SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Comprensión de la dislexia

(Understanding Dyslexia)

Sarah odia leer en voz alta en la clase. Nunca ha sido muy buena leyendo, y si bien reconoce las palabras de la página, tiene problemas pronunciándolas correctamente. La escuela nunca ha sido su lugar favorito ya que los maestros siempre se han quejado de su escritura y su ortografía. Por lo general se desanima pensando que no es tan inteligente como los otros estudiantes.

Afortunadamente, Sarah ha descubierto que tiene talentos que otros no tienen. Es extraordinaria creando disfraces y tiene ideas fantásticas para el escenario en el club de teatro. Es una de las personas más artísticas en la escuela. A veces se pregunta por qué es tan capaz en ciertos aspectos de su vida, pero tan incapaz en otros.

Lo que Sarah, sus padres y sus maestros no se dan cuenta es que Sarah tiene dislexia.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un tipo de discapacidad de aprendizaje. Una persona con una discapacidad de aprendizaje tiene dificultades para procesar palabras o números. Existen varios tipos de discapacidades de aprendizaje; la dislexia es el término que se utiliza cuando una persona tiene dificultades para leer, si bien es lo suficientemente inteligente y motivada para aprender. La palabra "dislexia" proviene de dos palabras griegas: dys, que significa anormal o impedido, y lexis, que significa idioma o palabras.

La dislexia no es una enfermedad. Es una afección con la que naces, y por lo general es hereditaria. La gente con dislexia no es tonta o perezosa. La mayoría tiene una inteligencia media o superior al promedio, y ponen mucho esfuerzo para superar sus problemas de aprendizaje.

¿Cuáles son las causas de la dislexia?

Los estudios de investigación han mostrado que la dislexia está asociada a la manera en la que el cerebro procesa información. Las imágenes del cerebro que se han tomado con dispositivos modernos, han mostrado que las personas con dislexia no usan las mismas partes del cerebro que las personas sin dislexia. Las imágenes también muestran que el cerebro de las personas con dislexia no funciona de una manera eficiente cuando leen. Es por ello que la lectura parece un trabajo tan duro y lento.

La mayoría de las personas piensa que la dislexia hace que la gente invierta el orden de las letras y los números y que vea las palabras al revés. Pero la inversión es una parte normal del desarrollo de un niño hasta el primer o segundo grado. El problema principal de la dislexia es tener dificultades reconociendo los sonidos básicos del habla, llamados fonemas (por ejemplo, el sonido "b" de la palabra "bote" es un fonema). Por lo tanto, es un problema establecer la conexión entre el sonido y la letra de ese sonido y combinar sonidos para formar palabras.

Esto dificulta el reconocimiento de palabras breves y conocidas, o pronunciar palabras más largas. Las personas con dislexia toman mucho tiempo para poder pronunciar una palabra. Por lo general, el significado de la palabra se pierde y la comprensión de la lectura no es buena. Las personas con dislexia tienen dificultades con la ortografía. También es posible que tengan problemas expresándose tanto en forma escrita como en forma oral. La dislexia es una afección del procesamiento del lenguaje, de manera que puede afectar todas las formas del lenguaje, tanto oral como escrita.

Algunas personas tienen una forma de dislexia muy leve, de manera que tienen menos problemas en otras áreas de lenguaje oral y escrito. Algunas personas le encuentran la manera de convivir con la dislexia, pero esto toma mucho tiempo y esfuerzo. La dislexia no es algo que desaparecerá sola o con el tiempo. Afortunadamente, con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con dislexia aprenden a leer. Éstas personas encuentran diferentes maneras de aprender y utilizan estas estrategias a lo largo de sus vidas.

¿Cómo es vivir con dislexia?

Si tienes dislexia, es posible que tengas dificultades leyendo hasta las palabras más simples que has visto muchas veces. Posiblemente leas muy lentamente y sientas que tienes que poner un esfuerzo excepcional al leer. Es posible que mezcles las letras de las palabras; por ejemplo, es posible que leas la palabra "los" como "sol". Posiblemente juntes las palabras y se pierdan los espacios.

dislexia

Es posible que tengas dificultades recordando lo que has leído. Es posible que te resulte más fácil recordar la misma información cuando te la leen o cuando la escuchas de una grabación. Los problemas de matemática te suelen resultar particularmente difíciles, aun cuando domines los conocimientos básicos de aritmética. Cuando tengas que presentar un trabajo frente a la clase, es posible que tengas dificultades encontrando las palabras correctas o los nombres de los objetos. La gente con dislexia tiene muchos problemas con la escritura y la ortografía.

¿Qué tienen en común Leonardo da Vinci, Michelangelo, Albert Einstein, Thomas Edison, Walt Disney, Cher, Will Smith, Keira Knightley, Orlando Bloom, Vince Vaughn y Patrick Dempsey ?

Tenían (o tienen) dislexia, si bien han sido considerados las personas más creativas y exitosas en sus profesiones. La dislexia no tiene por qué ser una barrera para lograr los objetivos de una persona.

