molesta, no sabe si les dejan o no recibir visitas o temen molestarlos cuando estén descansando.

Siempre que tu médico y tus padres te den el visto bueno, ¡reúnete con tus amigos y pásatelo bien!

Revisado por: Lisa Wray, MD
Fecha de revisión: febrero de 2014