SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Buscar ayuda ante un dolor muy intenso

(Getting Help for Intense Grief)

Superar el dolor de una pérdida nunca es fácil. Pero en algunas situaciones, el dolor puede ser especialmente intenso, incluso abrumador. La intensidad del dolor puede depender de muchos factores, como la situación o la relación con la persona fallecida.

Si estás intentando superar una muerte repentina, inesperada, trágica o traumática, o si una persona muy cercana ha muerto, el dolor puede ser particularmente intenso. Cuando el dolor es intenso, las personas pueden necesitar apoyo y ayuda adicional para superarlo.

Si tu dolor es demasiado intenso como para soportarlo solo, si es abrumador o se ha prolongado por demasiado tiempo y no hay nada que parezca aliviarlo, busca ayuda. Si el dolor se ha convertido en depresión, es muy importante contarle a alguien cómo te sientes.

¿Cómo sabes si tu dolor es demasiado intenso o si se ha prolongado por mucho tiempo? Cualquiera de los siguientes puntos pueden ser señales:

  • Has sentido ese dolor durante 4 meses o más y sigues sin sentirte mejor.
  • Te sientes deprimido.
  • Tu dolor es tan intenso que sientes que no puedes seguir con tus actividades normales.
  • Tu dolor afecta tu capacidad para concentrarte, dormir, comer o relacionarte con la gente de la forma en que lo hacías normalmente.
  • Estás consumiendo alcohol o drogas, comes en exceso o te haces daño físico a ti mismo para escapar del dolor o "calmar" esa sensación.
  • Sientes que no puedes continuar viviendo luego de la pérdida o piensas en el suicidio, en la muerte o en hacerte daño.

Es normal pensar en la muerte hasta cierto punto. Pero si piensas en suicidarte o en lastimarte a ti mismo de algún modo, o si sientes que no puedes seguir viviendo, habla con alguien de inmediato. Acércate a un adulto en el que confíes (como un padre, familiar, consejero, docente, médico, enfermera, entrenador o líder religioso), cuéntale cómo te sientes y pídele ayuda. Podrán escucharte con calma y ayudarte a encontrar atención profesional.

El asesoramiento de un terapeuta profesional o un consejero que se especialice en duelos puede ayudarte a superar el dolor. Al hablar sobre tu pérdida y tus sentimientos a otra persona que escucha y comprende, el dolor puede comenzar a sanar. Un terapeuta puede guiarte en tu camino para sanar, volver a disfrutar tu vida y recordar a la persona fallecida de forma positiva.

Los grupos de apoyo para adolescentes que atraviesan un duelo, liderados por un consejero, también son de mucha ayuda. Participar de un grupo de apoyo les recuerda a las personas que no están solas, les permite ayudarse entre sí para sobrellevar el dolor y crea vínculos con otras personas que están atravesando una situación similar.

Si estás luchando contra el dolor, es posible que pienses que nunca te sentirás mejor y que las cosas nunca volverán a estar bien. Muchas personas se sienten de esa forma en medio de su dolor. Pero también encuentran formas de superar el dolor intenso y lidiar con los cambios que esa pérdida ha creado en sus vidas.

Con tiempo y apoyo, las personas comienzan a sentirse mejor del dolor emocional del duelo. Por más duro que sea, empiezan a adaptarse a la vida. El dolor del duelo puede ayudarnos a aprender y a crecer, y profundiza el valor de nuestras vidas y de las personas que amamos.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: Noviembre de 2013