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

La gente con dislexia logra convivir con la discapacidad, de manera que las personas a su alrededor no saben que tienen este problema. Ésto les permite evitar la vergüenza, pero obtener ayuda profesional puede hacer que la lectura y la vida en la escuela sean más fáciles. A la mayoría de las personas se las diagnostica cuando son niños, pero no es inusual que el diagnóstico se haga durante la adolescencia o cuando la persona es adulta.

Los padres o los maestros del adolescente pueden sospechar que el niño tiene dislexia, si se observan los siguientes problemas:

  • aptitudes de lectura pobres a pesar de tener una inteligencia normal
  • ortografía y escritura deficientes
  • dificultades terminando las tareas y las pruebas dentro de los límites de tiempo establecidos
  • dificultad recordando los nombres correctos de las cosas
  • dificultad memorizando listas escritas o números de teléfono
  • dificultad con indicaciones (diferenciando la derecha de la izquierda y arriba de abajo) o leyendo mapas
  • dificultad aprendiendo idiomas extranjeros

Si alguien tiene alguno de estos problemas, no significa que esta persona tenga dislexia, pero cuando una persona presenta varios de estos síntomas debe realizarse un estudio para ver si sufre de esta afección.

Se debe realizar una evaluación física, que incluya pruebas de vista y audición, para descartar que existan problemas médicos. Posteriormente, el psicólogo escolar o el especialista de aprendizaje debe darle varias pruebas estándar para medir el lenguaje, la lectura, la ortografía y la escritura. A veces se le hace tomar una evaluación para medir la capacidad intelectual (coeficiente de inteligencia). Algunas personas con dislexia tienen problemas con otras aptitudes escolares, como la escritura a mano o la matemática, o también es posible que tengan dificultades prestando atención o recordando cosas. Si éste es el caso, se llevarán a cabo más evaluaciones.

Hacer frente a la dislexia

Si bien vivir con dislexia puede ser desafiante, dispones de ayuda. Por ley federal, toda persona que haya sido diagnosticada con una discapacidad de aprendizaje tiene derecho a recibir apoyo adicional del sistema escolar público. Cuando un niño o un adolescente tiene dislexia, necesita trabajar junto con un maestro entrenado especialmente, un tutor o un especialista en lectura para mejorar la lectura y la escritura. El mejor tipo de ayuda es el que enseña al estudiante a tomar conciencia de los sonidos del habla en palabras (ésto se denomina toma de conciencia fonémica) y de las correlaciones entre las letras y los sonidos (denominada fonética y método fonético). El maestro, o el tutor, debe utilizar actividades de práctica y aprendizaje especiales para la dislexia.

Al estudiante con dislexia se le ofrecerá más tiempo para completar las tareas o exámenes, se le dará permiso para grabar las explicaciones del maestro, y se le darán copias de los apuntes de la lección. El uso de una computadora con corrector de ortografía suele ser de gran utilidad para hacer las tareas escritas. En el caso de los estudiantes mayores que estén tomando clases más desafiantes, existen servicios que proporcionan libros en cintas de grabación. También existe software que "lee en voz alta” el material impreso. Pregúntale a tu padre, a tu maestro, o al coordinador de servicios para discapacitados cómo puedes hacer para recibir esto servicios, en caso de necesitarlos.

Los tratamientos con ejercicios para los ojos o el uso de anteojos con lentes oscuros no ayudarán a la persona que sufre de dislexia. No es un problema de la vista, es un problema en el procesamiento del lenguaje. Por lo tanto, la enseñanza de aptitudes de procesamiento del lenguaje es la parte más importante del tratamiento.

Es muy importante que la gente con dislexia reciba apoyo emocional. Por lo general se frustran dado que sin importar cuanto esfuerzo pongan, no logran estar al nivel del resto de los estudiantes. Sienten que son tontos y tenderán a esconder sus dificultades convirtiéndose en el payaso de la clase o mostrando un mal comportamiento. También es posible que les pidan a otros estudiantes que hagan la tarea por ellos. Pretenderán que no les importan las calificaciones o dirán que la escuela no es algo importante.

La familia y los amigos de las personas con dislexia pueden ayudar entendiendo que los niños no son tontos o perezosos, y que trabajan duro. Es importante reconocer y apreciar las fortalezas de cada persona, ya sea en deportes, teatro, arte, solución de problemas creativos, o cualquier otra cosa.

Las personas con dislexia no deben sentirse limitadas académicamente o profesionalmente. La mayoría de las universidades cuentan con apoyo para los estudiantes con dislexia y ofrecen tutores entrenados, soporte de aprendizaje, software, tareas en cintas y modificaciones especiales para tomar exámenes. Las personas con dislexia pueden ser médicos, políticos, ejecutivos de corporaciones, actores, artistas, maestros, inventores, empresarios o cualquier otra cosa que deseen.

Revisado por: Laura L. Bailet, PhD
Fecha de revisión: julio de 2012